Rajoy confía en que Urkullu reconduzca la reforma del Estatuto

El Gobierno Vasco apuesta por el derecho de autodeterminación y por el establecimiento de un Estado confederal

Mariano Rajoy recibe en la Moncloa a Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo.
Mariano Rajoy recibe en la Moncloa a Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo.LUIS SEVILLANO

El Gobierno confía en que el lehendakari Iñigo Urkullu reconduzca el nuevo Estatuto de autonomía de Euskadi, cuya ponencia apuesta por el derecho de autodeterminación y por el establecimiento de un Estado confederal. “Yo no voy a estar con el derecho a decidir”, dijo este jueves Mariano Rajoy, que está dedicando gran parte de su mandato a responder al desafío independentista catalán. “Tendrán que hacer un esfuerzo por construir respetando los marcos y los procedimientos”, afirmó.

Más información
El PNV quiere incluir el derecho a decidir en el nuevo Estatuto vasco
El Gobierno vasco quiere acordar con España y Francia cambios para acercar a presos de ETA
Los líderes regionales del PP piden cambios en el Gobierno para acentuar un perfil más político

El nuevo Estatuto de Euskadi se está negociando al calor del desafío de los independentistas de Cataluña. Su ponencia parlamentaria recoge el derecho a decidir del pueblo vasco. También aboga por establecer un Estado confederal en el que Euskadi tenga una relación de igual a igual con el resto de España. Y aboca al Estado a negociar ajustes legales para que eso sea posible. No obstante, los consejeros de Rajoy confían en que Urkullu reconduzca la situación. Fuentes gubernamentales describen como “pragmático” al líder nacionalista vasco y ven posible un entendimiento que respete el principio irrenunciable de que la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español.

“Las relaciones que tenemos aquí con el PNV son buenas, además son personas que han cumplido sus compromisos, nosotros también”, dijo Rajoy durante una conferencia pronunciada en el Foro ABC-Deloitte. “Es evidente que yo no voy a estar con el derecho a decidir, como todo el mundo sabe”, siguió el presidente del Gobierno. “El PNV ha presentado las conclusiones de unas ponencias que han tenido lugar en los últimos meses. Y el PP presenta otras”, añadió en referencia a la propuesta del popular Alfonso Alonso, que lógicamente apoyó. Y remató con una referencia velada al respeto que se le debe prestar a la Constitución y a la soberanía nacional: “Todos tendrán que hacer un esfuerzo por construir respetando naturalmente los marcos y los procedimientos que nos hemos dado entre todos”.

Los estrategas del Gobierno analizan que el escenario político de Cataluña es radicalmente distinto al de Euskadi. Si en la primera comunidad autónoma el independentismo ha actuado como pegamento entre formaciones de muy distinta orientación ideológica —permitiendo que se forme un sólido frente entre los conservadores de Junts per Catalunya, los republicanos de ERC y los antisistema de la CUP—, no es ese el caso en el País Vasco.

Discurso constitucional

A pesar de las diferencias, en el Gobierno reconocen que la influencia de la situación catalana se está haciendo notar. “Son nacionalistas y el discurso del derecho a decidir ha sido suyo durante mucho tiempo, cuando los catalanes no lo utilizaban”, señalan fuentes gubernamentales. Pero sin atreverse a prejuzgar qué puede pasar en el medio plazo, en el Ejecutivo se considera que los peneuvistas hacen política en el marco constitucional. “Para los vascos sería extraño un discurso de los nacionalistas en el que se dijera que el Gobierno central oprime a Euskadi o que no se les deja respirar”, apuntan fuentes gubernamentales para creer que con el avance de los trabajos las posiciones se moderarán.

En Euskadi, ni el PNV ni Elkarrekin Podemos apuestan por formar un bloque rupturista con Bildu, pese a que los tres partidos defienden la inclusión del derecho a decidir en el nuevo texto del Estatuto. De hecho, aunque esas formaciones suman 57 de los 75 escaños del Parlamento vasco, Urkullu optó por pactar con el PSOE la formación del Gobierno y con el PP la aprobación de los Presupuestos autonómicos. 

Ortuzar: “No hablamos de ruptura”

M. O.

La propuesta que el PNV ha lanzado en la ponencia parlamentaria que debate la reforma del Estatuto vasco, donde explicita su defensa del “derecho a decidir” (derecho de autodeterminación) y el establecimiento de un Estado confederal que otorgue a Euskadi una relación de igual a igual con el resto de España, fue recibida este jueves con recelo por las principales fuerzas políticas en el Congreso de los Diputados. El presidente del partido, Andoni Ortuzar, subrayó, sin embargo, que su propuesta de “nuevo estatus” para Euskadi tiene encaje “legal” y “no habla de ruptura”.

El PNV plantea que el nuevo Estatuto permita al País Vasco mantener una relación bilateral con el resto del Estado y defiende incluir en el futuro texto el “ejercicio pactado del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia”. La fórmula tiene algunos puntos de coincidencia con EH Bildu y Podemos Euskadi, pero abre una brecha con las posiciones del PP y los socialistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS