Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno considera “irrenunciable” el pantano de Biscarrués pese al varapalo judicial

El Ministerio de Agricultura estudia recurrir al Tribunal Supremo las sentencias contra el proyecto

Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura.
Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura.

Las dos sentencias de la Audiencia Nacional —que anulan el anteproyecto del pantano de Biscarrués (Huesca) y su declaración de impacto ambiental— no parece que vayan a hacer renunciar al Ministerio de Agricultura a este embalse. Este departamento ha defendido este miércoles que se trata de una "obra fundamental" y "una infraestructura irrenunciable".

El ministerio ha recordado que su construcción "está incluida dentro del Pacto del Agua de Aragón", un documento "acordado hace 25 años con el consenso de todos los grupos políticos de las Cortes de Aragón". 

Los fallos sobre Biscarrués de la Audiencia Nacional se pueden recurrir ante el Tribunal Supremo. Y "el ministerio está estudiando la posibilidad de recurso dentro del plazo de dos meses que tiene". Pero el departamento de Isabel García Tejerina ha recordado que el proyecto de construcción está ahora "en información pública", un trámite que se cerrará en julio. Agricultura sostiene que, para conocer la "viabilidad" del recurso ante el Supremo "será necesario un análisis jurídico en profundidad de las sentencias".

Mientras, los grupos ecologistas que recurrieron ante la justicia (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF) y la coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos han solicitado la "paralización definitiva del proyecto". Estas organizaciones han incidido en que el proyecto incumple la directiva marco del agua europea y que "carece del informe de viabilidad económica, técnica, social y ambiental".

La Comisión Europea ha mostrado sus dudas sobre el proyecto. Pero el ministerio asegura que en el documento que ahora está en información pública se incluyen "las recomendaciones que la Comisión Europea" hizo al Gobierno. Y que el ministerio "ha elaborado una guía con la finalidad de evaluar la idoneidad económica, social y ambiental de los proyectos de infraestructuras que inciden en las masas de agua, para dar respuesta a los requerimientos" de la directiva marco del agua, "y se ha aplicado al proyecto del embalse ahora en tramitación".

Dos pantanos

Este embalse, que ha levantado también las protestas vecinales en la zona afectada, está ideada para surtir de agua a los regantes del Alto Aragón. También, según el ministerio, para prevenir las "avenidas del río Gállego". 

Se trata de una presa con capacidad para 35 hectómetros cúbicos y de una altura de más de 50 metros. "Es indisociable del proyecto de Almudévar", sostiene el ministerio, una "obra en la que ya se ha autorizado la ocupación de los terrenos y que comenzará en los próximos meses". "El funcionamiento conjunto de Biscarrués con Almudévar conseguiría aumentar la superficie regable en 10.000 hectáreas, aportando un gran volumen de empleo y colaborando en la fijación de la población al medio rural", defiende Agricultura.

Más información