Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Europa vive una época oscura”

Samuel Aranda ha ganado el premio Ortega y Gasset a la mejor fotografía

La imagen de una mujer abrazada a su hijo en Lesbos, Ortega y Gasset a la mejor fotografía.
La imagen de una mujer abrazada a su hijo en Lesbos, Ortega y Gasset a la mejor fotografía.

A Samuel Aranda, barcelonés de 36 años, le mueve el compromiso de denunciar las situaciones que viven los desfavorecidos. Lo lleva haciendo muchos años en países en conflicto. Colaborador del diario The New York Times,esta vez no ha tenido que viajar al Tercer Mundo para fotografiar la tragedia. La ha encontrado en el corazón de Europa, en esos miles de migrantes sirios que huyen de la guerra civil y buscan cualquier refugio.

Su imagen, tomada en las costas rocosas de la isla griega de Lesbos, en la que una mujer se abraza a su bebé, ha sido galardonada con el Ortega y Gasset a la mejor fotografía. La instantánea, en blanco y negro y publicada en el diario catalán Ara, forma parte de la serie Llegando al paraíso. Opina que es un título paradójico. “El tema de los refugiados se podría solucionar en una mañana abriendo el paso fronterizo entre Siria y Turquía, con un registro de los que entran en Europa, opina. “Así se acabaría con las mafias y los 3.000 muertos que llevamos. Europa vive una de las épocas más oscuras de su historia: cerramos las fronteras, expulsamos a los refugiados o los hacinamos en campos de concentración. Es una atrocidad”, añade. Y, a renglón seguido, se pregunta: “¿Cómo vamos a explicar a nuestros hijos esas imágenes?”

Fue Aranda, junto a un colega griego, quienes sacaron del agua a la mujer y al bebé, quienes habían caído de su barca a poco metros de la orilla. Ese instante regresa de forma recurrente a sus ojos.

Ir al extranjero

Recuerda nítidamente la llegada de otros refugiados: “Es muy fácil interactuar con ellos. Son de clase media, con estudios y hablan perfectamente inglés”. Tiene en la memoria a unos inmigrantes sirios que, al llegar a Lesbos, le preguntaron por el resultado de un partido de fútbol que acababa de jugar el Barça.

Es una situación diferente de la que acaba de vivir en Congo, donde ha realizado un reportaje para The New York Times sobre los conflictos entre los pigmeos y los luba, envueltos en una sangrienta guerra tribal, donde la comunicación resulta muy complicada.

Aranda forma parte de esta generación de españoles que se han visto obligados a buscar trabajo fuera. “Es una pena que gente como yo, que nos gusta hacer coberturas internacionales, hayamos tenido que ir al extranjero, como los médicos o los investigadores”. Premios como el Ortega suponen un impulso para seguir en la brecha. En la agenda tiene ya su próximo destino: de nuevo Grecia, esta vez con Andreu Buenafuente y Joan Manuel Serrat para grabar un documental sobre los refugiados.

Más información