Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro candidatos se desean suerte antes de la campaña más reñida

Rajoy presume de gestión, Sánchez busca conjurar la abstención, Iglesias reclama un pacto con el PSOE y Rivera pide "fair play"

Elecciones 26J Ampliar foto
Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en noviembre.

Los líderes del PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos se han deseado buena suerte este jueves en la Cadena SER antes del arranque de una campaña que estará marcada por el intento de todas las fuerzas de desbloquear la situación de empate que se produjo el 20 de diciembre. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, hará hincapié en la solvencia de la gestión, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se lanzarán a la disputa por el voto socialista y Albert Rivera lucha por movilizar a los votantes de centro y conjurar la abstención. 

Cuando faltan poco más de dos semanas para los comicios del 26 de junio, el líder del PP se ha declarado "muy optimista" y ha asegurado que se esforzará por recuperar la confianza de su electorado. Rajoy participará en esta campaña en un debate a cuatro, el próximo lunes a las diez de la noche en la Academia de Televisión, tras negarse a ello antes del 20-D. "La gente no decide su voto solo en función de un debate, sino de una trayectoria, de unas ideas o de un programa", ha afirmado este jueves el presidente del Gobierno, quien ha presumido de su trabajo en La Moncloa: "Hemos superado la crisis, crecemos y creamos empleo, pero aún queda mucho por hacer".

Sánchez ha mostrado su mayor preocupación: la abstención. "Para los socialistas lo es, pero confío en que si los socialistas no fallamos en las urnas, porque hemos acudido a votar en masa en democracia, estoy convencido de que habrá Gobierno", ha observado el secretario general del PSOE. Tras el arranque de campaña esta noche en la plaza de Pedro Zerolo de Madrid, el candidato socialista realizará el viernes un puerta a puerta por Móstoles, la segunda ciudad más poblada de la Comunidad de Madrid y donde el PSOE gobierna desde las municipales de mayo del año pasado.

"Las campañas son una oportunidad para explicar nuestro proyecto político, queremos un país más igualitario y sin corrupción", ha sintetizado. "Los españoles tienen que tomar tres decisiones: si hay cambio; si es un proyecto socialdemócrata o seguimos con las políticas regresivas y de recortes de Rajoy; y en definitiva si confían en que el PSOE tiene equipo, ganas y determinación", ha continuado el aspirante del PSOE. Sánchez ya está "repasando" notas y fichas de su equipo como preparación del debate a cuatro que se celebrará el próximo lunes. "Hay que hablar de lo que ha sucedido estos últimos cinco meses, pero también lo últimos cuatro años", ha referido el dirigente socialista, el único de los candidatos que ha tenido problemas de sonido durante la conexión.

El líder de Unidos Podemos, que hará muy poca campaña en las plazas —tiene siete actos previstos antes del 26-J— para centrarse en la televisión, ha insistido en que, según su análisis, solo existen dos certezas con vistas a las elecciones generales. La primera es que no habrá mayorías absolutas. Y la segunda, que solo podrá formarse un Gobierno en el que esté el PP u otro en el que esté Podemos.  Iglesias ha considerado crucial el debate del lunes. "Es la hora de la verdad", ha dicho. "Creo que va a ser muy importante. Ojalá hubiera más".

El candidato de la alianza con Izquierda Unida trata de colocar al PSOE ante una disyuntiva para que Sánchez elija entre permitir a Mariano Rajoy quedarse en La Moncloa o pactar con Podemos "un Gobierno de coalición progresista". Por esta razón, Iglesias evitará durante las próximas dos semanas enfrentarse abiertamente con el secretario general de los socialistas. Con todo, tras proclamarse como líder de una "nueva socialdemocracia", apelará al votante socialista como ya viene haciendo desde las autonómicas y municipales de 2015.  

Albert Rivera ha advertido, por su parte, contra los "partidos que van a jugar a la venganza" y ha pedido al resto de candidatos fair play. El líder de Ciudadanos lucha por movilizar a los votantes de centro, que son los más tendentes a no votar en la repetición electoral, según todos los sondeos. En la formación calculan que cada punto más que se logre en participación se convertirá en un punto y medio más de voto para Rivera, y pelearán durante toda la campaña porque el porcentaje de abstencionistas no supere el 30%, según fuentes de la Ejecutiva. En consecuencia, Rivera está dispuesto a protagonizar una campaña al ataque.

"Los que somos capaces de llegar a acuerdos reivindicamos que nos den un empujón, que los españoles vayan a votar a las urnas y abramos una nueva etapa", ha dicho Rivera. "Es una oportunidad lo que tenemos el 26-J, no un problema. Vamos a hacer una campaña de soluciones, contra el miedo y el bloqueo, porque algunos partidos van a jugar a la venganza", ha asegurado, en referencia a Podemos, partido con el que Ciudadanos ha roto todos los lazos de complicidad que le unieron durante la campaña del 20-D. "Suerte y fair play", ha añadido.

Más información