Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy escuchará al PP sobre las primarias y no le apetecen los debates

El presidente del Gobierno no se plantea renunciar mientras se encuentre "bien y con ganas"

Mariano Rajoy durante la entrevista este miércoles en la Ser.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles durante una entrevista en la Cadena SER que escuchará "atentamente" a las voces dentro de su partido que están reclamando la implantación del sistema de primarias para elegir líderes en el próximo congreso del PP, aunque se ha negado a especificar si él personalmente está a favor de ese modelo. Rajoy ha destacado, incluso, que el actual sistema de elección indirecta por compromisarios es "perfectamente democrático". Ante la inminente campaña electoral para la cita del 26-J, Rajoy sí ha reiterado que no se va a retirar ni a renunciar porque lo reclamen dirigentes de otros partidos como Pedro Sánchez (PSOE) o Albert Rivera (Ciudadanos) e, incluso, ha apuntado que no tiene en mente ahora su salida de la política: "Mi voluntad es que, mientras me encuentre bien y con ganas, quiero continuar".

Rajoy ha insistido en su idea de que, ante el complejo resultado electoral que ofrecieron las urnas el pasado 20 de diciembre, él fue el que formuló "la propuesta más razonable de la gran coalición con el PSOE" y ha reiterado que ese sí hubiera sido un "cambio político de verdad". El líder popular ha rechazado ser el responsable de los desencuentros frontales y personales que se han comprobado en estos cuatro meses con el secretario general del PSOE y con el presidente de Ciudadanos, y ha calificado de "un poco extraño" que en este periodo no haya podido hablar siquiera con el dirigente socialista.

Ante la actual posición de veto para que él siga como presidente y líder del PP, tanto desde el responsable del PSOE como incluso por parte de Rivera, Rajoy defiende que sean "el conjunto de los españoles los que deben tomar esa decisión" en las urnas y subrayó que "en ningún caso permitiría" que sean los dirigentes de otro partido los que reclamen su renuncia. Cuando la periodista le cuestionó ante esta situación si se había planteado en algún momento la renuncia por el bien de España o de su partido, Rajoy rechazó el planteamiento: "Yo no creo que sea bueno para España y para mi partido que yo me vaya porque lo quieran el señor Rivera u otros. Nadie de otro partido es quién para elegir al líder de otro partido".

Rajoy ha admitido a continuación a preguntas de Pepa Bueno que nadie, en cualquier caso, "es imprescindible en ninguna faceta de la vida", pero ha remachado que su voluntad ahora es continuar: "Estoy en un buen momento, aunque me ha tocado gobernar en circunstancias difíciles". Sobre la posibilidad de dejar su ya larga carrera política si no consigue mantener el Gobierno tras el 26-J, Rajoy ha respondido: "Eso no se sabe".

Cuando se le ha preguntado al presidente y líder del PP si tiene la tentación de implantar las primarias en su partido ha respondido primero que "cada uno tiene su forma de organizarse". Cuando se le ha refrescado que dirigentes populares como Cristina Cifuentes o Javier Maroto han abogado por introducir las primarias —no para la celebración de las elecciones del 26-J, sino tras el próximo congreso—, Rajoy ha concedido: "Cuando se celebre el próximo congreso se puede debatir; habrá que debatirlo y escucharé atentamente al partido". El dirigente popular ha concluido, en cualquier caso, que el método actual de elección por compromisarios "funciona bien" y es "perfectamente democrático".

El líder del PP ha eludido también pronunciarse sobre si cree en los debates electorales en general y sobre si está dispuesto a participar en más que en el ya tradicional cara a cara con el jefe de la oposición. Rajoy ha presumido de que ha sido el presidente que más debates ha protagonizado (cinco: dos con José Luis Rodríguez Zapatero, uno con Alfredo Pérez Rubalcaba y otro con Pedro Sánchez), pero no ha aclarado ni cuántos hará ahora ni sobre qué formato. Rajoy ha comentado que no tiene ningún problema con los debates, pero luego ha delegado esa responsabilidad, como siempre que afronta una campaña, en su comité electoral: "Para no confundirme".

Rajoy ha confesado así que no le gustan los debates porque suponen un gran esfuerzo, una gran responsabilidad y hay que preparárselos mucho: "A nadie le apetecen los debates. Suponen una gran responsabilidad y respetar al que está oyendo. No es algo cómodo y no me genera gran entusiasmo, pero en democracia es bueno y se trata de cumplir los estándares razonables y en España estamos razonablemente en ese ámbito".

Sobre el encaje de Cataluña en el resto de España y la propuesta del PSOE de plantear una reforma de la Constitución con la posterior consulta a todos los ciudadanos y también a los catalanes, Rajoy ha vuelto a comentar que está dispuesto a hablar y discutir, pero si se precisa bien sobre qué aspectos. "Conviene saber a dónde se va. Aquí, en los últimos tiempos, estamos muy acostumbrados a hacer titulares y a no concretar nada", argumentó para añadir a continuación que en estos meses desde el 20-D ha habido "demasiado ruido, demasiadas fotos, demasiado dime y direte y poco contenido".

Rajoy defiende que sobre ese tipo de asuntos tan trascendentales como reformar la Carta Magna conviene "saberse bien las cosas, estudiarlas y dejarse de la propaganda". Aunque aceptó que si se especifican bien los cambios que se persiguen hacer, sí estaría dispuesto a considerarlo: "Si quieren hacer una reforma de la Constitución, yo estoy dispuesto a hablar, pero sería bueno saber qué es lo que se quiere reformar y si luego se quiere hacer referéndum en toda España, sería bueno saber qué es lo que queremos preguntarle a todos los españoles. Y si luego queremos hacerlo en Cataluña, también sería bueno saber qué es lo que se quiere hacer".

Sobre la situación económica de España y los avisos de la Unión Europea por los continuados incumplimientos del marcado objetivo de déficit, Rajoy ha asegurado que esa marca se cumplirá el año que viene: "Sé que tengo que estar por debajo del 3% y lo vamos a estar en el año 2017 en lugar de estarlo en 2016, lo que supone un año de retraso. La senda que llevamos es buena. De lo que se trata es de seguir reduciendo el déficit y, al mismo tiempo, tener crecimiento económico y empleo, y creo que eso se está consiguiendo razonablemente".

El presidente en funciones ha aprovechado ahí para rememorar que cuando llegó al frente del Gobierno en 2011 el déficit que tomó heredado fue del 9,3 y ahora se ha rebajado al 5%, un descenso de 4,3 puntos que ha considerado que "no está mal" y tiene gran mérito porque el país estaba en quiebra. Sobre sus actuales previsiones ha confirmado que el plan es cumplir los objetivos fijados por Bruselas con un año de retraso: 3,8% en 2016 y 2,9% en 2017.

Rajoy ha finalizado la entrevista en la SER destacando el buen momento del fútbol español ante la posibilidad de meter cuatro equipos tanto en la final de la Champions (Real Madrid y Atlético de Madrid) como en la Europa League (Sevilla y Villareal). El presidente del Gobierno en funciones confesó de nuevo que es del Real Madrid pero también que en la noche del martes "sufrió mucho" viendo la semifinal de la Champions en la que el Atlético superó la eliminatoria frente al Bayer Munich de Pep Guardiola: "El Atlético se hace querer".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información