Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV opta por el PSE hasta que EH Bildu aclare su discurso sobre ETA

El PNV rechaza una "abstención colegiada" a Rajoy y se aferra al 'no' a su investidura

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar. Ampliar foto
El presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

El PNV no quiere sorpresas ni incertidumbres en los próximos cuatro años. Tras la primera ronda de conversaciones con todos los partidos del nuevo Parlamento vasco para formar Gobierno, el PNV va a profundizar en una segunda ronda con el PSE y con EH Bildu, pero con una salvedad. La coalición EH Bildu que domina la izquierda abertzale (Sortu) deberá dejar claro y por escrito que su discurso en contra de ETA va más allá del rechazo a "todas las violencias" y se adentra definitivamente en hacer autocrítica de su pasado más inmediato.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar ha explicado este miércoles en Bilbao, en la sede del partido, la Sabin Etxea que, frente a Elkarrekin Podemos y el PP, que claramente se han manifestado por pasar a la oposición, aunque estén abiertos a firmar acuerdos puntuales, van a iniciar una segunda ronda de contactos sobre el documento de diez puntos que les presentó el PNV, esta vez ya solo con los socialistas de Idoia Mendia y con la coalición que lidera Arnaldo Otegi. El objetivo, formar el Gobierno para la segunda o tercera semana de noviembre y con el presupuesto para 2017 claramente avanzado.

Tras perder el último escaño con EH Bildu, el PNV y el PSE se quedan a uno de la mayoría absoluta, pero a Ortuzar no le preocupa. "¿Alguien se imagina que puede haber una entente entre EH Bildu, Podemos y el PP?, se ha preguntado, respondiendo con un gesto de incredulidad. Esta misma mañana la portavoz de EH Bildu, Miren Larrion ha dicho que "Urkullu va a ser el lehendakari, nadie lo duda". Según ha dicho Ortuzar, el PNV "no aspira a la estabilidad total" con pactos "multibanda", sino a tener un Gobierno vasco "lo más fuerte y estable posible, capaz de sacar adelante los presupuestos"

Aunque Ortuzar ha dicho que no tiene ninguna preferencia concreta por uno u otro partido, sí ha señalado que con el PSE les une la tradición de acuerdos de la pasada legislatura y los que mantienen vigentes en los ayuntamientos vascos y las diputaciones -aunque haya "zonas más grises" en cuanto al autogobierno y el "nuevo estatus"-, "mientras que con EH Bildu venimos de una situación de bloqueo y de desconfianza mutua". Una situación que según ha dicho, podría cambiar, ya que "he visto a sus dirigentes con una voluntad clara de llegar a acuerdos".

EH Bildu se negó en marzo de 2013 a pactar el "suelo ético" que firmaron en el Parlamento PNV, PSE y PP, y que fijaba el relato de una memoria que "no fuera neutral" a la hora de analizar las violencias. "Hay que ir incluso antes de ese suelo ético", ha dicho Ortuzar, "y pactar un diagnóstico común en Paz y Convivencia con la izquierda abertzale, para pactar incluso los descuerdos", ha dicho. "El suelo ético no fue la razón del desencuentro, fue más un ejemplo; les propusimos 25 expresiones alternativas y ninguna les valía". En su opinión, se trata de que "usemos los mismos nombres para las mismas cosas. Ya sabemos todos de lo que hablamos", ha añadido.

El PNV sabe que en EH Bildu, Sortu tiene el control y que ese hecho podría condicionar un relato único. Coincidentes con el discurso de Eusko Alkartasuna, de Aralar y de Alternatiba, las fuerzas minoritarias de la coalición, quiere evitar sorpresas en el Parlamento atando en corto a los herederos de Herri Batasuna con un discurso claro en el sentido de que "matar estuvo mal".

No a Rajoy

El presidente del PNV ha vuelto a asegurar que nada ha cambiado en relación con la postura del PNV ante Rajoy. "Han cambiado cosas en el PSOE, pero nada en el PNV", ha dicho ratificando que el "no" sigue vigente y que la abstención, en el hipotético caso de una nueva investidura de Mariano Rajoy como presidente, no es una opción. "Yo propuse en su día una abstención colegiada y algún socialista se estará tirando ahora de los pelos", ha dicho, "pero ahora no hay razones para ello", ha ratificado tras asegurar que nadie en Moncloa se ha puesto en contacto con él para reclamárselo, y tampoco desde la gestora del PSOE para tantearle.

Más información