Debate económico
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Combinaciones de cuatro tomados de dos en dos

Los mayores ataques salieron del bando de la coalición fallida, que parece que habían decidido no hacerse daño entre ellos

Nacho Álvarez, Luis de Guindos, Carlos de Vega, Jordi Sevilla y Luis Garicano.
Nacho Álvarez, Luis de Guindos, Carlos de Vega, Jordi Sevilla y Luis Garicano. SAMUEL SÁNCHEZ

Recuerdo todavía cuando en el colegio, en clase de Matemáticas, nos explicaban las combinaciones y las permutaciones. Por supuesto que no me acuerdo de la fórmula, pero sí del razonamiento. El miércoles, durante el debate a cuatro sobre política económica organizado por EL PAÍS, pudimos comprobar que los líderes del multipartidismo a veces se asociaban de dos en dos ante los diversos temas que salían a colación. Eran combinaciones de cuatro elementos tomados de dos en dos.

Más información
Los responsables de economía niegan que vayan a hacer más recortes
La precariedad y la creación de empleo enfrenta a los responsables económicos
El PP y Ciudadanos defienden bajar los impuestos y PSOE y Podemos, el gasto social
Así te hemos contado el debate económico de EL PAÍS

El debate, en formato televisivo y emitido en la web de EL PAÍS, fue vibrante y profundo, aunque a veces demasiado técnico. Luis de Guindos, Jordi Sevilla, Nacho Álvarez y Luis Garicano no evitaron el choque, ni a derecha ni a izquierda, y se apoyaron indistintamente en quien más les interesaba para defender sus propuestas electorales.

Los asuntos a debatir eran el empleo, la política fiscal, las políticas sociales y la Unión Europea. Como era de esperar, el que estuvo más solo defendiendo sus posiciones fue el ministro de Economía, aunque a veces recibió el apoyo del representante de Ciudadanos o incluso del de Podemos. Físicamente, los ponentes estaban colocados en dos grupos a ambos lados del moderador. A un lado estaban los de la pinza (PP y Podemos), según bromeó el propio De Guindos, y al otro, los del intento fallido de investidura (PSOE y Ciudadanos) en la extinta legislatura de seis meses.

Los mayores ataques salieron del bando de la coalición fallida, que parece que habían decidido no hacerse daño entre ellos y cada uno centró sus misiles sobre un oponente fijo: Sevilla atacó una y otra vez a De Guindos, y Garicano se empleaba a fondo contra Álvarez. Por su parte, el representante de Podemos atacaba al del PP y al de Ciudadanos, y muy pocas veces criticaba al socialista. El ministro de Economía se defendió de los ataques de los otros tres, aunque dedicó más tiempo a responder a Jordi Sevilla.

Al final, después de casi dos horas de debate, se pudo comprobar que sí hay varias alternativas en política económica. Lo intentó explicar muy subjetivamente Jordi Sevilla en su minuto de oro. "Hay dos riesgos", dijo. "Seguir con más de lo mismo, o desarrollar una política económica que nos coloque fuera del euro", en alusiones al PP y a Podemos.

De las propuestas de los cuatro candidatos se deducen tres soluciones diferentes, que a veces se solapan entre unos y otros. La primera es continuar con la política de austeridad del PP, intentando incentivar el crecimiento económico y la creación de empleo con más reformas y con bajadas de impuestos. La segunda, auspiciada por el PSOE, es dar marcha atrás a muchas reformas de la anterior legislatura y recuperar el Estado del bienestar, sin salirse del equilibrio fiscal. Y, la tercera, en palabras de Álvarez, "poner punto final a la austeridad". Garicano navegó entre las propuestas de populares y socialistas.

Sobre ese menú habrá que elegir en las próximas elecciones del 26 de junio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS