Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez manda a prisión a un yihadista por consultar vídeos para aprender a degollar y hacer explosivos

Andreu detalla en un auto todas las páginas web vinculadas al ISIS que consultaba Abdessamad Ghailani Hassani para adiestrarse en la comisión de atentados

Detención de dos marroquíes que se encontraban en un 'avanzado y peligroso proceso de radicalización'.
Detención de dos marroquíes que se encontraban en un 'avanzado y peligroso proceso de radicalización'.

Blogs y páginas web. Vídeos con doctrina yihadista, pero también con detalladas instrucciones para elaborar un explosivo con materiales de fácil acceso. Alegatos para actuar “en las tierras de los infieles y apóstatas” y demostraciones reales de cómo detonar una bomba o elaborar venenos. EL titular del Juzgado Central de Instrucción 4, Fernando Andreu, ha ordenado el ingreso en prisión sin fianza para los dos yihadistas detenidos por la policía el pasado martes en Madrid, Abdessamad Ghailani Hassani y Zouhair Terrach. Del primero, el magistrado destaca que había visitado hasta un centenar de páginas web del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) en los que además de alabar los ataques suicidas de sus integrantes –“son la última arma y esperanza del pueblo musulmán para combatir a los opresivos infieles que nos han masacrado”- se explicaba cómo fabricar explosivos improvisados y cómo activarlos. Por todo ello, el juez le acusa de integración en organización terrorista, adoctrinamiento y adiestramiento. Al segundo, solo de adoctrinamiento.

En el caso de Ghailani Hassani, el auto detalla que la investigación había visitaba “unos cien focos virtuales especializados en terrorismo yihadista” en el que el material que se difundía a través de ellos iba “dirigido a individuos captados, residentes en países considerados por DAESH como enemigos, susceptibles de cometer atentados terroristas como ‘combatientes inghimasi’, siguiendo el modus operandi de las últimas acciones llevadas a cabo en Reino Unido, Francia o Alemania”. En magistrado asegura que, para ello, utilizaba al menos dos identidades en ‘Facebook’ a través de las cuales consultaba tanto contenidos para “su formación ideológica” como para recibir “adiestramiento militar sobre confección de artefactos explosivos y otros métodos para atentar”.

Entre las páginas consultadas, el juez destaca ‘Extraños en tiempos de flaqueza’ y ‘Yihad y preparación en la tierra del Islam’, que califica de “espejo” por reproducir casi de modo simultáneo idénticos contenidos. Entre ellos, destaca vídeos para elaborar de modo casero veneno de ricino, para fabricar silenciadores, para comprobar el estado de un kalashnikov “tras su compra”, o cómo crear un chaleco de explosivos, entre otras. De la última de estas últimas páginas destaca que “despliega técnicas formativas en todos los campos necesarios para una completa inmersión en teorías y prácticas terroristas” bajo la premisa de que el ISIS es “el único movimiento que realiza una correcta lectura del Corán”.

El auto también destaca que Ghailani consultaba dos blogs. Uno de ellos, ‘El blog del cibersoldado’, con un “manual de instrucciones para aquellos que deseen unirse al DAESH para adherirse a la lucha que sobre el campo de batalla libra la organización”. El segundo, el ‘Manual del actos solitario’, con instrucciones “sobre operaciones suicidas de los combatientes infiltrados o inghimasi” en países europeos. Finalmente, el magistrado detalla que el presunto yihadista se había descargado de Internet un vídeo de 30 minutos titulado ‘A por ellos, musulmán’, en el que se daba “una clase teórica y práctica de cómo degollar, amputar y destripar”, la manera de fabricar “una bomba improvisada en la cocina de casa con materiales de fácil acceso” y “una demostración real de la manera de detonar la bomba sobre el objetivo”. Todo ello, con la alocución en francés de Abu Sulayman al-Faransi, jefe del Grupo de Operaciones Exteriores del Estado Islámico.

Más información