Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a un año de cárcel los dos tuiteros que insultaron a Manjón

El tribunal ha impuesto a Fernando De Reyna y Tomás Santos una indemnización de 6.000 y 3.000 euros, respectivamente, por daños morales

ilar Manjón, en el monumento a la víctimas del atentado del 11M en la estación de cercanías de El Pozo.
ilar Manjón, en el monumento a la víctimas del atentado del 11M en la estación de cercanías de El Pozo.

La Audiencia Nacional ha condenado a entre un año y un año y medio de cárcel a los dos hombres que insultaron en Twitter a la expresidenta de la Asociación 11-M, Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón. En la sentencia, el tribunal afirma que "es difícil imaginar un contenido más hiriente y ofensivo" que el de los mensajes que publicaron.

El fallo, que se ha producido este martes, condena a Luis Fernando de Reyna a un año de prisión y a Tomás Santos a un año y seis meses, por un delito de enaltecimiento del terrorismo en su variante de humillación a las víctimas. Además, la Sección Segunda ha impuesto un pago de 6.000 y 3.000 euros a Manjón, respectivamente, por los daños morales que le han causado.

En 2014, los dos sentenciados escribieron en sus cuentas de Twitter comentarios como "A Pilar Manjón le tocó la lotería cuando le reventaron al hijo" o "Imagino que el padre del hijo de la Manjón no dice nada porque no sabe quién es". Según el tribunal, estos mensajes son "manifiestamente ofensivos, e incluso se extienden y afectan a la dignidad del progenitor del hijo asesinado, cuya paternidad se cuestiona".

Durante el juicio, De Reyna atribuyó su comentario a un "calentón" y Santos manifestó que su imputación derivaba de un "montaje" realizado por el programa de televisión La Tuerka. En esa misma sesión, Manjón manifestó que el cuadro psiquiátrico que sufre desde el día de los atentados se agudiza cada vez que lee este tipo de expresiones en las redes sociales o en los medios de comunicación. 

El dictamen recoge que "es verdad que no se recogen expresiones groseras, pero los hechos que se imputan a la víctima por su gravedad revisten suficiente entidad para ofender gravemente su dignidad y ocasionarle un sufrimiento añadido al natural dolor que es consecuencia de la pérdida trágica de su hijo único en un atentado terrorista". A continuación, el tribunal concluye que "es difícil imaginar una acusación más grave, más hiriente, más ofensiva que la de imputar a una madre, que tanto ha sufrido, ser mala madre, hacer negocio, o apoyar la impunidad de los asesinos".

Pilar Manjón se convirtió en la voz de las víctimas de los atentados del 11 de marzo el 15 de diciembre de 2004, cuando nueve meses después de los ataques en los que murió su hijo Daniel Manjón, de 20 años, acudió al Congreso y pronunció un emocionante discurso y rapapolvo de una hora y seis minutos a los políticos que tenía delante.

Más información