Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias se arroga el papel de líder de la “nueva socialdemocracia”

El secretario general de Podemos dio por sentado el 'sorpasso' al PSOE que reflejan las encuestas

Iglesias y Garzón, este lunes tras un desayuno informativo en Madrid.
Iglesias y Garzón, este lunes tras un desayuno informativo en Madrid.

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, se atribuyó este lunes el papel de líder de lo que llama la “nueva socialdemocracia”. El secretario general del partido emergente dio por sentado el sorpasso al PSOE que reflejan las encuestas, pero defendió que los votos deben primar sobre los escaños para decidir quién tiene que llevar la batuta de las negociaciones tras el 26-J. Presentado por Alberto Garzón en un desayuno informativo, calificó su alianza de “patriótica y plurinacional”.

Iglesias regresó, por tercera vez desde las europeas de mayo de 2014, al hotel Ritz de Madrid. En los últimos dos años, el líder de Podemos no ha cambiado de prioridad. Pero este lunes presentó como un hecho lo que antes era una aspiración. Según su análisis, la candidatura que encabeza es la única alternativa de gobierno al Partido Popular en estas elecciones. Llamó a “ocupar el nuevo espacio socialdemócrata” que, en su opinión, se ha abierto por el fracaso de las políticas de austeridad y la llamada tercera vía, que en los noventa trató de refundar el centroizquierda. Puesto que Unidos Podemos asume que se verá abocado a buscar acuerdos, trató de colocar la pelota en el tejado de Pedro Sánchez. “Es el PSOE el que tiene que elegir”, zanjó, retándole, además, a preguntar a sus bases con quién preferirían ponerse de acuerdo. “Que decida la militancia socialista si quiere un acuerdo con el Partido Popular o con nosotros”.

Esta declaración de intenciones da pie a algunas preguntas. ¿Qué es para Podemos la socialdemocracia? ¿Supone esta circunstancia una contradicción tras la alianza fraguada entre el partido emergente e Izquierda Unida, fuerza vertebrada por el PCE? Para Iglesias, “los significantes son lo de menos”. Y fue más allá al intentar cambiar la percepción de la sociedad de los mismos autores del Manifiesto Comunista: Karl Marx y Friedrich Engels. Casi 170 años después de su publicación, el secretario general de Podemos mantuvo: “Independientemente de lo que añada Alberto, Marx y Engels eran socialdemócratas”. Horas después, los nombres de los dos filósofos eran tendencia en Twitter.

El líder de IU señaló a EL PAÍS que “el comunismo es una tradición política que nace como escisión teórica y práctica de la socialdemocracia”. “Por eso”, añadió, “Lenin, Marx y todos los comunistas del siglo XIX eran de partidos socialdemócratas, y hablaban en sus textos como socialdemócratas”. “Solo que entonces socialdemócrata significada lo que hoy comunismo”.

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha evitado significarse sobre la identidad socialdemócrata y, más allá de las etiquetas, puso el acento en la democracia. “Defendemos un programa que tiene como eje central la democracia. Hay que proteger los salarios, las condiciones de vida”, dijo. “Creo que eso nos une a gentes muy diferentes. Somos una candidatura patriótica, eso junta a personas que vienen de lugares muy diferentes”, enfatizó.

Con estas premisas, el 27 de junio Iglesias pedirá a Sánchez formar un Gobierno de coalición. Con una advertencia: “Gana las elecciones el que tiene más votos”. Una declaración relevante, ya que las encuestas reflejan que Unidos Podemos quedaría por delante de los socialistas en votos, aunque no está claro si la coalición lograría más escaños.

“Un poco hasta las narices” de hablar sobre Venezuela

El líder de Podemos afirmó este lunes estar “hasta las narices” de que sus adversarios políticos traten de que se pronuncie sobre la grave crisis que atraviesa Venezuela. “Pues sí, estoy un poco hasta las narices, como dices tú, pero nuestra obligación es responder a todo lo que se nos pregunte”, contestó Iglesias en un encuentro digital con los usuarios de Facebook.

Los vínculos que Iglesias y otros fundadores de Podemos mantuvieron en el pasado con el Gobierno de Hugo Chávez han adquirido especial relevancia en esta campaña electoral por su negativa a condenar con claridad al actual presidente de ese país, Nicolás Maduro. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, viajó en mayo a Caracas para apoyar a Leopoldo López, opositor encarcelado.

Iglesias pidió hace semanas “respetar la legalidad de todos los países” ante esa detención. El líder de la formación evitó reclamar su excarcelación y aseguró que no tiene los elementos para saber si su condena es justa o no lo es. “Nadie debería estar en la cárcel por defender sus ideas. Ahora bien, si se probara que alguien ha cometido delitos de terrorismo, entiendo que es sensato que pueda estar en la cárcel. No sé si es el caso”, afirmó.

El cabeza de lista de Unidos Podemos critica que “candidatos a la presidencia del Gobierno entiendan que a un mes de las elecciones hablar de España es una cuestión secundaria y quieran utilizar asuntos de política interna de terceros países para intentar condicionar la campaña”. Este es el principal argumento esgrimido por los dirigentes de la formación para evitar pronunciarse sobre Venezuela. En el documental de Fernando León de Aranoa, Iglesias asegura: “En América Latina aprendimos que se puede ganar”.

Más información