Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un accidente de tren en O Porriño (Pontevedra) provoca cuatro muertos

El descarrilamiento se ha producido cerca de la estación, tras salirse de la vía el primer coche

Imagen del accidente facilitada por un testigo.

Cuatro personas han muerto como consecuencia del descarrilamiento de un tren portugués con 65 personas a bordo, que se ha producido en la mañana de este viernes junto a la estación de O Porriño (Pontevedra). El accidente ha ocurrido a unos 200 metros del apeadero. Dos de los fallecidos son trabajadores ferroviarios: el maquinista, de nacionalidad portuguesa, y el interventor, vecino de Vigo. Las autoridades han abierto una investigación sobre las causas del accidente y han procedido ya a extraer los datos de la caja negra del tren, según han confirmado fuentes judiciales.

El ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, se ha trasladado al punto del accidente y ha informado de que en el lugar se estaban realizando obras de mantenimiento, unos trabajos que obligaban a los trenes a desviarse a una vía provisional y reducir la velocidad. El tren, un modelo diésel de la serie 592, superó una amplia revisión en mayo, ha añadido Catalá, así como una inspección más superficial ayer mismo en Oporto. "Tanto maquinista como tren tenían todas las certificaciones y garantías adecuadas al reglamento de circulación ferroviaria", ha resaltado el ministro.

El accidente del Tren Celta en O Porriño

El director asistencial del 061, José Carlos Fontoira, ha explicado que 47 personas han resultado heridas, siete de ellas graves y una muy grave, una cifra que posteriormente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha reducido a 46. 

Tres de las cuatro víctimas han fallecido en el lugar del accidente. Se trata del maquinista, José Arnaldo Moreira, de 45 años, según el periódico portugués Jornal de Noticias. Llevaba tiempo realizando el servicio entre Vigo y Oporto que se alternaba con personal tanto de Renfe como de su homóloga portuguesa que cubrían la ruta de forma conjunta desde 2011. El segundo fallecido es el interventor del tren, Miguel Veiga, de 55 años, vecino de Vigo, y el tercero, un ciudadano de nacionalidad norteamericana.

La cuarta víctima del siniestro ha perdido la vida en el hospital Álvaro Cunqueiro. Joaquín Rodríguez, de 23 años, conocido jugador de balonmano, estudiaba en la escuela de maquinistas de Santiago. Es hijo del sindicalista de UGT Galicia, Cándido Rodríguez, que fue responsable de Transportes.

El denominado tren Celta, que había partido de Vigo a las 9.02 con destino Oporto, ha descarrilado sobre las 9.25 por razones que se desconocen. En el tren iban 63 viajeros, el maquinista y el interventor. El operador del tren, la empresa lusa Comboios de Portugal, ha descartado que las obras en la zona hayan tenido relación con el accidente. La compañía niega un fallo humano o técnico y alude  a "circunstancias anormales" pendientes de aclarar.

Tren descarrilado hoy en Galicia
Imagen tomada desde el puente contra el que ha chocado el tren.

Los primeros datos indican que el tren chocó contra un puente sobre el que discurre la N-120 y que se detuvo tras impactar contra una torreta de acero. De los tres coches que conformaban el convoy ha volcado el de cabeza mientras los otros dos han resultado ligeramente afectados.

La mayoría de los pasajeros han abandonado el tren por su propio pie, caminando por las vías, incluso algunos de los que se encontraban heridos. De los 48 heridos, 20 han sido evacuados al hospital Álvaro Cunqueiro, 14 al hospital Povisa (ambos en Vigo), nueve al de Fátima y el resto al centro de salud de O Porriño. "No se teme por la vida de ninguno de los heridos", ha precisado el director asistencial del 061. Feijóo ha confirmado que entre los pasajeros había un estadounidense, varios sudamericanos, un británico, un coreano y un italiano. Al final del día, 34 han sido dados de alta.

Testigos presenciales que viajaban en uno de los convoyes declararon que el tren iba a bastante velocidad y frenó bruscamente, provocando la caída de maletas y otros enseres del pasaje. El trayecto que realizaba era un trazado de línea recta donde aparentemente no había obstáculos en la vía. La alcaldesa de O Porriño, la socialista Eva García de la Torre, ha asegurado que recientemente se hizo en la zona un arreglo para que los convoyes que pasan "por el medio del pueblo" circulasen a menor velocidad. García de la Torre añadió que el tren chocó inicialmente contra la base de un puente, en una zona "en la que no hay mala visibilidad". 

ADIF, el gestor de infraestructuras ferroviarias dependiente del Ministerio de Fomento, ha informado de que se ha "interrumpido el tráfico ferroviario entre las estaciones de Louredo-Valos y O Porriño (línea Pontevedra-Tui-Portugal)". La empresa ha abierto una investigación para intentar conocer las causas del siniestro, mientras el Juzgado de Instrucción número 2 de O Porriño, en funciones de guardia, ha asumido el caso, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

El tren está operado por Comboios Portugal, la Renfe portuguesa, y el maquinista es natural del país vecino del Oeste, según Renfe. La firma española y la portuguesa prestan de forma conjunta desde 2011 el servicio ferroviario entre Vigo y Oporto. Cada día circulan dos trenes internacionales por sentido en este recorrido (Tren Celta) y la duración del viaje es de dos horas y 15 minutos, según ha confirmado Renfe.

El tren accidentado es un automotor diésel de la serie 592 que data de los años 80. Estos modelos se conocen popularmente en el sector como camellos, por la joroba que tienen en la parte superior para albergar el aire acondicionado. Fueron construidos entre 1981 y 1984 por Macosa y Ateinsa (actual Alstom), aunque fueron sometidos a remodelación a partir de 2002, según datos de Renfe. El tren pertenece a esta firma española, que lo tiene alquilado a Comboios Portugal.

Las caravanas electorales del PPdeG, PSdeG, BNG y En Marea han sido canceladas para la jornada de este viernes debido al accidente. Además, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha suspendido su presencia en un acto que tenía en Pontevedra como presidente del PP provincial para acudir al lugar del accidente.

Renfe y ADIF han expresado su pesar por las víctimas y han mostrado sus condolencias a los familiares. Renfe y el Ministerio de Fomento han activado el Plan de Asistencia a Víctimas de Accidentes Ferroviarios y sus Familiares (PAVAF). Las autoridades han habilitado un número de teléfono de información a los afectados (900101020).

Más información