Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy rechaza el cara a cara con Sánchez y discute el debate a cuatro

El PP niega que el PSOE haya hecho una propuesta formal de duelo

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez durante su intervención en el acto de su partido en Jaén.

El PP solo quiere para Mariano Rajoy en esta campaña un debate a cuatro con los principales líderes políticos y rechaza el duelo cara a cara solo con Pedro Sánchez para minimizarle y reducir riesgos. Al PP le agradaría que ese debate se organizase, si es posible en TVE. El PSOE persigue el enfrentamiento directo a solas entre Rajoy y Sánchez y debates a cuatro en EL PAÍS y las dos principales cadenas privadas de televisión. No hay acuerdo de partida. La negociación acaba de comenzar en serio.

Jorge Moragas, el jefe de campaña y de gabinete de Rajoy, ha llamado dos veces esta mañana al responsable de organizar estos programas en la campaña del PSOE, Óscar López, y le propuso finalmente —tras casi un mes de espera— montar un debate a cuatro. El PP esgrime ahora que el duelo cara a cara que se había impuesto desde hace varias elecciones en España (se han producido cinco de estos debates desde el primero entre Felipe González y José María Aznar en 1993) ya no tiene sentido y defiende que "refleja mejor la pluridad" del Parlamento salido de las urnas el 20-D un encuentro en el que estén los cuatro grandes líderes políticos del país: Rajoy, Sánchez, Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos). Ese fue el argumento que usó el portavoz oficial del PP, Pablo Casado, para rechazar la idea que este miércoles ha lanzado en público el secretario de Organización y número dos del PSOE, César Luena.

Los socialistas insisten en que aceptarán "todos los debates" que se formulen "con todos los partidos políticos" de cara a las elecciones del 26 de junio. Con una salvedad: no asumirán un cara a cara con Pablo Iglesias. El argumento del PSOE es que esa modalidad debe celebrarse entre "los dos candidatos a la presidencia del Gobierno" e, insisten los socialistas, "la alternativa a Rajoy es Sánchez".

"Aceptaremos todos los debates, también los cara a cara. Desde hoy le decimos a Rajoy que también acepte esos cara a cara", ha afirmado Luena al inicio de la reunión del comité electoral socialista, esta mañana. En las generales del pasado diciembre, Rajoy no asistió al debate organizado por EL PAÍS y le sustituyó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el de Antena 3. Rajoy se centró únicamente en el cara a cara que mantuvo con Sánchez.

El PSOE considera estratégicos los debates televisivos para evidenciar los problemas del PP tanto en los distintos frentes abiertos por la corrupción como por la gestión. "España necesita un Gobierno limpio, social, justo. Digo esto cuando sabemos que tenemos a un Gobierno multado por la UE por su desastrosa gestión y un partido embargado. (...) ¿Qué fue antes en el PP, la gaviota o la financiación irregular? La financiación irregular. Rajoy siempre tuvo un programa en b", remachó Luena.

El PP, en realidad, quiere restar valor e importancia en esta campaña a Sánchez y pretende polarizarla más con Podemos para incrustar el factor del miedo a la radicalidad y beneficiarse por contraposición. En el PP aseguran, en cualquier caso, que el socialista Óscar López no ofreció "formalmente" ningún cara a cara a Moragas entre Rajoy y Sánchez y solo se limitó a informarle de que tenían esa propuesta encima de la mesa desde Antena 3. El PP apunta que el único cara a cara formal que les han pedido con Rajoy ha llegado desde Podemos.

Es más, varios de sus dirigentes lanzaron o insinuaron la idea de que estaría muy claro en esta ocasión con qué otro líder debería debatir Rajoy en un cara a cara a tenor de lo que avanzan algunas encuestas sobre un posible sorpasso de Podemos al PSOE. Pablo Casado se preguntó en la sede del PP que en el caso de que se realizara un debate a dos, "que en este caso no es nuestra apuesta, quiénes serían esas dos fuerzas que las encuestas reflejan con mayor importancia de cara a los comicios". Rajoy también dejó caer esa maldad el pasado domingo en una entrevista en El Correo para insinuar que su interlocutor podría ser entonces Iglesias y no Sánchez.

El PSOE y el PP afirman en teoría ante esta nueva polémica sobre los debates electorales que están dispuestos a acudir a todos los foros a los que se les invite, que no dejarán ninguna silla vacía y estarán presentes en todos los medios, pero luego, en privado, negocian para controlar al máximo los cara a cara y las demás presencias, porque en esta campaña se consideran esas exposiciones mediáticas en televisión las más arriesgadas.

El PSOE, por su parte, discute no haber formalizado la propuesta del debate a dos, reafirma que quiere ese duelo Sánchez-Rajoy y además es partidario de que se celebren varios debates a cuatro. Para organizarlos propone EL PAÍS, Atresmedia (Antena 3-La Sexta) y Mediaset (Tele 5-Cuatro). El PP tiene una veintena de ofertas de debate, pero no una específica de duelo de Antena 3, según fuentes de la dirección del partido.

El plan del equipo popular pasa por defender un solo debate con Rajoy a cuatro en TVE y, si hay polémica con el medio o el formato, discutir otro foro más neutral con presencia de moderadores de RTVE, Atresmedia y Mediaset.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información