El 40 aniversario de EL PAÍS

Cebrián: “Creo firmemente en el futuro del periodismo”

El presidente de PRISA asegura que la revolución digital permite tener más lectores y, por tanto, más influencia

Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa.
Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa.Samuel Sánchez

Más información

El presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, aseguró este jueves que hay que mirar con optimismo el futuro del periodismo porque la revolución digital que está viviendo "no es una amenaza, sino una oportunidad" al permitir llegar a audiencias mucho más amplias. "Creo firmemente en el futuro del periodismo. La prensa como institución tiene ahora mayor audiencia y, por tanto, mayor influencia", señaló Cebrián, quien fue entrevistado por Pepa Bueno en el programa Hoy por Hoy de la Cadena SER con motivo del 40 aniversario del diario EL PAÍS.

"Cuando salió EL PAÍS ideamos un eslogan: 'Para 100.000 españoles que piensan'. Nosotros hoy tenemos millones de lectores, no solo en España, sino en América Latina y otros lugares. Tenemos 18 millones de usuarios únicos, ciudadanos reflexivos y racionales que quieren colaborar con la convivencia", añadió.

El máximo directivo de PRISA (grupo editor de EL PAÍS) señaló que en la revolución digital —"que como todas las revoluciones es sangrienta y se cobra víctimas"— los medios, y sobre todo los que vienen de un ámbito tradicional, deben descubrir "qué significa ser un medio de comunicación en una sociedad desintermediada". "Ahora nadie necesita que le cuenten lo que pasa porque eso ya se lo cuentan de forma directa gracias a Internet y las tecnologías digitales", explicó.

“Debemos descubrir lo que significa ser un medio de comunicación en una sociedad desintermediada”

Para Cebrián, la era digital tiene el mismo alcance que la invención de la imprenta o de la máquina de vapor, y supone un cambio completo para la prensa porque "rebaja las barreras de entrada a la hora de comunicarse con los demás, y hace que desaparezcan los enormes imperios verticales de poder".

Cebrián reconoció que en este nuevo universo "hay mucha confusión en las redes sociales y es difícil ver lo que es verdad y lo que es mentira", pero se mostró confiado en que, como la sociedad, los lectores se harán más maduros y aprenderán a elegir entre los medios "vituperantes" y los medios rigurosos.

Valores fundacionales de EL PAÍS

“Los valores fundacionales de EL PAÍS y su coherencia editorial siguen vigentes”

El máximo responsable de PRISA defendió que los valores fundacionales de EL PAÍS siguen estando vigentes 40 años después: "Los valores fundamentales y la coherencia editorial se han mantenido. EL PAÍS nació como un medio riguroso, no sectario, aunque adopte posturas en determinados momentos; un medio que comprueba las fuentes, que consulta a todas las partes, defiende la democracia, las libertades públicas, la integración de España en Europa, y la integración iberoamericana, porque la mitad de nuestra audiencia ya está en América Latina. Y todos esos valores siguen vigentes".

Como hiciera en el acto de la celebración oficial del 40 aniversario que tuvo lugar este miércoles en el Palacio de Cibeles de Madrid, Cebrián indicó que, debido a la crisis económica y la revolución digital, "hay medios cínicos, mercenarios y demagógicos, pero no hay que generalizar, porque también hay medios críticos, independientes y democráticos como la SER o EL PAÍS".

"Es obligación de los periodistas luchar contra esa perversión de los medios, porque los medios configuran la opinión pública que es básica para la estabilidad de la democracia", añadió.

Situación política

Sobre la situación política, el presidente del grupo de comunicación más importante en castellano estima que es necesario un acuerdo entre las fuerzas mayoritarias para afrontar un nuevo pacto constitucional que reconozca la realidad de que España es un país federal, y que lleve a cabo también una reforma de la ley electoral para desatascar "la crisis en que están sumidas todas las instituciones, desde la Jefatura del Estado hasta la Iglesia".

“Rajoy ha hecho bien muchas cosas pero ya no es un interlocutor válido”

"En ese acuerdo no se puede prescindir del PP, ni de los nacionalistas, ni de Podemos. Los líderes políticos no están dando la talla. Se están comportando como casta, mirando más a los estatutos del partido que a la realidad del país", señaló.

Cebrián alertó del peligro de los populismos, tanto de izquierdas como de derechas, causados por la crisis que ha afectado especialmente a las clases medias, que son las que sustentan la estabilidad de la democracia, y que se ven empobrecidas y sin vislumbra un futuro mejor.

Sobre la continuidad de Mariano Rajoy, entrevistado este miércoles en la SER, indicó que, "aun reconociendo que ha hecho bien muchas cosas", ha culminado su ciclo y debía haber tenido "una retirada honrosa", porque no es ya un interlocutor válido para solucionar asuntos como la reforma territorial.

“No vamos a entrar en batallas mediáticas”

A la pregunta de Pepa Bueno sobre algunas informaciones que trataban de relacionarle con los llamados papeles de Panamá, el presidente de PRISA indicó que se trata de una "campaña de difamación" como tantas otras que han padecido los responsables del grupo desde su fundación.

"Desde que tuvimos éxito, hemos tenido que sufrir algunos ataques injustificados y falsarios", sentenció Cebrián, que recordó que en su día fue calificado de agente de la KGB soviética o sufrió, junto al fundador del grupo, Jesús de Polanco, una acusación infundada en los tribunales de quedarse con el dinero de los decodificadores de Canal+. Acusación que se demostró falsa y por la que fue apartado de la carrera judicial el juez Javier Gómez de Liaño, que instruyó el caso.

Cebrián defendió la decisión adoptada por el grupo de llevar el asunto a los tribunales, demandando a los medios que han publicado esa difamación, en lugar de hacer del tema de Panamá un conflicto mediático.

"Es la reputación del grupo y su independencia lo que está en juego. No vamos a usar los medios del grupo para este asunto. No podemos involucrar a nuestros lectores en batallas mediáticas. La libertad de expresión no es libertad de difamación. Una democracia real tiene que tener una justicia independiente. Y es mucho mejor usar los medios legales que malversar nuestros medios, usándolos en nuestras batallitas particulares", aseguró el fundador de EL PAÍS.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50