Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las dificultades para la investidura

Rajoy mantiene su oferta de pactos a la espera de la gestora del PSOE

El PP no da por supuesta la abstención de los diputados socialistas hasta que lo determine otro Comité Federal

Maria Dolores de Cospedal, este domingo en Toledo. Ampliar foto
Maria Dolores de Cospedal, este domingo en Toledo. EFE

Esperar a ver cómo se define la gestora que dirigirá ahora el PSOE y “no dar nada por supuesto” en cuanto a que vaya a permitir sin más con la abstención de los diputados socialistas el Gobierno de Mariano Rajoy. Esa será la estrategia del PP y el Ejecutivo en los próximos días y hasta que un nuevo Comité Federal socialista tome una decisión vinculante al respecto. Rajoy mantendrá la oferta de pactos al PSOE y Ciudadanos hasta que la situación se decante sin precipitarse en llamadas o peticiones de reunión para negociar su investidura.

La orden de Rajoy de ser prudentes, no inmiscuirse en los asuntos internos de otros partidos y especialmente del PSOE y no meter la pata sigue vigente. El líder del PP reunirá este lunes a su comité de dirección para analizar el complicado momento político pero con esa máxima aún invariable.

“Moderación en un momento muy delicado”

El PP organizó ayer, en un cigarral de Toledo, un acto de Dolores de Cospedal, su secretaria general, con las Nuevas Generaciones. Parecía la ocasión para emitir un mensaje o una oferta. No lo fue. Repitió el habitual mitin de campaña en el que presentó al PP como el partido “de la seriedad, moderación y confianza” que quiere la mayoría del país para encarar un “momento muy importante, delicado, especial y complicado para España”. Al PSOE ni lo mencionó y se ocupó sobre todo de atacar a Podemos como responsables de la “radicalidad” sin más proyecto detrás que el “odio y la frustración”. Cospedal volvió a ofrecer al PSOE su colaboración en los gobiernos locales y autonómicos si le falla el pacto con Podemos.

“La situación es delicada. Podemos va a intentar explotarla al máximo y lo inteligente por nuestra parte es mantener un perfil bajo para que no se vuelva en nuestra contra”, afirma uno de los miembros de la dirección popular de la máxima confianza de Rajoy. El PP prefiere esperar a ver “qué señales” envía esta semana en sus pronunciamientos públicos la nueva gestora del PSOE antes de sacar conclusiones. Temen que la enorme presión, especialmente de Podemos y de la militancia socialista, impida a la gestora pronunciarse abiertamente sobre la abstención de Rajoy.

En La Moncloa optan por extremar la cautela. “No se puede dar nada por supuesto de las posibles intenciones de la gestora, es mejor no hacer cábalas tampoco sobre una hipotética investidura, porque será probablemente otro Comité Federal del PSOE el que tendrá que definir una posición política tan relevante”, señalan en el equipo de Rajoy en el Gobierno. En el PP no quieren cometer justo ahora el error de las prisas tras nueve meses sin Gobierno con plenas funciones. “Hay margen y ahora conviene estar atentos a cómo se comporta el PSOE postSánchez y cómo justifica que se ha derrocado al secretario general solo para abstenerse a favor de Rajoy”, argumenta otro componente de la cúpula popular.

Rajoy emitirá hoy la doctrina oficial pero sus colaboradores ayer especulaban con que en el fondo el escenario de cara a una investidura no ha cambiado sustancialmente: “El PSOE sigue siendo imprescindible y lo único que está descartado ahora es el Gobierno Frankenstein alternativo que quería Sánchez”. Rajoy mantiene por ahora la oferta de pactos de Estado o de gobierno en coalición a PSOE y Ciudadanos pero tampoco quiere precipitarse.

Un vicesecretario nacional del PP apunta por su parte que el escenario general ha cambiado algo: “La posición negociadora del PSOE es ahora mucho más débil y un gobierno en minoría ahora no es lo mismo que un gobierno en minoría hace una semana”. Esa presión traería “más inestabilidad” al ejecutivo porque tras favorecer que Rajoy siga en La Moncloa los populares creen que el PSOE “tendría que reivindicarse frente a Podemos y hacer una oposición más dura”. En ese supuesto, el PP no descarta añadir a las condiciones para la abstención un apoyo a los presupuestos.

En el PP hay dudas sobre las ventajas de acudir a unas terceras elecciones para clarificar definitivamente el panorama. Hay dirigentes que piensan que la crisis interna ha debilitado tanto al PSOE que podría tener un “resultado calamitoso” y otros que auguran que el malestar general de los votantes pudiera pasarle factura a todos los partidos con una mayor abstención.

Más información