Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No querer ser amiga mía por ser gorda o fea no era una buena razón”

Dos autoras publican una novela gráfica sobre el acoso escolar que refleja la experiencia autobiográfica de una de ellas

Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. Ampliar foto
Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. EL PAÍS

Fanny Britt (Amos, 1977) e Isabelle Arsenault (Sept-iles, 1978) son canadienses y han puesto en pie una novela gráfica impactante sobre los sentimientos de una chica a la que marginan sus compañeras de clase. Se llama Jane, el zorro y yo (editorial Salamandra). Britt explica que es un trabajo autobiográfico, que ella sufrió bullying de pequeña. La novela tiene sin embargo alcance universal. Es fácil reconocer a Geraldine, la protagonista, en las aulas de medio mundo, marcadas por la inseguridad por el aspecto físico y las camarillas de los más poderosos y agraciados frente a los más débiles.

Pregunta. ¿Por qué decidisteis escribir sobre el acoso en forma de cómic?

Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. ampliar foto
Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. EL PAÍS

Respuesta. Fanny: Llevaba muchos años con esta historia a cuestas porque en parte es autobiográfica. Quería escribir sobre qué significa sentirse excluida durante la infancia. Sentía que no querer ser amiga mía por ser gorda o fea no era una razón buena. Yo me refugié en la literatura porque ahí encontré modelos que no eran los típicos de la princesa que hay que salvar, sino que se salva ella misma.

 P. En el comic la chica no está gorda, pero ella siente que no puede ser como las demás por su físico.

 R. Isabelle: No está gorda, pero es la percepción que llegas a tener de ti misma, porque es lo que la gente te repite constantemente.

Fanny: Antes del bullying, yo nunca había pensado en mi imagen. Era libre, vivía mi vida sin ser etiquetada. Y luego alguien viene y te dice que tu cuerpo no es bueno. Es muy triste.

Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. ampliar foto
Ilustración de 'Jane, el zorro y yo'. EL PAÍS

 P. Hay una escena en la que una chica mira a la acosada, pero se calla.

R. Fanny: Hay una regla tácita que dice que cuando alguien es acosado, los demás se callan para no perder su propio poder, para no ser ellos los rechazados. No quieren estar en el bando de las víctimas, prefieren estar en el de los agresores. No quieres perder a tus amigos ni tu estatus. Cuando a mí me sucedió en los ochenta, había muy poca conciencia.

Isabelle: Ahora en Canadá es distinto. Se habla mucho de ello y la gente sabe que el silencio es otra forma de violencia. Hay que hacer entender a los chicos que ser cool es tener la valentía de hablar.

P. ¿Qué les dirían a los adolescentes españoles de hoy?

R. Fanny: Que dejen de perder el tiempo con cosas poco interesantes como juzgarse o pensar en ser los más guapos. Que hagan cosas que les gusten. Que lean, que escuchen música, que se lo pasen bien.

Isabelle: Ahora con Internet, la importancia de la imagen es más intensa y más invasiva. Los chicos tienen que comprender que el cuerpo no es algo para ser observado. Que el cuerpo es un instrumento para hacer cosas que te gusten como comer o hacer deporte.