Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez abre la campaña del PSOE sin el respaldo del presidente valenciano

Susana Díaz presentará al líder socialista como candidato a La Moncloa

Susana Díaz llega a una reunión socialista previa al Comité.
Susana Díaz llega a una reunión socialista previa al Comité.

Si el pasado 15 de junio Pedro Sánchez se presentó como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno con un discurso cargado de medidas, en esta segunda ocasión dibujará los ejes de su proyecto para una España "más justa, con más oportunidades y con unas instituciones ejemplares". En un pabellón deportivo de la localidad madrileña de Móstoles, el político socialista apelará este sábado al orgullo de pertenecer al PSOE por lo que este partido ha significado en la historia de España y por su gestión cuando durante más de 20 años de gobierno.

Antes, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, le hará de introductora. Solo los dos hablarán. Sánchez se lo pidió a principios de semana y ella aceptó. Ambos son conscientes del enorme significado ante los militantes socialistas, y ante la opinión pública, que tiene este gesto que los dos quieren hacer a sabiendas de que su relación está prácticamente rota. Pero ante la “enorme responsabilidad” del PSOE con “el país”, la imagen de unidad se mantendrá.

Así se apreciará en este acto de Móstoles, en el que estarán todos los presidentes autonómicos y líderes territoriales, salvo el presidente valenciano, Ximo Puig. La desautorización de Sánchez a que el PSOE valenciano entrara a negociar una lista conjunta para el Senado con Podemos y Compromís, ha abierto una grieta entre Sánchez y Puig. No obstante, ningún barón territorial le ha apoyado en ese terreno.

Sí en todo lo demás, como en la noche del viernes hizo la presidenta andaluza, Susana Díaz, que elogió a Ximo Puig política y personalmente. “Una persona entrañable que tiene como único fin la defensa de los intereses de Valencia”.

Estas declaraciones las hizo a la entrada de la reunión que se celebró en la sede federal de Madrid por convocatoria de Pedro Sánchez. Solo acudieron media docena de dirigentes y tres presidentes: Susana Díaz, de Andalucía; Javier Lambán, de Aragón, y Javier Fernández, de Asturias. Los demás excusaron su presencia por problemas de agenda, pero este sábado estarán todos, salvo Ximo Puig.

A Sánchez no se le escuchará este sábado un discurso clásico de mitin, sino que tratará de dibujar los ejes de su proyecto político para España, prescindiendo del catálogo de medidas que desgranó en su primera proclamación como candidato para las elecciones del pasado 20 de diciembre. Mostrará su orgullo de partido, de país y apelará a la esperanza de un futuro mejor. No tiene intención de arremeter contra Podemos, aunque sí contra el PP. Su discurso de proclamación será “en positivo”, señalan en su entorno.

No obstante, algunos dirigentes del PSOE tendrán a Podemos en el blanco de mira. Tras el acuerdo de Podemos con Izquierda Unida, la presidenta andaluza les situó a ambos en el comunismo. “Este es el reencuentro de las Juventudes Comunistas, alentadas por Julio Anguita, que representan lo que representan en este país y eso es lo que ofrecen a los españoles”, señaló con mención al que fuera secretario general del PCE y coordinador de IU. Uno y otro, IU y Podemos, “vienen del mismo sitio y vuelven a la misma casa”.

La defensa de las siglas del PSOE y de sus candidaturas la comenzó este viernes Díaz: “Mientras que el PSOE quiere ganar las elecciones por España, otros están en sus confluencias y en sus historias”. No es la primera vez que Susana Díaz manifiesta que Pablo Iglesias “es un artista”, que entiende la política “de manera trilera” al estar siempre en el “tacticismo”. Esa manera de actuar, conlleva que los ciudadanos, “que lo están pasando muy mal, que están angustiados, tengan que esperar a que el PSOE gane las elecciones y España tenga un Gobierno sensible a los problemas de los ciudadanos”. Y eso “no le ha importado a Pablo Iglesias”, concluyó.

Más información