Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se mantiene entre los países de la OTAN que menos gastan en Defensa

Solo Bélgica y Luxemburgo dedican una partida presupuestaria inferior a la española

Soldados españoles en una operación de la OTAN en Adazi (Letonia), hace diez días.
Soldados españoles en una operación de la OTAN en Adazi (Letonia), hace diez días. EFE

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha hecho del gasto militar un dato clave para medir el nivel de compromiso con la OTAN de cada uno de sus miembros. La reunión de ministros de Defensa de la Alianza Atlántica celebrada este jueves en Bruselas ha servido de termómetro para seguir la evolución de ese baremo que desde Washington miran con lupa. Las cifras publicadas por la OTAN mantienen a España a la cola de la inversión con el 0,92% del PIB, solo por delante de Bélgica (0,91%) y Luxemburgo (0,44%), pero muestran un cambio de tendencia, España aumentará el gasto un 17,46% respecto al 2016, cuando cayó un más de un 10% con el Gobierno operando en funciones.

25 países de la Alianza gastan más que España respecto a su riqueza. En los últimos años Madrid viene formando parte de ese pelotón trasero, pero ha mostrado su disposición a revertir la situación. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, tranquilizó a las autoridades estadounidenses tres meses atrás durante una visita a Washington, donde aseguró que España alcanzaría la meta del 2% del PIB en 2024, justo cuando expira el plazo acordado por todos los miembros de la Alianza en 2014.

Para este año, las estimaciones de la OTAN sitúan la inversión española en 10.739 millones de euros, por lo que aún tendría que crecer en unos 12.000 millones para llegar al objetivo. El club de los cumplidores es por ahora minoritario. Apenas cinco países: Estados Unidos, Grecia, Estonia, Reino Unido y Polonia, rebasaron ese umbral el año pasado, si bien las previsiones de la OTAN ya apuntan a que Rumanía lo superará este año, y Lituania y Letonia lo harán en 2018.

España estudia enviar militares a Afganistán

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha anunciado este jueves que España estudia enviar militares a Afganistán. Cospedal ha remarcado que no hay una decisión tomada, pero la OTAN quiere aumentar su contingente actual, formado por 13.000 efectivos, para mejorar la formación del ejército afgano. "España está comprometida a ofrecer todo aquello que sea necesario en la medida de nuestras posibilidades", afirmó Cospedal al término de la reunión de ministros de Defensa.

Pese a que la llegada de Trump ha sido un acicate para las inversiones ante la amenaza de que Estados Unidos reduzca su compromiso con el organismo transatlántico, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha incidido este jueves en los progresos de los últimos tres años. En ese periodo, los aliados europeos y Canadá sumaron 46.000 millones de dólares —más de 40.000 millones de euros— a partidas militares tras los ajustes de la crisis financiera. Y las cifras se aceleran. En 2015 subió un 1,8%, al año siguiente un 3,3% y para este ejercicio, el primero bajo la presión de la Administración Trump, se prevé que ascienda un 4,3%. "Necesitamos financiación adicional para pagar las nuevas capacidades y es muy alentador ver que estamos progresando", ha celebrado Stoltenberg.

La OTAN está ampliando su punto de mira a amenazas que se han presentado en fechas recientes con mayor virulencia, como los ciberataques y el terrorismo. Analiza la forma de mejorar su cooperación con la UE para evitar nuevos atentados, y el mes pasado se unió a la coalición internacional contra el Estado Islámico con sus AWACS [aviones de vigilancia de gran precisión] aumentando sus horas de vuelo. También busca reforzar su contingente militar en Afganistán para mejorar la formación del ejército de Kabul en su combate frente a los talibanes.

El punto de inflexión que supuso la cumbre de la OTAN del mes pasado, en la que Trump recriminó públicamente a los aliados la brecha de gasto militar, un hecho inédito desde la puesta en marcha de la coalición, no deja espacio para dar marcha atrás. El reparto de las cargas —como dice la terminología utilizada recurrentemente por la OTAN— será, a medida que pasen los años, más equitativa pese a resistencias minoritarias como la de Luxemburgo. El país que menos dedica a la Defensa en relación al tamaño de su economía ve otras prioridades. "Prefiero invertir en el futuro de la gente que en armas", se quejó esta semana su primer ministro, Xavier Bettel, harto de la insistente exigencia estadounidense de dedicar al ejército el 2% del PIB.

Más información