Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía de Lleida pide 6 años de prisión para los padres de Nadia por estafa

Están acusados de quedarse con 1,1 millones del dinero donado para ayudar a la pequeña enferma

Fernando Blanco y su hija, Nadia Nerea. VÍDEO: ATLAS

La Fiscalía de Lleida pide 6 años de prisión para Fernando Blanco y Margarita Garau por un presunto delito continuado de estafa, por haberse quedado presuntamente con 1.111.317 euros de la Asociación Nadia Nerea, que ellos mismos crearon para recaudar fondos y tratar a su hija de una enfermedad rara, pero que supuestamente utilizaron para su ocio y gastos sin relación con la dolencia de la pequeña Nadia. Según el escrito fiscal que adelanta la agencia Efe, los padres de la menor, que sí padecía tricotiodistrofia aunque su vida no estaba en riesgo, crearon la asociación con el "ánimo de obtener un lucro patrimonial ilícito".

El fiscal asegura que la asociación no fue más que "una excusa para recaudar fondos con la intención de destinar el dinero a su propio consumo y ocio". Asimismo, el fiscal cita las numerosas entrevistas que ofrecieron los padres en medios de comunicación, así como las donaciones que recibieron por parte de anónimos.

Estos ingresos, explica en el escrito, Fernando Blanco y Margarita Garau los usaron para pagar el alquiler de la vivienda y de diversos locales, para la compra de vehículos, pagos de hoteles y para "compras y consumos diversos".

Del estudio de las cuentas utilizadas por los acusados se han identificado un total de 5.574 donantes que efectuaron entregas de dinero que iban desde cantidades menores a un euro, hasta superiores a los mil. La Fiscalía también pide una multa de 18 meses con una cuota diaria de 18 euros.

La Audiencia de Lleida decidió el pasado 28 de noviembre mantener en prisión provisional a Fernando Blanco, mientras que Margarita Garau se encuentra en libertad pero perdió la custodia de la pequeña, que reside actualmente en Mallorca con su tía materna.

El caso de Nadia Nerea, la niña con ya 12 años con tricotiodistrofia, conmocionó a medio país y le reportó a su familia cientos de miles de euros provenientes de la solidaridad ciudadana. La conmoción se disparó, pero en otro sentido, cuando EL PAÍS destapó que el padre de la pequeña había estado implicado en el pasado en varios casos de estafas y que había construido en torno a los problemas de salud de su hija un auténtico negocio que ocultaba detrás de una montaña de mentiras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información