Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy califica de “broma” que se le acuse de una conspiración anticatalana

El presidente rechaza que el escándalo vaya a tener algún efecto en la campaña electoral

Mariano Rajoy, este jueves, en Santa Olalla del Cala.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, volvió este jueves a respaldar a su ministro del Interior, Jorge Fernández, y a secundar la teoría de que en el caso de las grabaciones en su despacho que revelan una operación para impulsar investigaciones contra políticos nacionalistas catalanes el perjudicado es el Ejecutivo popular y su partido. "Aquí algunos han puesto en circulación una curiosa teoría de que es una conspiración contra el independentismo catalán cuando lo que ha habido es una reunión entre dos personas que tienen entre sus obligaciones perseguir el delito".

Rajoy aseguró este jueves, justo antes de un caluroso mitin en Santa Olalla del Cala, en la serranía de Huelva, que esta polémica que denominó "historia" no va a producir "ningún efecto en ninguna campaña". El líder del PP intentó así restar trascendencia a la posible repercusión sobre el voto del domingo para las elecciones generales, pese a que volvió a insistir en su teoría de que el descubrimiento de estas grabaciones realizadas en el despacho del ministro hace dos años no puede considerarse casual.

"Si algo me preocupa mucho es que alguien haya grabado hace dos años una conversación y esa grabación se haga pública dos años después y a cuatro días de las elecciones. Por eso hemos ordenado que se investigue", abundó Rajoy.

El jefe del Ejecutivo avanzó también su creencia de que esa investigación interna encargada por el propio ministro del Interior dará resultados: "Creo que tenemos posibilidades reales de llegar a saber esta suerte de grabaciones".

Rajoy, sin embargo, rechazó especular o expresar su opinión sobre quién ha podido realizar esas grabaciones o a quién podrían beneficiarle: "No lo sé, francamente, y yo no tengo que tener ninguna teoría porque yo soy el presidente del Gobierno y no puedo andar poniendo en circulación rumores". El candidato popular tampoco ahondó mucho sobre la hipótesis de que las grabaciones hayan sido manipuladas y puestas en circulación sin todo su contexto: "No adelanto acontecimientos ni cosas que desconozco".

El líder del PP subrayó sobre la polémica los aspectos que a él le inquietan especialmente: "Que alguien grabó al ministro y al jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña en su despacho y eso es algo muy desagradable, contrario a la ley y al Estado de derecho; y que acusarnos de una conspiración antiindependentistas al jefe de la Oficina Antifraude del Parlamento de Cataluña que fue nombrado por tres quintos de los miembros del Parlamento de Cataluña y al ministro del Interior no deja de ser una broma". Rajoy añadió al final una tercera posibilidad que entiende cabe considerar sobre lo ocurrido: "El intento de aprovechamiento de todos ahora que no tiene sentido".

El aspirante popular a la Presidencia del Gobierno acudió en la mañana de este jueves a este pequeño pueblo de Huelva de 2.000 habitantes para destacar que él y su partido sí se preocupan y ocupan de los problemas de este tipo de localidades frente a formaciones como Ciudadanos a la que siempre acusa de querer eliminar las Diputaciones, como figura en su programa electoral. Santa Olallas del Cala llevaba gobernada con mayoría absoluta por el PP desde hace tres mandatos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información