Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias promete en Barcelona reconocer “los derechos nacionales” de Cataluña

Unidos Podemos reafirma su apuesta por el referéndum de independencia en el arranque de la campaña

Ada Colau, Pablo Iglesias y Xavier Doménech en el acto electoral en Barcelona.
Ada Colau, Pablo Iglesias y Xavier Doménech en el acto electoral en Barcelona. AFP/ PAU BARRENA

El candidato de Unidos Podemos a la presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha arrancado la campaña reclamando en Barcelona en su primer acto el referéndum de independencia en Cataluña y el reconocimiento de la "plurinacionalidad". Dirigiéndose a los catalanes, ha expresado: "No queremos que os vayáis, pero vamos a respetar vuestro derecho a decidir porque somos demócratas". "No era fácil decirlo, pero lo dijimos, en Sevilla, en Málaga…En todas partes, queremos que en Cataluña haya un referéndum y que los catalanes y catalanes decidan su futuro", ha incidido Iglesias. El candidato se ha referido a la "nación catalana" para proclamar: "Aspiro a ser el presidente que escuche a Cataluña, que reconozca los derechos nacionales de Cataluña".

Con esa fórmula genérica, Iglesias se refiere al reconocimiento de Cataluña como nación, a la constitucionalización del modelo de inmersión lingüística y cultural, y a la apertura del debate de la financiación autonómica.

Pablo Iglesias se ha estrenado en campaña en el primer gran acto en Cataluña, donde la coalición tiene altísimas expectativas. En esta comunidad, En Comú Podem fue primera fuerza el pasado 20-D, y crecerá este 26 de junio, según las encuestas, beneficiada por el bloqueo político después del rechazo de la CUP a los Presupuestos de Junts Pel Sí. La defensa del referéndum de independencia es la clave de su apuesta política, que Podemos trata de combinar con una reivindicación de la "patria", que sin embargo ha estado ausente en sus discursos en este acto en Cataluña. Podemos ha demostrado que no modula su apuesta por la consulta de independencia, sino todo lo contrario, con las implicaciones que eso pueda tener tras el 26-J para el acuerdo de Gobierno que ofrece a los socialistas.

En campaña, Unidos Podemos busca despejar el discurso del miedo presentándose como un partido con experiencia de Gobierno y trasversal. "Somos la fuerza política de la ley, el orden y la democracia", ha llegado a decir Iglesias, que ha estado acompañado de los referentes más importantes de la candidatura: la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, y el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, además de su número dos, Íñigo Errejón, y el cabeza de lista de En Comú Podem, Xavier Domènech. El candidato catalán e Iglesias se han vuelto a besar en la boca, como hicieron con gran revuelo en la sesión de investidura de la legislatura pasada en el Congreso de los Diputados.

La alcaldesa de Barcelona ha abierto el mitin agradeciendo a Pablo Iglesias que aguante las "presiones y las críticas despiadadas". "Tú y yo aguantamos porque sabemos que detrás está la valentía de todos y todas", le ha dicho Colau al líder de Podemos. "Con todas las presiones y críticas que ha aguantado está perfectamente preparado para ser el próximo presidente de España", ha asegurado la regidora desde el escenario, delante del Arco del Triunfo de la capital catalana, ante 4.500 personas que, según la organización, han ocupado el Paseo Lluís Companys.

La alcaldesa y líder de Barcelona en Comú, el referente de la coalición con más proyección junto a Iglesias, ha pedido una alianza "de los pueblos" para "echar al PP" y "conseguir el derecho a decidir en Cataluña". En un discurso enérgico entre catalán y castellano, Colau ha sido la primera dirigente de la candidatura que menciona a la izquierda, algo que no ha hecho ni siquiera el líder de IU, Alberto Garzón. "El 26 de junio quedan dos únicas opciones: o una gran coalición que intente mantener todo como estaba, o un Gobierno de cambio, de izquierdas", ha dicho Colau, "que ponga a las instituciones al servicio de la gente".

El mensaje de Podemos ha buscado también definir un "eje mediterráneo", una alianza de las comunidades  de Cataluña, Valencia y Baleares, donde precisamente sus coaliciones están cosechando los mejores resultados. En Cataluña y Baleares, como primera fuerza, y en la Comunidad Valenciana, como segunda. "El área mediterránea es la vanguardia del cambio político", ha clamado Íñigo Errejón, número dos de Podemos, que en catalán ha definido la "fraternidad, la plurinacionalidad y las alianzas" como las esencias de su proyecto político. Errejón ha cargado con dureza contra el PP: "Es el enemigo declarado de Cataluña". La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, ha lanzado una acusación directa al presidente: "Rajoy está en el poder gracias a la Gürtel y a la corrupción".

Los candidatos han eludido referirse al PSOE, en línea con su estrategia de no entrar en reproches cruzados con los socialistas, a cuyos votantes quieren atraer. Todos salvo Domènech. "Quiero mandarle un mensaje a Pedro Sánchez. Que esté obsesionado por quedar detrás de nosotros no significa que esta sea nuestra obsesión. Nuestra obsesión es derrotar al PP, el cambio, y eso no se construye con el miedo", ha dicho el cabeza de lista de En Comú.

Entre los simpatizantes se han congregado quienes portaban banderas republicanas, comunistas y senyeras. El líder de IU, Alberto Garzón, no ha renunciado a reivindicar su republicanismo. "Trabajaremos conjuntamente para construir una sociedad que será republicana", ha asegurado, antes de terminar con un "¡Salud y República!".

La coalición Unidos Podemos ha evitado la palabra “país” en el lema de la candidatura en esta comunidad. La alianza entre Podemos e Izquierda Unida se presenta a las elecciones del 26 de junio con un mensaje central en sus reclamos electorales: La sonrisa de un país. Pero, en Cataluña, ha decidido sortear las apelaciones a la idea de país y cambiarla por la de pueblo: La sonrisa de los pueblos ha sido el lema elegido.

Más información