Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos asociaciones de jueces denuncian las injerencias de los soberanistas ante el juicio a Mas

La APM y la Francisco de Vitoria consideran las movilizaciones convocadas a las puertas del tribunal un intento de "influir" en los jueces

Dos asociaciones judiciales alertaron ayer de la injerencia en la independencia judicial que supone la concentración que han convocado para el próximo lunes las entidades independentistas a las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, coincidiendo con el inicio del juicio a Artur Mas por la consulta del 9-N. La Asociación Profesional de la Magistratura, mayoritaria entre los jueces, reprochó el intento de influir en la actividad del tribunal, mientras que la Francisco de Vitoria habló de “escrache” alentado por el expresidente catalán.

La presentación del manifiesto de juristas El Derecho, al servicio de las libertades
La presentación del manifiesto de juristas El Derecho, al servicio de las libertades

El 6 de febrero está señalada en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña la primera sesión del juicio a Artur Mas y las exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau por desobediencia y prevaricación en el 9-N (la consulta independentista que se celebró en 2014 a pesar de estar suspendida por el Constitucional). Como ha ocurrido en otras ocasiones en las que altos cargos de la Generalitat han sido citados ante un tribunal, las entidades independentistas están convocando para ese día una concentración de apoyo a los acusados. “El 6-F nos juzgan a todos”, es el lema de la manifestación convocada a las puertas de los juzgados.

La iniciativa causa rechazo en dos de las tres asociaciones judiciales: la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y la Francisco de Vitoria, que la consideran un intento de influir en el trabajo de los jueces. Jueces para la Democracia, que reúne al sector progresista de la carrera, ha acordado no pronunciarse sobre este asunto, según señaló ayer su portavoz, Ignacio González.

La APM, de tendencia conservadora, denuncia lo que considera una “intención de injerencia” en el trabajo del tribunal. “Se puede apoyar a un acusado. La libertad de expresión protege que cualquier persona se pronuncie en defensa de otra que está protegida por la presunción de inocencia. Lo que no es de recibo es que ese apoyo encierre una intención de injerencia y no digamos de intimidación”, señala Celso Rodríguez, portavoz de esta asociación.

Rodríguez admite que es difícil concretar la línea que separa el “apoyo” aceptable de la “presión” censurable, pero cree que la intención de los convocantes tiene más de lo segundo que de lo primero. En la misma línea se expresa la Asociación Francisco de Vitoria, que señala directamente a Artur Mas como instigador de la concentración. “Resulta desalentador, innecesario y hasta injusto que la labor diaria se vea ensombrecida por movilizaciones fomentadas por quien no se resigna a ser un ciudadano más que, como cualquiera, debe quedar sujeto a la acción legítima y necesaria de los tribunales”, señala en un comunicado esta asociación, que vaticina que el lunes se producirá un “tumulto innecesario” a las puertas del tribunal, “a modo de escrache institucional”.