La sociedad vasca, dividida entre pasar página o recordar el dolor de las víctimas

Tres de cada cuatro ciudadanos apoyan acercar a los presos de ETA a Euskadi, según el Euskobarómetro

Manifestación a favor del acercamiento de los presos de ETA celebrada en Bilbao en enero de 2017.
Manifestación a favor del acercamiento de los presos de ETA celebrada en Bilbao en enero de 2017.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

En pleno debate político sobre sobre el cierre que debe darse al final del terrorismo de ETA, cinco años después de su decisión de abandonar la lucha armada,¿hay que pasar página sobre el pasado o debe promocionarse la memoria de las víctimas que han sufrido la violencia de la banda terrorista? La sociedad vasca se muestra dividida entre ambas opciones. Un 44% es partidario de dar carpetazo al sufrimiento generado durante décadas por la violencia de ETA, mientras que otro 43% considera necesario profundizar en las consecuencias que la lucha armada ha producido en las víctimas. Esta última posición ha avanzado siete puntos en solo dos años, según un estudio monográfico del Euskobarómetro sobre las víctimas y el fin de ETA.

La disyuntiva entre pasar página y recordar el dolor de las víctimas genera disparidad de opiniones en todos los sectores de la sociedad vasca. Hay una coincidencia general en que las víctimas del terrorismo merecen un reconocimiento público, una opción que recibe el apoyo del 83% de la población, pero la disparidad se produce cuando se trata de decantarse por la forma más adecuada en que debe abordarse el pasado violento. La división es total. Un 46% del electorado nacionalista prefiere no volver sobre lo ocurrido, frente a otro 41% que se inclina por cultivar en adelante la memoria de las víctimas. Los porcentajes se invierten entre los votantes de los partidos no nacionalistas. Y en los extremos se sitúan los simpatizantes de EH Bildu, que en un 49% prefieren pasar página, y los del PP, que en un 68% defienden recordar el sufrimiento de los afectados del terrorismo etarra.

El informe del Euskobarómetro también sondea la opinión de los vascos sobre la adopción de algunas medidas penitenciarias, administrativas y judiciales que acompañen y faciliten la consolidación de un escenario de convivencia pacífica en Euskadi. Tres de cada cuatro ciudadanos defiende el acercamiento de los presos de la banda a cárceles del País Vasco y en menor medida (un 61%) que a estos reclusos les sean concedidas beneficios individuales para su reinserción. Según , la mayoría considera improbable la vuelta de la actividad terrorista y respalda que la agenda pública incluya actos de reconocimiento en memoria de los asesinados por ETA, así como programas educativos y divulgativos que muestren lo que ha supuesto la actividad criminal de la banda.

Más información
El acercamiento de presos y la disolución total de ETA, los dos grandes temas pendientes
El 73% de los presos de ETA acepta acogerse a las vías legales para lograr su excarcelación
El 59% de los vascos reclama un referéndum, pero sin confrontación con el Estado

El colectivo de presos de ETA (EPPK) acaba de comunicar que el 73% de los reclusos está a favor de acogerse a la legislación penitenciaria para obtener beneficios que adelanten su salida de la cárcel. La encuesta del Euskobarómetro, cuyos resultados se han dado hoy a conocer en Santander, se realizó antes de conocerse públicamente esta decisión, aunque sí mientras sigue abierta la discusión sobre la política penitenciaria que el Gobierno del PP está aplicando a esos presos. Del mismo modo que la mayoría de los partidos (todos salvo los populares) y el Gobierno vasco presidido por Iñigo Urkullu vienen defendiendo el fin de la dispersión de los presos y exigen cambios al Ejecutivo de Rajoy en esta materia, los ciudadanos también se inclinan por esta vía: recluir a los condenados de ETA en prisiones del País Vasco. Es una medida que aplaude el 74% de los encuestados, frente a un 14% que la rechaza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El acercamiento de los presos a Euskadi es una opción que reivindica una inmensa mayoría de los votantes nacionalistas (el 89%), mientras que los simpatizantes del PP se muestran divididos, con un 54% que se resiste a ello. Las ayudas a la reinserción de presos es una medida que no concita tanto apoyo como la anterior. La defiende un 61%, frente a otro 20% que está en contra, sobre todo entre los populares y lo socialistas. Y con respecto a la amnistía que reclama en exclusiva la izquierda abertzale, el estudio concluye que solo cuenta con el beneplácito del 25% de la población. Solo los votantes de EH Bildu rompen la media, con un 73% que está a favor de la liberación general e incondicional de los presos.

El informe titulado La sociedad vasca ante la memoria de las víctimas y el final del terrorismo, realizado por el equipo del Euskobarómetro mediante 1.200 encuestas personalizadas entre los días 2 de mayo y 2 de junio de 2017, ha contado con la colaboración del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo que dirige Florencio Domínguez. En él también se pulsa la opinión sobre los actos de violencia callejera que llevan a cabo grupos de jóvenes en los últimos tiempos. Una mayoría de la ciudadanía de casi seis de cada diez (59%) sostiene que estos actos revisten mucha o bastante gravedad, frente a algo más de una cuarta parte (28%) que les resta importancia.

Sobre la probabilidad de que ETA o algún grupo disidente vuelvan a utilizar la violencia, queda claro el gran consenso compartido por siete de cada diez entrevistados (70% frente a un 13% de pesimistas) sobre la improbabilidad de que se dé ese escenario negativo. Del mismo modo, un amplísimo sector de la sociedad (casi cuatro de cada cinco, el 79%) opina que deben desaparecer las pintadas y los carteles de enaltecimiento de ETA y sus activistas. Para una mayoría casi idéntica de tres de cada cuatro (74%) resultan innecesarios esos mensajes.

A la hora de abordar el final del terrorismo y el sufrimiento causado, hay quien prefiere pasar página sobre el pasado o, por el contrario, quienes piensan que es necesario que se cultive y se promocione la memoria del sufrimiento de las víctimas causadas por la violencia practicada por ETA. La sociedad vasca se parte en dos, entre un 44% que es partidario de no remover el pasado y otro 43% que defiende rescatar la memoria de las víctimas.

En la sociedad vasca hay consenso en que las víctimas del terrorismo, en general (83%), los asesinados por ETA (80%) y los extorsionados, amenazados y exiliados por la violencia de ETA (70%) son merecedores de un reconocimiento público, y con menor intensidad para las víctimas de la extrema derecha o del terrorismo parapolicial (61%), los movimientos cívicos que se movilizaron contra ETA (61%) y los miembros de los cuerpos policiales que lucharon contra ETA (56%).

En relación con los planes educativos en colegios e institutos, dos tercios (el 67%) se decanta por incluir en la enseñanza lo que ha supuesto el terrorismo en Euskadi y la prevención de la radicalización. Sin embargo, existe una división entre los encuestados que apoyan la presencia de las víctimas en las aulas. Una exigua mayoría del 47% la defiende, frente a otro 38% que declina esa opción.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS