Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz espera el momento propicio para competir con Sánchez y López

La dirigente culpa al exsecretario general sin nombrarlo de perder elecciones

Susana Díaz, atiende a los medios el pasado sábado en Cádiz.

Ni el anuncio del ex secretario general Pedro Sánchez del sábado en Dos Hermanas (Sevilla), donde confirmó que opta a la dirección socialista como candidato a las primarias, ni el previo del exlehendakari Patxi López, han conseguido variar los planes de Susana Díaz para incorporarse a la carrera por el liderazgo del PSOE. La dirigente andaluza ha visitado este domingo Ayamonte (Huelva) para participar en un nuevo acto con militantes y ha vuelto a eludir la confirmación de sus aspiraciones, para lo que espera el momento propicio. 

Díaz necesita tiempo. No quiere bajar ahora a la arena de una pugna que se irá endureciendo, con el desgaste que puede suponer, necesita dejar atado el relevo en la secretaría general del PSOE andaluz antes de aspirar a la federal, precisa que cale en la militancia el mensaje de que la gestora está realizando una oposición útil y no quiere darle armas a los adversarios políticos en Andalucía, que han redoblado sus críticas sobre su dedicación a los problemas internos en vez de ocuparse del Gobierno autonómico.

La presidenta requiere la plataforma institucional que ocupa en la Junta de Andalucía para garantizarse mayor visibilidad y planea incorporarse lo más tarde posible a una carrera que supondrá un coste, como cualquier proceso interno. Podemos lo está sufriendo desde que se anunció su congreso de Vistalegre 2 y el PP alardea de preocuparse de los problemas de los ciudadanos mientras otros están en "sus líos".

Críticas a Sánchez sin nombrarlo

Con estas premisas, Díaz ha vuelto a eludir este domingo en Ayamonte las cuestiones de liderazgo interno y se ha centrado en defender sus políticas sociales y en criticar al PP, cuya derrota ha fijado como su principal objetivo. Para esa meta, ha apelado a los militantes, que serán quienes decidan la próxima secretaría general del partido. "No estamos aquí solo para cambiar las políticas del PP sino para ganarle. Hay que conseguir la ilusión de los militantes", ha afirmado en respuesta, sin nombrarlo, a Pedro Sánchez, quien acusó a la gestora de permitir que el PSOE sea un partido "subalterno" y quien también se presentó como el candidato de las bases.

Por el contrario, Díaz ha tirado de gestión política y ha defendido la labor de la gestora socialista, a la que ha atribuido la suspensión de la reválida y la devolución de las cantidades cobradas de más por los bancos con las cláusulas suelo. "Los ciudadanos no quieren que nos preocupemos de nuestro líos internos. A la hora de recuperar la confianza de la gente, hay que pensar en lo que somos y dar respuestas. Esto va a salir bien y el PSOE va a ganar las elecciones de los próximos años: las municipales, las autonómicas y las generales, cuando sean", ha afirmado.

La presidenta andaluza, ante la fractura generada en su formación por la pugna interna, ha defendido un partido cohesionado. "España necesita un PSOE fuerte y unido. Hay que pasar página y dejar ya de perder elecciones tras elecciones. Los ciudadanos están esperando que el PSOE dé un paso al frente. Estamos aquí, dispuestos a levantarnos y recuperar su confianza. Podemos hacerlo siendo fieles a nuestros valores", ha argumentado.

Díaz ha reivindicado las figuras de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y ha atribuido la pérdida de apoyos en las últimas citas electorales a errores del partido, que ha dirigido Pedro Sánchez: "Cuando los ciudadanos se cabrean con nosotros es que no lo hemos hecho bien. Ellos no se equivocan, se equivoca el partido".

Militancia

La dirigente andaluza, quien ha apelado en numerosas ocasiones a la complicidad de la militancia para volver a ganar elecciones, ha defendido un PSOE reformista, "que sabe lo que ha hecho bien y lo que hay que hacer para mejorarlo", y rebelde, pero con soluciones.

En clave andaluza, Díaz ha defendido el sistema de salud ante las críticas de la oposición y las movilizaciones ciudadanas. Ha justificado el esfuerzo por mantener la sanidad durante siete años de crisis, durante los que no hubo protestas, y las inversiones realizadas en los últimos años. También ha acusado al PP de "querer entregar los hospitales a las empresas privadas". "Hay mucha manipulación política en las protestas y quieren hacer negocio con nuestra sanidad", ha asegurado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información