Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez se aferra a la palabra de Rajoy sobre la reforma constitucional

El líder socialista asegura que tiene el compromiso del presidente de abrir la reforma

Mariano Rajoy le dio su palabra y Pedro Sánchez confía en ella. El líder del PSOE no ha dado crédito a las palabras del portavoz del PP en la comisión territorial, con las que enfriaba la reforma constitucional, ya que asegura que tiene el compromiso personal del presidente de que abrirá el debate de la reforma a medio plazo, y ni Rajoy ni ningún miembro del Gobierno la ha descartado. El PSOE abre, en paralelo, la contienda electoral con el PP y Ciudadanos.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se fotografía con una mujer durante el paseo que ha realizado esta tarde por Valladolid.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se fotografía con una mujer durante el paseo que ha realizado esta tarde por Valladolid. EFE

El secretario general del PSOE no ha considerado necesario contactar con el presidente del Gobierno para constatar que el pacto al que llegaron para la aplicación del artículo 155 en Cataluña y la apertura del debate de la reforma de la Constitución el próximo año sigue vigente. Lo está, entiende Pedro Sánchez, porque ni Mariano Rajoy ni ningún miembro del Ejecutivo ha trasladado en público, o en privado, que algo haya cambiado. A ello se aferra el líder socialista, según fuentes de su entorno, a pesar de que el PP haya enfriado las expectativas de reforma constitucional. “Rajoy tiene un compromiso con Sánchez”, defienden en la cúpula del PSOE.

El primer acuerdo entre el líder socialista y el del PP, alcanzado en octubre tras semanas de reuniones en La Moncloa, contemplaba dos tipos de respuesta al desafío secesionista: una inmediata, la aplicación del artículo 155 en Cataluña para convocar elecciones; y otra a medio plazo, la apertura del debate de la reforma constitucional, una vez evaluado el modelo autonómico en una comisión en el Congreso que debe terminar su trabajo en seis meses. La reforma se explica por una reflexión de fondo a la que llegaron conjuntamente Rajoy y Sánchez, señalan fuentes del entorno del líder socialista: tras el punto de inflexión que ha supuesto el desafío separatista catalán, los dos principales partidos deben crear espacios de diálogo y abrir horizontes de reforma.

El PSOE circunscribe así al escenario electoral y a las propias tensiones en el PP y a la competencia con Ciudadanos las palabras, el pasado miércoles, del secretario general del grupo parlamentario popular, José Antonio Bermúdez de Castro, echando un jarro de agua fría sobre la comisión que debe abordar este trabajo. “La intervención del señor Bermúdez de Castro fue desafortunada, pero se entiende en el contexto de turbulencias de campaña. El presidente del Gobierno no ha tenido un compromiso con el secretario general del PSOE, que lo ha tenido, sino con toda España, porque lo dijo en sede parlamentaria”, enfatizó ayer la vicesecretaria general, Adriana Lastra.

El PSOE, que reunió ayer a su ejecutiva en Valladolid, abre en paralelo la contienda electoral con el PP y Ciudadanos. Los socialistas difundieron ayer un análisis del pacto de investidura entre Mariano Rajoy y Albert Rivera que concluye que el 86% de las medidas del “pacto de las derechas”, como lo calificó Lastra, están sin cumplir tras un año de Gobierno. El PSOE pone el foco en estas dos formaciones para recuperar su perfil de oposición al Gobierno, aunque en Cataluña el llamado bloque constitucionalista pugne por superar a los secesionistas. El de Rajoy “es un Gobierno agotado”, criticó Lastra, y Ciudadanos “blanquea la corrupción del PP”.