Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hipótesis de que unas elecciones frenen el 155 tensa el pacto PP-PSOE

Al Ejecutivo no le basta que Puigdemont convoque elecciones para paralizar la intervención en Cataluña

La posibilidad de que el presidente catalán, Carles Puigdemont, convoque elecciones autonómicas en Cataluña antes del próximo viernes ha abierto una brecha en el pacto para intervenir la Generalitat de Cataluña entre el Gobierno y el PSOE. La dirección nacional de los socialistas y el PSC consideran que si el president convoca elecciones y no declara la independencia en el Parlament, el artículo 155 no debería aplicarse. El Gobierno considera, sin embargo, que esa convocatoria no es suficiente para parar la intervención del Estado y el cese del Ejecutivo catalán, tras haberse instalado en la ilegalidad.

El presidente catalán, Carles Puigdemont.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no se ha pronunciado sobre sus intenciones políticas próximas, aunque se sabe que lo hará en el Parlament y posiblemente en el Senado antes de que termine la semana. Hasta entonces, las presiones para que haga uso de sus atribuciones y convoque elecciones autonómicas no dejan de crecer.

Solo tiene hasta el viernes por la noche ya que, si nada cambia, el Senado votará ese día su destitución y la de todo su Gobierno, junto al resto de las medidas que el Ejecutivo de Rajoy ha remitido al Senado en el documento que desarrolla el artículo 155 de la Constitución. En ese contexto, el PSOE y el PSC le instan a que convoque elecciones porque solo así se evitaría la aplicación de ese artículo. Ante esta posibilidad, el Gobierno central ha respondido de inmediato con advertencias de que en absoluto admitirá un borrón y cuenta nueva.

¿Por qué no? Esta es la pregunta que se hacen los socialistas. Siempre que no haya declaración de independencia y la convocatoria se haga de acuerdo a la legalidad, la aplicación del 155 debería frenarse.

Una vez puesto en marcha el mecanismo constitucional, el Gobierno considera que debe seguir adelante. “Con una convocatoria de elecciones en Cataluña no se arreglan las cosas, sino que debería estar acompañada de que Puigdemont concretara si declaró la independencia ante el Pleno de Parlament y si acata las leyes y la Constitución”, respondió ayer el ministro de Justicia, Rafael Catalá. El presidente Puigdemont “ha tenido muchas oportunidades” de rectificar, apostilló el titular de Justicia.

En esta misma línea se expresó el portavoz parlamentario del Grupo Popular, Rafael Hernando, y el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado. En el Gobierno y en el Partido Popular se observó un interés especial en que ese interés en una posible convocatoria de elecciones de la mano de Puigdemont no continuara creciendo. En estas horas previas a las decisiones y anuncios del jefe de gobierno catalán, desde el Ejecutivo central no se considera verosímil que el president convoque elecciones sin una declaración de independencia.

Pero puede pasar y si es así, la situación debe replantearse, aunque también el escepticismo reina en el PSOE. No hay razones políticas ni jurídicas para aplicar el 155 si hay una convocatoria electoral en el marco constitucional y no hay declaración de independencia. Este mensaje lo trasladó ayer en primer lugar la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, y, después, lo reiteró la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra. En el PSC la petición a Puigdemont es casi un clamor: el primer secretario, Miquel Iceta, la acompaña de una propuesta de pacto de Estado para Cataluña, mientras el expresidente de la Generalitat José Montilla instó al presidente catalán, en la sede del Parlament donde fueron convocados los senadores designados por la Cámara autonómica, a que “por patriotismo y para defender el autogobierno” convoque elecciones y evite el 155. Pero hay condiciones. Miquel Iceta, en una conferencia en el Club Siglo XXI de Madrid, señaló que si Puigdemont convoca “elecciones constituyentes no habrá habido retorno a la legalidad”, informa Jordi Pérez Colomé.

Leales al pacto

La dirección del PSOE no avanza, no obstante, si retiraría su apoyo al Gobierno de Rajoy en caso de que Puigdemont convoque elecciones antes del viernes y el Ejecutivo siga adelante con el 155. Fuentes cercanas al secretario general aseguraron a EL PAÍS que el pacto con el PP “no es un trágala”, y que si el Gobierno cambia el objetivo del 155 acordado con el PSOE, deberá explicarlo y los socialistas lo estudiarán. Pero no se quieren abrir todavía discrepancias con el Gobierno y se subraya que el PSOE está siendo leal en su pacto para apoyar el 155 y analiza escenario a escenario.

Es el Gobierno, insisten estas fuentes, quien ha cambiado de criterio y no el PSOE. Todo lo ocurrido no puede pasarse por alto y, según Rafael Hernando, el presidente Puigdemont debe “asumir la anulación de las leyes de referéndum y transitoriedad por parte del Tribunal Constitucional”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >