Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paseo por Sevilla, viaje exprés a Rota y almuerzo político en Madrid

Obama visita durante tres días España en medio de un calor asfixiante y en los que se reunirá con los principales líderes

Barack Obama, antes de viajar a Varsovia, Polonia.
Barack Obama, antes de viajar a Varsovia, Polonia. REUTERS

El aeropuerto de San Pablo en Sevilla espera impaciente al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para dar el comienzo oficial a los tres días de visita del mandatario norteamericano. Si los retrasos no lo impiden, el avión procedente de Varsovia, donde se celebra una cumbre de la OTAN, aterrizará el próximo sábado en torno a las 22.00. Y nada más poner un pie, Obama notará que España es diferente. Cambiará las nubes y los 19 grados de la capital de Polonia por los sofocantes casi 40 de Sevilla.

Más allá de la meteorología que acompañará a Obama durante la visita —la primera de un presidente de Estados Unidos desde 2001, cuando George W. Bush se reunió en Madrid con el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar—, su primer acto será ya el domingo; pero nada de reuniones o diálogos políticos. Obama paseará por el centro de la capital hispalense, donde visitará, si nada lo impide, la Giralda y los Reales Alcázares. No está confirmada la agenda definitiva, aunque sí que será Felipe VI tanto quien reciba al dirigente estadounidense como quien lo acompañe por el centro de Sevilla.

Una vez concluido el paseo por unos monumentos que visitan cerca de 1,5 millones de turistas todos los años, Obama pondrá rumbo a la base naval de Rota (Cádiz). Los 2.846 militares que viven allí junto a 2.610 familiares poco tiempo tendrán de estrechar la mano al presidente: apenas pasará dos o tres horas en un recinto indispensable para el escudo antimisiles de la OTAN. Más allá de la brevedad del encuentro, por no calificarlo de fugaz, los allí presentes estarán ante un evento histórico. Ningún mandatario de Estados Unidos había hecho una parada en una base que lleva operativa ya 63 años fruto de los acuerdos entre el dictador Francisco Franco y el Gobierno norteamericano.

Agenda provisional del presidente Obama pulsa en la foto
Agenda provisional del presidente Obama

Una vez que Obama haya tachado de la lista de la visita oficial Sevilla y Rota, el domingo por la noche viajará hasta Madrid, donde se hospedará en la embajada de Estados Unidos. En plena milla de oro de la capital de España y con un cerco policial perceptible desde hace dos semanas, compartirá una noche con su embajador, James Costos —que participó en la financiación de la campaña del líder demócrata para llegar a la Casa Blanca—.

El lunes cierra esta gira por España con una agenda eminentemente política e institucional. Si las previsiones se mantienen, Obama será recibido a casi 40 grados de temperatura por el Rey en el palacio de La Zarzuela para, justo después, dirigirse a La Moncloa, donde mantendrá un encuentro con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Brindis de Obama y Felipe VI

Sin apenas tiempo para digerir ambas reuniones, el presidente de Estados Unidos, que afronta la recta final de su segundo y último mandato, tendrá la ocasión de acudir al Palacio Real. Allí, donde el turista tiene que soltar 11 euros de su bolsillo por visitarlo, almorzará con los Reyes y tanto Felipe VI como Obama pronunciarán sendos discursos en el brindis que precederá a la comida.

Y con un Ejecutivo en funciones, y un país pendiente de qué Gobierno se configurará tras las elecciones del pasado 26 de junio, el mandatario estadounidense mantendrá reuniones con los principales dirigentes políticos de España. A pesar de que no está confirmado dónde será este encuentro —si en el propio Palacio Real tras la comida o en la embajada—, Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidos Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) serán recibidos por el presidente norteamericano.

Aunque el contenido de estas conversaciones no se conoce, quién sabe si termina siendo el germen de un acuerdo para el futuro Ejecutivo; y el viaje de Obama por España es algo más que un paseo, un viaje exprés y un almuerzo.

Diferente actitud de IU y Podemos

E. G. de Blas / F. Manetto

Apenas diez días después de las elecciones, los socios de la coalición Unidos Podemos se han distanciado a cuenta de la visita oficial a España del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Mientras el líder de Podemos, Pablo Iglesias, almorzará con el mandatario el próximo día 11, invitado por la Casa del Rey, Izquierda Unida lanzó ayer una campaña contra la visita del presidente estadounidense, quien representa, a su juicio, “lo peor de las políticas belicistas y de injerencia impuestas en el planeta”.

El hashtag en Twitter #Obamagohome (Obama vuelve a casa) fue trending topic este jueves gracias entre otros a la movilización de los seguidores de IU y del partido comunista, en particular. Podemos no la apoyó oficialmente, aunque los eurodiputados del partido Miguel Urbán y Lola Sánchez sí la respaldaron en Twitter. IU difundió un durísimo comunicado en el que sostuvo que la “actuación política y militar de Estados Unidos” supone “la mayor amenaza para la paz” y conlleva “el incremento de centenares de miles de civiles muertos”.

Más información