Los partidos dejan en poder de Rajoy la organización de los debates del 26-J

El PSOE pide al menos tres encuentros a cuatro y Rivera coincide con Sánchez en no ir a los que no acuda el presidente en funciones

El líder del PP, Mariano Rajoy.
El líder del PP, Mariano Rajoy. Francois Walschaerts (AP)

La dirección del PP y de su comité de campaña no tiene muchas dudas: Mariano Rajoy debería aceptar en esta campaña un debate a cuatro con los líderes de los principales partidos con representación parlamentaria. En ese punto no hay disensiones relevantes. El problema para no enviar esa oferta a los demás partidos que se la reclaman hace días es que Rajoy no ha dado su visto bueno. Los otros aspirantes ven bien el debate a cuatro, están a la espera de que Rajoy se decida, pero quieren más confrontaciones con ese formato.

Más información

“Me parece que por criterio parlamentario sería un debate acertado” apuntó ayer en RNE Pablo Casado, el portavoz oficial del PP, sobre la pregunta de si Rajoy se prestaría a un debate a cuatro con Pedro Sánchez, del PSOE, Pablo Iglesias, de Podemos, y Albert Rivera, de Ciudadanos. Ha sido la manifestación en público más evidente de un dirigente del PP sobre lo que es una opinión mayoritaria en el equipo de Rajoy tanto en el partido como en su comité de campaña. Pero el líder aún no ha dado el Ok. Es más, no ha dicho sobre los debates nada más que se prestará a hacer lo que le diga su jefe de campaña, Jorge Moragas, que no cerrará nada que no sea del agrado de su jefe.

En el PP son conscientes de que el único debate que tiene posibilidades reales de salir adelante en esta ocasión tendrá que ser un encuentro a cuatro. Lo que sus colaboradores ponen en duda es que Rajoy transija con varios debates a cuatro o con el clásico cara a cara con el líder de la oposición, en este caso Pedro Sánchez. Para el resto de los debates el PP promocionará a otros miembros del “equipo popular”.

“El debate a cuatro nos facilitará poner en evidencia los dos frentes que se dilucidan en esta campaña y el todos contra Rajoy”, confiesa uno de los máximos dirigentes del PP. En esa línea se llega incluso a formular, en tono de broma-sondeo, que a lo mejor habría que proponer en esta ocasión un cara a cara entre Rajoy e Iglesias, como creen que llegará a hacer el aspirante de Podemos.

El PSOE mantendrá invariable su decisión de que Pedro Sánchez solo acudirá a debates con los números uno de cada candidatura si acude siempre el presidente en funciones, Mariano Rajoy. Los socialistas están a la espera de que el jefe de campaña de Rajoy llame a Óscar López para intercambiar puntos de vista. El PSOE propondrá tres debates a cuatro “como mínimo”. Jorge Moragas quedó la semana pasada en llamar y mantener una reunión y no lo ha hecho. López insistió ayer: “La novedad ahora es que vaya Rajoy a los debates. Lo que no vamos a hacer es cerrar otros debates para que Rajoy se escape y al final no vaya”.

Podemos asegura que Pablo Iglesias tiene intención de participar en todos los debates con los candidatos a la presidencia. Tanto en el caso de un debate a cuatro con el jefe del Ejecutivo en funciones, como en todos los cara a cara entre cabezas de lista que se concierten. La formación emergente prioriza esos encuentros porque considera que para el 20-D ese fue el formato que más les favoreció.

Los principales dirigentes de Podemos, por ejemplo Íñigo Errejón o Irene Montero, participarán en todos los debates con sus homólogos de los partidos rivales. La candidatura cerrada por Podemos e IU tendrá dos comités de campaña, pero habrá un órgano de enlace que garantizará también la presencia de portavoces de la federación de izquierdas y sobre todo de Alberto Garzón.

“Nosotros no nos conformamos con un debate”, asegura Fernando de Páramo, secretario de Comunicación de la ejecutiva y de la dirección de campaña de Ciudadanos. “Queremos debates, no cuestan dinero, son necesarios y son muy seguidos por la ciudadanía”, valora.

Ciudadanos entiende que el número de debates a cuatro, y las posibles críticas a Rajoy por solo acudir a uno, dependerá de cuántas citas quieran organizar los medios de comunicación. En cualquier caso, la formación emergente ha variado drásticamente su estrategia con respecto al 20-D. Entonces Rivera se mostró abierto a acudir a todos los cara a cara, sin importarle el formato. Ahora solo participará en los debates a cuatro en los que esté Rajoy y no acudirá si en su lugar lo hace otro representante del PP ni a los mismos medios que entonces.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción