Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué se cambia la hora y cómo nos afecta?

El adelanto de las manillas del reloj persigue el ahorro energético, pero tiene también implicaciones en los biorritmos de las personas

Cambio de hora
Una mujer duerme junto al despertador.

El cambio horario de este domingo es una costumbre con un siglo de historia en Europa. Se estableció en 1914, con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Uno de los fines que persigue esta iniciativa es el ahorro de energía. Sin embargo, también tiene otras implicaciones que afectan a los bioritmos de las personas. Estas son algunas claves de esta medida: 

¿Por qué se adelantan los relojes?

A partir del próximo domingo, el horario de invierno dejará paso al de verano para, especialmente, intentar que se produzca un ahorro energético y aprovechar más la luz solar durante el día. Según fuentes oficiales, cambiar la hora supone una racionalización del 5% de la factura eléctrica total del país, un ahorro de unos 300 millones de euros. Esto se consigue haciendo coincidir el periodo en el que se realizan las actividades cotidianas más comunes con las horas de luz natural, en concreto, la franja horaria que corresponde a las primeras horas de la mañana.

¿Por qué en España hay una discrepancia entre su huso horario y la situación geográfica?

Existen distintas opiniones acerca de si España necesita realmente adecuar su franja horaria a su huso correspondiente, es decir, establecer la misma hora que en Reino Unido. Para José María Martín Olalla, profesor de Física de la Universidad de Sevilla, "cambiar la hora sería una ridiculez, debido a que la hora actual se ha establecido por los hábitos de la sociedad".

Olalla, además, explica que ideas como la de la ministra Báñez "de retrasar artificialmente la entrada al trabajo acabaría perjudicando a la mitad de los trabajadores", y afirma que "se puede lograr la conciliación sin cambiar el huso". Por el contrario, otros expertos aducen que "se dan evidencias científicas" de relación entre los ciclos circadianos del cuerpo y enfermedades como el cáncer o la obesidad".

¿Se usa el horario de verano en todos los países?

En casi la totalidad de países europeos se cambia la hora con la llegada de la primavera. Bielorrusia y la parte de Rusia que se encuentra dentro del continente europeo son la excepción. Otras naciones decidieron suprimirlo, como el caso de Armenia en 2012. En varios países de Latinoamérica aún no se ha implantado, como en Argentina o Bolivia. En Brasil solo se cambia en el sur y centro del país. Algunas regiones o territorios de Canadá y Estados Unidos —como el estado de Arizona— tampoco se ocupan de mover las manijas del reloj.

En todas las zonas fronterizas de Estados Unidos y México comparten la misma hora por motivos laborales o escolares, salvo el Estado de Sorona, que mantiene el mismo horario los 365 días. 

¿Cómo afecta al organismo?

El cambio de hora afecta especialmente a las personas mayores y a los niños. Los expertos recomiendan no cambiar radicalmente las costumbres diarias. Muchas personas podrán sentirse especialmente cansadas durante varios días tras el cambio, sobre todo a la hora de despertarse o de irse a dormir. 

¿Desde cuándo cambia España de hora en invierno y verano?

En octubre de 1974, los españoles atrasaron por primera vez sus relojes para ajustarlos al horario de invierno. En plena crisis del petróleo ahorrar energía suponía una prioridad para el Gobierno franquista de la época. Desde 1981, toda Europa se sincroniza a la hora de mover a la vez las manecillas de relojes y despertadores.