Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciudadanía se obtendrá al año de empadronamiento

No se exigirá la renuncia al pasaporte español para ser catalán

Manifestación por el día Nacional de Cataluña (Diada), el 11 de septiembre de 2016, en Barcelona.
Manifestación por el día Nacional de Cataluña (Diada), el 11 de septiembre de 2016, en Barcelona.

Pese a la interinidad de la ley de desconexión, sus redactores también han querido especificar en el texto las condiciones para conseguir la nacionalidad catalana e incluso los requisitos temporales para poder conseguirla. Una vez ratificada la norma, obtendrán de forma automática el pasaporte catalán aquellas personas con ciudadanía española que acumulen al menos un año de empadronamiento en un municipio catalán o aquellos que, ostentando la misma nacionalidad, puedan acreditar dos años continuados de domicilio en Cataluña. Así lo describe el borrador de la norma, que, como han mantenido los responsables políticos de Junts pel Sí en los últimos meses, afirma que asumir la nacionalidad catalana “no exige” la renuncia de la española.

El borrador describe otras características para poder tener el pasaporte catalán en origen. Entre ellos, haber nacido en Cataluña, residir fuera pero haberlo hecho en la comunidad durante un mínimo de cinco años o ser un descendiente de catalanes.

Esas serían las opciones de origen para poder asegurarse la ciudadanía. Quienes quieran adquirirla podrán hacerlo a través de un matrimonio con un catalán o una catalana —la obtendrán una vez transcurrido un año desde esa celebración siempre y cuando no haya mediado separación “judicial o de hecho”— o tras acreditar “residencia legal y continuada” durante un periodo de cinco años en Cataluña.

Como en la normativa española, los redactores de la ley de desconexión han optado por reducir ese periodo de cinco años a solo dos para aquellas personas que tengan nacionalidad de países iberoamericanos, Andorra, Portugal, Filipinas y Guinea Ecuatorial. El borrador incluye también entre los beneficiarios de esa excepción a los ciudadanos sefardíes.

Negociación con España

Aunque se explicita que la nacionalidad española se podrá mantener en caso de obtener la catalana, el breve articulado centrado en esta materia señala que el Gobierno de la república catalana promoverá “negociaciones con el Estado español para celebrar un tratado en materia de nacionalidad”. Asimismo, la Generalitat se compromete a elaborar una ley específica sobre la materia, pero hasta su aprobación se encomienda al Código Civil español.

El articulado también describe los casos por los que será posible retirar la ciudadanía catalana. Se incluyen las condenas por delitos contra el orden público, los delitos de traición, contra la paz, la independencia del Estado o relativos a la defensa nacional. Asimismo se actuará de la misma forma en el caso de que se hayan falseado los datos para conseguir la nacionalidad catalana.

Más información