Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Migración turística en ferragosto

El puente de agosto vacía Madrid y revienta las playas de Valencia mientras en Barcelona se llenan los hoteles tanto a diario como los fines de semana

La playa de la Malvarrosa, en Valencia, el domingo por la mañana.
La playa de la Malvarrosa, en Valencia, el domingo por la mañana.

No ha sido hasta el ferragosto que Madrid se ha vaciado este verano: vagones de Metro fantasmagóricos, avenidas, como el Paseo de la Castellana o la Gran Vía, completamente desiertas y mucho hueco para aparcar, desde el céntrico barrio de Chueca hasta el apartado distrito de Ciudad Lineal. El único reducto donde se puede ver algo de vida y movimiento, ya sean visitantes, ya sean madrileños que no pueden escapar de la urbe, es en el barrio de La Latina. Allí, se rinde tributo a La Paloma, la virgen de agosto y la patrona oficiosa de la capital.

Madrid se ha convertido en una ciudad turística que no se vacía en verano: el año pasado más de 670.000 turistas disfrutaron de la urbe en agosto, según datos de la empresa municipal Madrid Destino; un 5% más que en 2014. Cifras que, en base a las previsiones, mejorarán este año después de que el número de visitantes creciera un 4,21% en junio y un 2,53% en el primer semestre. Pero el puente de agosto no perdona y ha provocado la genuina estampida estival.

El Paseo de la Castellana, el domingo por la mañana. ampliar foto
El Paseo de la Castellana, el domingo por la mañana.
Mientras todo el mundo evacuaba la ciudad, donde hoy es festivo, la alcaldesa Manuela Carmena, que estaba fuera de vacaciones, decidía volver para asistir hoy a los festejos de La Paloma. En dirección contraria a la mayoría de madriléños que el viernes colapsaron las principales carreteras de salida de la capital anunciando el vaciado de la ciudad.

La DGT calcula 6,3 millones de viajes por carretera este fin de semana

En base a los cálculos de la Dirección General de Tráfico, entre las tres de la tarde del pasado viernes y las doce de la noche de hoy se va a producir el mayor movimiento de coches de todo el verano: 6,3 millones de viajes por las carreteras españolas. Unos se dirigen al pueblo —muchos de los cuales se encuentran celebrando sus fiestas patronales, momento en el que su población se duplica e incluso triplica—; otros eluden el calor acercándose a la montaña; y muchísimos buscan ese chapuzón en agua salada bien para iniciar sus vacaciones, bien para escapar momentáneamente del asfalto.

Así, este domingo las playas de la ciudad de Valencia mostraron un lleno absoluto, como la de la Malvarrosa. Y desde La Patacona al norte, en Alboria, hasta las de Pinedo y el Perellonet al sur, lindantes con el Parque Natural de L’Albufera. La tradicional imagen de una urbe desierta coincidiendo con el puente del 15 de agosto solo se mantiene en Valencia, en parte, gracias al sostenido aumento de turistas que viene registrando la ciudad.

El año pasado, Valencia cerró con un aumento de visitantes del 12%. Y en lo que va de 2016 el incremento es superior, con subidas que en el caso de los turistas extranjeros roza el 20%. La inestabilidad en otras zonas del Mediterráneo, desde el Magreb a Turquía, y los atentados en Francia han disparado las reservas en la Comunidad Valenciana, que espera batir este verano su récord de turistas foráneos, con más de siete millones.

Récord de tráfico aéreo

En Barcelona, la ocupación hotelera entre semana se sitúa en el 75%

Además de quienes la visitan ex profeso, Valencia se ha convertido en una parada para muchos turistas de destinos clásicos de sol y playa en la comunidad autónoma, así como para jóvenes que asisten a macrofestivales veraniegos. Las pernoctaciones de visitantes de otros continentes creció un 18% en la primera mitad del año. Y, desde junio, Valencia es la ciudad europea con mayor aumento del tráfico aéreo de larga distancia (26%). Ese ascenso del turismo ha provocado quejas vecinales por el aumento del número y tamaño de las terrazas. También por la proliferación de apartamentos turísticos, que ha llevado al Ayuntamiento a anunciar nueva regulaciones.

En Barcelona la ocupación hotelera en los fines de semana de junio, las últimas cifras oficiales disponibles, ha superado el 81%, cumpliendo así con las grandes expectativas que tenía el sector en esta temporada estival. Entre semana, el 75% de las plazas de los 668 establecimientos de distintos tipos que hay en la ciudad han estado llenos, sin contar los pisos turísticos. Las pernoctaciones subieron un 3,4% con respecto al año pasado, llegando a los 1,74 millones. Por su parte, el aeropuerto de El Prat registró su mejor junio de la historia, al superar los 4,2 millones de pasajeros. Aena indica que es un aumento del 10% con respecto al mismo mes de 2015.