Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ausbanc nos pidió 300.000 euros como chantaje”

El expresidente de Novagalicia dice que puso la supuesta extorsión en conocimiento de la CECA

El expresidente de NovaGalicia José María Castellano. Ampliar foto
El expresidente de NovaGalicia José María Castellano. EFE

El expresidente de Novagalicia José María Castellano, ha relatado este jueves al juez Santiago Pedraz las maniobras de extorsión a las que supuestamente sometió Ausbanc a la entidad gallega. El antiguo ejecutivo ha manifestado que tras su desembarco en la caja, tras la fusión de Caixa Nova y Caixa Galicia, Ausbanc publicó una carta y un artículo elogiosos hacia su figura. Según su testimonio, Castellano, que no conocía a Ausbanc, se informó sobre la naturaleza de la organización presidida por Luis Pineda. “Me dijeron que tuviera mucho cuidado, porque cobraban dentro y fuera del sector bancario”, ha manifestado a los medios tras declarar.

Las exigencias económicas no tardaron en llegar. “Le pidieron al secretario del consejo y al director de Comunicación 300.000 euros como chantaje; era una época muy complicada con las preferentes y las cláusulas suelo, dije que no pagaba y cancelamos los contratos” firmados por Caixa Nova y Caixa Galicia. A partir de ese momento llegó el acoso. “Empezaron a hablar mal de nosotros, montones de tuits, que si era un gangster, que si robaba. Luego, no sé si fueron ellos, tuve dos escraches en mi casa, gente tocando el bombo ante las oficinas, los empleados lo pasaron bastante mal”, ha recordado Castellano.

El exdirectivo ha asegurado que puso la extorsión en conocimiento de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, pero que los estatutos de esta corporación impedían a esta actuar, por lo que cada entidad tenía que defenderse por su cuenta, Castellano ha recordado que la mayoría de las cajas y bancos españoles se sometieron al chantaje de Ausbanc, “algunos durante casi veinte años”.

Tras Castellano ha prestado declaración Montserrat Suárez, ex abogada de Manos Limpias. Esta ha aportado documentos que, según ella, prueban el "matrimonio" de intereses entre el sindicato presidido por Miguel Bernad y Ausbanc. En concreto, se ha referido a la junta de accionistas del BBVA de 2013, en la que la abogada de Manos Limpias en el caso Nóos, Virginia López Negrete, pidió la salida del banco de Antonio Ballabriga, jefe de reputación corporativa del banco y que estuvo imputado temporalmente en la causa que afecta a la infanta Cristina.

El redondeo de Catalunya Banc

El sumario de la Operación Nelson sigue ofreciendo datos sobre la supuesta extorsión de Luis Pineda. Los directivos de Catalunya Banc, anteriormente Catalunya Caixa, grabaron una reunión con la responsable jurídica de Ausbanc, María Mateo, quien en nombre de Pineda, reclamaba 500.000 euros a cambio de no hacer publicidad de una sentencia del Tribunal Supremo 2008 que suprimía las cláusulas de redondeo en las hipotecas a favor de las entidades bancarias, de modo que estas se evitaban reclamaciones de clientes perjudicados. Muy pocos depositantes conocían esta sentencia –publicada como anuncio en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) y en el diario Abc- y Catalunya Caixa no había tenido que hacer frente hasta entonces a ninguna reclamación de cantidad.

El pago de 500.000 euros que proponía Ausbanc se dividía en dos mitades. Los primeros 250.000 euros se entregarían a la organización de Pineda para que con ellos se encargara de pagar directamente a los clientes que efectuaran reclamaciones, quedándose Ausbanc el dinero que sobrara. Así, si solo acudían, por ejemplo, tres clientes a los que hubiera que devolver 1.000 euros en total, los 249.000 restantes se quedaban íntegramente en las arcas de Pineda.

Los otros 250.000 euros se abonarían en concepto de “líneas de colaboración institucional”, es decir por la vía habitual en Ausbanc de patrocinio de actos, seminarios e inserciones publicitarias de Catalunya Banc en las publicaciones del grupo de Luis Pineda.

Posteriormente a esta reunión, celebrada en las oficinas de Catalunya Banc, Luis Pineda mantuvo una charla telefónica con el jefe de los servicios jurídicos de la entidad, Ramón Lluís García Torné. Esta conversación también fue grabada. En ella, el jefe de Ausbanc reiteraba la petición de los 500.000 euros para cerrar el tema de las cláusulas de redondeo. "Y si no, pues, pues oye, pues, pues también batallando se lo pasa uno bien, ¿no?", le decía Pineda para convencerle de alcanzar un trato.

Catalunya Banc, presidida por Narcis Serra, se negó a cualquier pago. Desde que salió la sentencia del Supremo solo ha tenido que hacer frente a 12 reclamaciones por cláusulas de redondeo por las que se ha visto obligada a pagar un total de 5.196 euros. En los días siguientes a la conversación, Ausbanc organizó una manifestación ante la sede central de Catalunya Banc relativa a las cláusulas de redondeo.

Las cláusulas suelo

Además, la Policía sospecha que Pineda, se quedó con un remanente de 917.000 euros que le pagó Liberbank destinado a varios afectados por cláusulas suelo en las hipotecas que tenían suscritas en la entidad. Tras la declaración de varios testigos en la causa, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) concluye que Liberbank pagó directamente a Ausbanc un importe total de 1,14 millones de euros procedentes del acuerdo que ambos habían alcanzado en relación con 191 demandas presentadas por clientes.

Parte de este dinero se transfirió en pequeñas cantidades a 164 personas, posiblemente clientes de Liberbank asociados de Ausbanc, según la Policía, que añade que la entidad que presidía Pineda se “beneficia del remanente” de 917.000 euros, que fueron transferidos a cuentas de Ausbanc.

Más información