Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy inicia una ronda con los partidos para calibrar sus posibilidades de pactos

Después de Ciudadanos, el PNV es la fuerza con la que Rajoy quiere entenderse

La posibilidad de llevar adelante reformas pendientes desde hace años se mantiene en entredicho ante la ausencia de mayorías suficientes en torno al Gobierno. Su presidente, Mariano Rajoy, va a poner en marcha una ronda de conversaciones con los líderes de los partidos para saber a qué atenerse. Después de Ciudadanos, el PNV es la fuerza con la que Rajoy quiere entenderse para tratar, ya en situación límite, de aprobar los Presupuestos de 2018. Financiación autonómica y pensiones son otros de los grandes asuntos que tratará de pactar.

Mariano Rajoy, en La Moncloa, esta semana. En vídeo, el presidente del Gobierno anuncia que convocará la sesión constitutiva del Parlament el 17 de enero.

La conversación que Rajoy ha mantenido este jueves con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en La Moncloa ha sido a iniciativa del presidente del Gobierno y ha sido la primera cita de la ronda que piensa establecer con el resto de las fuerzas políticas. El presidente del Gobierno trata de establecer compartimentos estancos entre las necesidades como gobernante en minoría y las dinámicas de enfrentamiento de los partidos. Y con Ciudadanos la relación es más que tensa.

La campaña catalana y, sobre todo, el resultado electoral, han abierto heridas en el PP al comprobar que sus antiguos votantes se han ido al partido de Rivera. Aún así, Rajoy quiere cuidar al máximo a Ciudadanos, cuyos escaños en el Congreso le son imprescindibles, aunque necesita la suma de un tercero para sacar adelante cualquiera de sus iniciativas. A partir de enero volverá a reunirse con el líder de Ciudadanos, pero también con los dirigentes del PNV, en la búsqueda de apoyos para tratar de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. No le quedó duda alguna este jueves a Rivera de que este es el primer objetivo de Rajoy, aunque siempre con la preocupación de que la situación en Cataluña no vaya por los derroteros de la ilegalidad. Los Presupuestos son esenciales, al igual que llegar a un acuerdo sobre financiación autonómica del que están pendientes todas las comunidades. Este segundo gran proyecto necesita los votos del PSOE en el Congreso y también el concurso de sus presidentes autonómicos.

Rajoy no contará con el PSOE para los Presupuestos pero sí quiere convencer a quienes ya los apoyaron en 2017: Ciudadanos, el PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canarias, junto a los diputados del PP. 176 votos a favor frente a 174 en contra, fue el resultado.

No ha habido este jueves un compromiso de Rivera con Rajoy para apoyar la cuentas del Estado. Se trataba de la primera reunión en la que ha habido un recordatorio de los temas pendientes para Ciudadanos, como la equiparación salarial de los cuerpos policiales.

La impresión del partido de Rivera es que la aprobación de las cuentas permanecerá en vilo hasta la formación de Gobierno en Cataluña. El PNV vinculó su respaldo a los Presupuestos al levantamiento del artículo 155 sobre la Generalitat y a que el Ejecutivo plantee una "propuesta política" para la crisis catalana. De ello es muy consciente Rajoy, aunque no está en su mano la celeridad con la que pueda formarse un Gobierno en Cataluña.

Pendientes del 155

El decreto que puso en marcha el 155 especifica que estará en vigor hasta que tome posesión un nuevo gabinete. El PNV, de entrada, vincula la situación de Cataluña con las cuentas del Estado y Rajoy se afanará en sus conversaciones inmediatas con el presidente del Gobierno vasco,Iñigo Urkullu, la dirección del PNV y el grupo parlamentario.

De momento, todo queda en la voluntad de que "esta sea la legislatura de la financiación autonómica", además de aprobar los Presupuestos, como ha recalcado este jueves el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. Pero no solo. Rajoy quiere sacar adelante la reforma de las pensiones y del sistema educativo, en sendos pactos de Estado, junto al de la lucha contra la violencia de género. Estos son planes para los que se necesitan mayorías hasta ahora muy costosas de conseguir.

De momento, la ausencia de Presupuestos ha cortado medidas como el permiso de paternidad de cinco semanas —ahora está en cuatro— que debería entrar en vigor el 1 de enero y mejoras para los autónomos.

Más información