La mayoría de catalanes y del resto de españoles apoya el adelanto electoral

El sondeo de Metroscopia para EL PAÍS refleja sus discrepancias sobre el artículo 155

Mariano Rajoy, durante una intervención en el Congreso.
Mariano Rajoy, durante una intervención en el Congreso.ULY MARTÍN

Los catalanes y el resto de españoles discrepan sobre la decisión de Mariano Rajoy de aplicar el 155, pero están de acuerdo en respaldar su principal objetivo: la inmediata convocatoria de elecciones en esa comunidad autónoma. Tanto en Cataluña (69%) como en toda España (76%), son mayoría los que aprueban llamar a las urnas cuanto antes y restaurar así la normalidad legal e institucional, según la encuesta de Metroscopia elaborada para EL PAÍS. Un 54% de los españoles considera que, a diferencia de hace un mes, el Gobierno está gestionando de forma adecuada la situación en Cataluña.

Más información

El pasado 18 de octubre, más de dos semanas después de que se hubiera celebrado el referéndum ilegal en Cataluña, Rajoy había amenazado ya con activar el mecanismo de coerción constitucional del 155 y esperaba a que el entonces president de la Generalitat, Carles Puigdemont, le aclarara si había declarado o no la independencia de Cataluña. Eran ya centenares las empresas que habían abandonado esa comunidad, temerosas ante una posible secesión, y el independentismo parecía envalentonado en su desafío. El sondeo de Metroscopia elaborado en esa fecha reflejaba que un 59% de los españoles no estaba nada satisfecho con el modo en que Rajoy estaba gestionando la situación. Ni siquiera un mes después, pero con el fulminante cese del Govern, la disolución del Parlament y la sorprendente convocatoria de elecciones autonómicas para una fecha tan inmediata como el próximo 21 de diciembre, la percepción de los ciudadanos ha dado un vuelco. Una mayoría de españoles, un 54%, considera ahora, según la nueva encuesta de Metroscopia, que el Gobierno está tratando la crisis de Cataluña de un modo adecuado.

Lo relevante de ese cambio es que la valoración del proceder del Gobierno es transversal entre los votantes de las principales formaciones políticas, salvo los de Podemos. Un 84% de los seguidores del PP respaldan la gestión, y lo mismo sucede con un 70% de los de Ciudadanos, pero lo reseñable es que son también mayoría (56%) los electores socialistas que se muestran satisfechos con la decisión de Rajoy. Da la impresión de que un adversario común —el separatismo— y una misma idea de país —la de la Constitución de 1978— han sido capaces de diluir la polarización política de años recientes.

El malestar en Cataluña

El comienzo de la resolución de esta crisis no se vive del mismo modo en Cataluña que en el resto de España. La intervención de las instituciones autonómicas por la vía del 155 ha producido un desgarro en muchos de los ciudadanos de esa comunidad y en su mayoría (69%) difieren del resto de sus compatriotas y desaprueban la gestión de Rajoy. Si son mayoría los españoles que respaldan el modo en que se está aplicando ese método de autodefensa que recoge la Constitución (61%), en Cataluña la percepción es la contraria: un 63% desaprueba la manera en que se está aplicando el 155.

Es probable, sin embargo, que la tensión vivida en los últimos meses se haya logrado rebajar en parte gracias al efecto de alivio producido por la única medida que coinciden en valorar la mayoría de catalanes y la del resto de españoles: la inmediata convocatoria de elecciones, que reduce drásticamente las incertidumbres que despertaba una intervención de la comunidad autónoma prolongada en el tiempo. Un 76% de los españoles aplaude la decisión, que ayuda a despejar el horizonte inmediato, y este respaldo sí que está claramente extendido entre todos los votantes de los principales partidos, sin excepción. En Cataluña, una cifra algo menor que en el resto de España pero también muy elevada (69%) refleja la satisfacción con la idea de que las urnas resuelvan cuanto antes la situación.

El vertiginoso modo en que se exacerbó la crisis de Cataluña a partir del referéndum ilegal del 1 de octubre se reflejó en el estado de ánimo de todos los ciudadanos y en su esperanza de que aún fuera posible un acuerdo que permitiera la permanencia en España de esa comunidad. Un 56% de catalanes y un 50% del resto de españoles lo veían como algo muy difícil, casi imposible. En el momento actual, ese desánimo generalizado ha comenzado a atenuarse en Cataluña y a mejorar notablemente en el resto del país. Son una mayoría del 60% los españoles que comienzan a ver la situación con relativo optimismo y se apuntan a la idea de que aún es posible que las aguas vuelvan a su cauce. El camino a la normalidad será más complicado a juicio de los catalanes, según refleja el sondeo. Los ánimos siguen allí muy divididos. Un 49% de los ciudadanos de esa comunidad sigue creyendo que lo ocurrido es muy grave y que tiene difícil remedio. Otro 49% cree que hay aún esperanza.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción