Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista al líder de Ciudadanos en Madrid

Aguado: “Rajoy puede aprender de Cifuentes a tener más cintura política”

El líder de Ciudadanos en Madrid repasa las claves de su pacto con el PP, que reproduce el ideal de Albert Rivera para apoyar el próximo Gobierno

Ignacio Aguado. Ampliar foto
Ignacio Aguado.

Ignacio Aguado (1983), líder de Ciudadanos en Madrid, vive en esta Comunidad la situación que su partido considera ideal para apoyar un gobierno de España del PP: firmó un acuerdo de investidura con Cristina Cifuentes, que se presentaba por primera vez, a cambio de una serie de reformas. Aunque los 32 diputados de la formación no son suficientes para decidir el nombre del próximo presidente con un acuerdo bilateral, Albert Rivera ha dejado claro que está en contra de la continuidad de Mariano Rajoy en La Moncloa. Pide un nuevo líder para apoyar un Ejecutivo del PP.

 Pregunta. Se presentó con la regeneración como lema. ¿Por qué pactó con el partido que lleva gobernando Madrid desde 1995, y afectado por la Púnica?

Respuesta. La clave fue que se comprometieron a reformas concretas, y que hubo una regeneración de su equipo, que no venía de cuatro años gobernando, ni de cuatro años encubriendo, protegiendo, o siendo cómplice o copartícipe de todo lo que pasó en la Comunidad en términos de corrupción, derroche y aumento de la deuda. De Cifuentes al último consejero todos eran nuevos. Entendieron que sin sentarse a hablar no iban a gobernar. Esa es la fortaleza de Ciudadanos: obligar a una nueva forma de hacer política, a un nuevo equipo, y condicionar la marcha de la Asamblea, porque podemos sacar medidas adelante con el PP, pero también con el PP y con Podemos.

P. Describe el ideal de Albert Rivera para negociar La Moncloa con el PP. ¿Por qué se oponen a la continuidad de Rajoy?

R. Es fundamental que las personas que vayan a encabezar un nuevo gobierno tengan las manos limpias. Pongo un ejemplo con el Canal de Isabel II. Si Ignacio González [expresidente de la Comunidad] había estado metido en las tramas del Canal, es imposible que lo regenere. Llega Cifuentes, con la rémora de ser del mismo partido, pero con las manos libres para meterle mano. Seguramente González no habría sido capaz porque estaba metido en el ajo. Esa es la importancia de cambiar los equipos. Si son los mismos, es complicado que tiren de la manta.

P. Eva Borox dimitió como diputada autonómica de Ciudadanos al conocerse su amistad con David Marjaliza, muñidor de la trama Púnica, aunque nunca ha sido imputada ni investigada. ¿Resta eso credibilidad a su discurso?

R. Creo que hemos ganado legitimidad. Es una persona que sin estar tan siquiera imputada, ni antes ni ahora, da un paso a un lado y se va por una etapa de cuando Ciudadanos ni existía y en la que un presunto delincuente la inculpa. Hicimos lo que teníamos que hacer, y ella también.

P. Ciudadanos se ha negado a entrar en el gobierno de Madrid. ¿Cómo conviven así dos socios?

R. Es que no somos socios. El PP viene de 20 años aplicando sistemáticamente el rodillo en todo. Las leyes no se hacían en la Asamblea, se hacían en Sol, en el Ejecutivo. La Asamblea era un mero trámite. Ahora no. Eso les sigue descolocando mucho. Han presentado proyectos como el de la ley contra la homofobia sobre el que están planteando ahora su abstención. ¡A su propio proyecto! Está tan modificado que ya no lo sienten como suyo. Estamos consiguiendo separar los poderes: hay un Ejecutivo que tiene que aplicar el presupuesto y gestionar; un legislativo que hace las leyes, con ellos o sin ellos; y la justicia. Es lo que no terminan de digerir, que han perdido la iniciativa legislativa. Es más duro gobernar así. Todo es negociado. A Rajoy eso no le hará mucha ilusión.

P. ¿Qué puede aprender Rajoy de Cifuentes?

Ciudadanos asume que el PP presidirá el Congreso

Los dirigentes de Ciudadanos abogaron tras las elecciones del 20-D porque la presidencia del Gobierno y la del Congreso correspondieran a partidos distintos. Sin embargo, los mejores resultados del PP tras el 26-J han hecho que esta formación asuma que no será posible. Aunque el partido de Albert Rivera propondrá ese esquema, y tener dos representantes de los siete que componen el organismo que gobierna la Cámara Baja, sus dirigentes asumen ya que difícilmente cumplirá ninguno de los dos objetivos. Ciudadanos cuenta con mantener uno de los dos representantes que tuvo la pasada legislatura, y con que el PP presida la Mesa, salvo que le ofrezca este puesto al PSOE como contrapartida de un acuerdo de Gobierno. 

R. A tener más cintura política. Cifuentes aborda los problemas. Rajoy los intenta solucionar dejándolos en el montón de las cosas que se solucionan solas. Eso puede que le haya funcionado, por eso lleva tantos años en política, dejando las cosas empantanadas a ver si ellas se solucionar por sí mismas. Me parece una irresponsabilidad tener un presidente del Gobierno que deja tantas cosas como Rajoy en el montón de las cosas que se solucionan solas, que da la callada por respuesta, impertérrito, que no da soluciones, que no es diligente y eficaz. Cifuentes puede acertar o fallar, pero es más diligente a la hora de afrontar los problemas. Rajoy va permanentemente con los pies a rastras, y lleva una mochila de piedras cargada hasta arriba que tiene que ver con tramas de corrupción e incoherencias de su partido que le imposibilitan abordar una nueva etapa política y cambios reales en España. Es continuismo puro y duro. Seguir tapando lo que tiene que tapar de corrupción, que no le estallen fuegos y aguantar cuatro años más por el mero hecho de estar ahí, no porque sienta la necesidad de reformar España

P. ¿Cómo es negociar con un partido que viene de gobernar, como ocurrió en Madrid y podría ocurrir ahora en el Congreso?

R. Son negociaciones duras, pero no tanto por el toma y daca, sino porque partes de una situación de desventaja. No conoces toda la información que ellos sí. No sabes hasta dónde puedes forzar, hasta dónde puedes apretar. Nos pasó en la negociación del acuerdo de investidura, donde ahora tenemos la sensación de que fuimos demasiado benevolentes a la hora de exigir. Pongo un ejemplo: los profesores. Pedimos 500 nuevos profesores, nos pusieron todo tipo de trabas y nos dijeron que era imposible. Ahora estamos en prácticamente 1000 nuevos en un año. Pagamos la novatada. Aun así, hemos conseguido cosas muy importantes, y se están cumpliendo.

P. Han perdido ustedes ocho diputados en las elecciones generales. ¿Qué han hecho mal?

R. Al margen de factores exógenos, como el Brexit, el voto del miedo, la repetición electoral o la ley electoral, hemos tenido menos capacidad de movilizar al votante de centro.