Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absueltos los policías acusados de recibir regalos de la trama de Gao Ping

Los agentes, casi todos del área de extranjería, afrontaban penas de entre uno y nueve años de prisión

El empresario chino Gao Ping, cabecilla del caso Emperador. Ampliar foto
El empresario chino Gao Ping, cabecilla del caso Emperador.

La Audiencia Nacional ha absuelto este viernes a los seis policías españoles acusados de recibir regalos como jamones y entradas para el fútbol y los toros por parte de Yongpin Wu Liu, alias Miguel el Calvo, miembro de la supuesta trama de blanqueo del ciudadano chino Gao Ping, a cambio de favores y gestiones profesionales. La Sección Primera de lo Penal considera que no ha quedado acreditado que los agentes, tanto de la Policía Nacional —casi todos del área de extranjería— como de la Policía Local de Fuenlabrada, recibieran las supuestas dádivas. La Fiscalía solicitaba penas de entre uno y nueve años de prisión (inicialmente eran siete años como máximo) para ellos por delitos de cohecho, tráfico de influencias y revelación de secretos.

El tribunal considera que el acercamiento entre los policías y los empresarios de nacionalidad china se basa en el trabajo de los agentes, que contaban con los ciudadanos extranjeros como informantes. También entienden los magistrados que la amistad deriva de las funciones de seguridad que ejercían los policías sobre los miembros de la creciente comunidad china de la zona de Fuenlabrada, que habían sido objeto de atracos y hurtos en sus establecimientos comerciales.

Los hechos, enjuiciados durante la primera semana de octubre, ocurrieron entre los años 2011 y 2012. En el caso del comisario Manuel Rodríguez San Román, destinado en la comisaría de Puente de Vallecas, en Madrid, el tribunal considera que no aceptó las invitaciones de Yongping Wu Liu, miembro relevante de la comunidad china, a ver el fútbol. Lo que sí hizo el comisario fue consultar en las bases de datos policiales una denuncia por violencia de género de una hermana de Yongping. El comisario también puso a este en contacto con el jefe de comunicación del Ayuntamiento de Coslada, Pablo García Lozano, también acusado y absuelto, para que se interesara por la concesión de una licencia de apertura de una terraza en esa localidad.

Respecto al acusado Blas Donoso, destinado en la brigada de extranjería de Fuenlabrada, realizó diversas gestiones de investigación a instancias de la esposa de Yongping, y encargó a una funcionaria de su departamento que informara a una familia china sobre trámites de residencia. En su caso, tampoco ha quedado acreditado que recibiera regalos a cambio de sus gestiones.

El jefe provincial de extranjería, Ángel Luis Olmedo, sí que acudió a partidos del Real Madrid en el Santiago Bernabéu cuando asistía Yongping, pero en los hechos probados de la sentencia se recoge que este policía “por su cargo tenía acceso a pases gratuitos para ver partidos de fútbol en el estadio Santiago Bernabéu”.

Según la sentencia, Yongping mantiene con los agentes de extranjería “relaciones que generan situaciones de amistad” de muy diverso grado, incluso llegando a la intimidad. La relación era provechosa para ambas partes, afirma el fallo. Mientras los agentes obtenían información sobre la compleja comunidad china afincada en Madrid, los empresarios lograban que se prestara “la debida atención a cuestiones de vigilancia y seguridad”, tras varias denuncias de atracos.

En un voto particular, el magistrado Ramón Sáez crítica la sentencia por no dar respuesta a las pretensiones de las acusaciones y por cuanto se elude analizar las comunicaciones telefónicas entre los coacusados. Según este magistrado, “no se da tratamiento alguno” tanto a los pinchazos telefónicos como a los mensajes de texto intervenidos durante la investigación del caso Gao Ping. El magistrado discrepante recuerda que “toda la investigación se desarrolló a partir del examen de las conversaciones intervenidas en la pieza principal en las que aparecían como interlocutores agentes de los cuerpos de seguridad”. Sáez ve contradictorio que se diga que los regalos e invitaciones no fueron aceptados por los agentes y que al mismo tiempo se diga que no se ha acreditado su recepción.

Más información