Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy confía en que las elecciones catalanas abran “una nueva etapa de normalidad”

El presidente considera que la aplicación del artículo 155 de la Constitución "está funcionando bien"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. Atlas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confía en que la celebración de las elecciones autonómicas catalanas, tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, “supongan el inicio de una nueva etapa de normalidad”. Rajoy ha contestado así este miércoles en el Congreso de los Diputados a la portavoz socialista Margarita Robles, que le ha expresado su inquietud por el desgarro social, el empobrecimiento económico y la situación de tensión que vive Cataluña con la crisis surgida tras el pulso independentista del Govern, una preocupación que los españoles sitúan como la segunda más importante en el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Rajoy ha coincidido con el diagnóstico de Robles sobre que las elecciones no suponen la solución del problema de Cataluña y también se ha mostrado partidario del diálogo y en contra de las políticas de enfrentamiento. Ante el requerimiento de la portavoz socialista (“haga política”), el presidente ha asegurado que hay que ocuparse del futuro que empieza con las elecciones, para las que espera “una participación masiva” y que “sirvan para abrir una etapa de tranquilidad y convivencia”, así como de normalidad social y económica. Con todo, Rajoy ha apelado a que “la gente cumpla con la Constitución” como principal premisa para establecer un diálogo para alcanzar una solución al problema político. “Diálogo, siempre respetando la legalidad vigente” para que no se pueda repetir la situación.

El Gobierno ha afrontado otra batería de preguntas este miércoles en el Congreso con el denominador común de Cataluña, tras la declaración unilateral de independencia del Parlament y la aplicación del artículo 155 de la Constitución para neutralizar el propósito separatista con la destitución del Govern y la convocatoria de elecciones autonómicas.

Rajoy ha insistido en la idea de que la aplicación del 155 era el único camino para restaurar la legalidad y proteger las instituciones del autogobierno catalán. En su respuesta al portavoz del Grupo Vasco, Aitor Esteban, ha asegurado que el Gobierno es el más interesado en superar la crisis y que ha actuado con prudencia. “Las cosas están funcionando bien, los funcionarios están respondiendo y las elecciones convocadas suponen un nuevo escenario de seguridad”, ha asegurado frente a la exigencia de Esteban de “abordar políticamente este asunto”.

El portavoz del PNV ha defendido que la aplicación del 155 ha creado un “clima irrespirable” en Cataluña y que el hecho de que medio Govern esté en prisión “de manera incompresible no ayuda a superar el clima”. “Es necesario hacer política, buscar soluciones y acuerdos, y para ello es necesaria la distensión política, rebajando la vía judicial también”, ha sugerido en relación al encarcelamiento preventivo de los presidentes de las entidades ACN y Òmnium Cultural y del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y ocho consejeros.

Café en el hemiciclo

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha aprovechado el final de la sesión plenaria para recordar a los diputados que en los escaños del hemiciclo no se debe tomar café. "Antes de levantar la sesión les recuerdo que no se toma café en el hemiciclo. Para tomar café ya está la cafetería", ha señalado con la sequedad que le confiere el cargo ante la sorpresa de los diputados, que disponen de una cafetería en la parta alta del hemiciclo en los días de sesión. La presidenta no ha identificado al infractor, aunque el destinatario ha captado con nitidez el mensaje.

El presidente del Gobierno ha admitido que "está bien lo de la distensión, pero además es muy importante que los gobernantes cumplan la ley". De hecho, ha afirmado que "es mucho más importante", sobre todo para los políticos, en referencia a la vulneración de las normas tanto del Parlament como de la Generalitat con el objetivo de declarar la independencia. Pero "el diálogo", ha advertido Rajoy, "implica también la posibilidad de ceder: no el sí o sí que hemos visto". El presidente ha reiterado su deseo sobre el nuevo período abierto con la celebración de los comicios. "Me gustaría que después de las elecciones llegue una etapa de tranquilidad política", ha afirmado. Tras abandonar el hemiciclo al finalizar su intervención ha insistido en esta idea en los pasillos, rechazando elucubrar sobre si se repiten los resultados.

Rajoy ha descartado que el Gobierno tenga previsto aplicar el 155 a otras comunidades, como ha recledo en su pregunta la portavoz de Bildu, Marian Beitialarrangoitia: "En absoluto estamos pensando en aplicar el 155". Rajoy ha señalado que el precepto "no se aplica caprichosamente", sino que "está ahí para defender la Constitución y las leyes cuando se las agrede". "Lo tienen todos los países de nuestro entorno", ha justificado.

Ante las críticas de Beitialarrangoitia, que ha acusado al Gobierno de llevar 40 años tratando de impedir el desarrollo del Estado autonómico, que ahora ha considerado "muerto" con la aplicación del 155, Rajoy ha replicado que España tiene el Estado "más descentralizado del mundo" en el plano político y en el gasto público. "Hace 40 años el gasto de las comunidades autónomas era cero; ahora, quitando la partida de pensiones, supone el 20% del gasto público". El presidente también ha rechazado que el Gobierno le diga al Tribunal Constitucional lo que tiene que hacer.

Más allá de la Constitución

Por su parte, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha garantizado que el Gobierno y su partido trabajarán “con la máxima responsabilidad política” para alcanzar un acuerdo que faciliten la reforma de la Constitución, aunque ha incidido, como en otras ocasiones, en que lo hará “pensando en 47 millones de españoles y no en 17 territorios”. “Los partidos solo acertarán si trabajan para el conjunto del país y no para los que impulsan proyectos rupturistas fuera de la ley”, ha prevenido en su contestación a la diputada socialista Adriana Lastra.

Pero Sáenz de Santamaría no ha querido reducir los acuerdos a los cambios en la Ley Fundamental. La reforma de la Constitución, ha considerado, puede ser una parte y, mientras se produce el acuerdo para llevarla a cabo se pueden lograr pactos en otras materias como la financiación autonómica, las pensiones o la cohesión social. “No todo se resuelve dentro de la reforma de la Constitución”, ha insistido.

La vicepresidenta ha mantenido un pulso dialéctico con el diputado de En Comú Podem Xavier Domènech a cuenta de la ambigüedad de Unidos Podemos respecto a la causa independentista. "Si siguen moviéndose entre la indefinición y la autodetermiación, acabarán entre la indiferencia y la autodestrucción", ha recriminado a Domènech, quien encabezará la lista de la coalición en las elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre. "Ayudaría a todos tener un poco de coherencia y saber qué defiende En Comú Podem y Podemos, porque da la sensación de que no se sabe dónde confluyen las confluencias y qué tienen en común los comunes", ha criticado.

El diputado catalán, por su parte, ha reprochado al Gobierno que "amenace con suspender de nuevo la autonomía de Cataluña con el 155" tras las elecciones. "Convocan elecciones para suspender el resultado. Parecen seguir la máxima de que el Gobierno pierde la confianza en el pueblo, y para ello, disuelve el pueblo, para ver si se constituye uno nuevo", ha reprendido.

EL DESAFÍO SOBERANISTA CATALÁN

08112017 Corte de la autopista C-32 a la altura de Premià (Barcelona) a primera hora de la huelga en Cataluña. Foto: Joan Sánchez

Más información