Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rechaza tres de las treinta medidas propuestas por Compromís

Los socialistas no aceptan los cinco puntos de la PAH, reestructurar la deuda y derogar su reforma laboral

Los diputados de Compromís presentan las 30 medidas.

Un total de 30 medidas para lograr un acuerdo programático que dé lugar a un Gobierno progresista ha sido la oferta de última hora de Compromís, a la que han bautizado como “Acuerdo del Prado”, en alusión a la pinacoteca madrileña. La propuesta de la coalición valenciana está estructurada en cinco bloques —“rescatar personas, regeneración y lucha contra la corrupción, gobernar para las personas, nuevo modelo productivo, el Estado y Europa”— y ha sido aceptada casi en su totalidad —en lo programático— por el PSOE, que solo ha puesto reparos a tres de las 30 medidas.

Los socialistas no aceptan las cinco medidas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), reestructurar la deuda y derogar su reforma laboral, aunque sí la del PP. El PSOE ha añadido, eso sí, dos condiciones, una de las cuales supone negar la propuesta de Compromís de un Gobierno de coalición: un Ejecutivo monocolor presidido por Pedro Sánchez con independientes y que las formaciones firmantes se comprometan a aprobarle dos presupuestos generales. A cambio, ha ofrecido que Sánchez se someta a una moción de confianza en junio de 2018.

Compromís plantea garantizar las necesidades vitales básicas de todos los ciudadanos con un ingreso vital mínimo, asegurar la dotación de la Ley de dependencia, aprobar medidas contra la violencia de género e impulsar un plan de empleo juvenil y contra la “fuga de cerebros”. Entre las medidas de rescate social, la coalición valenciana incluye también “las cinco propuestas de la PAH”, donde choca con el PSOE.

Los socialistas matizan en el documento de contraoferta que han distribuido a partir del de Compromís que adoptarían medidas contra los desahucios, “en línea con las propuestas de la PAH”, pero sin aceptar las cinco. Esas exigencias de la plataforma antidesahucios incluyen la dación en pago retroactiva, mientras los socialistas llevaban en su programa la dación en pago (que la entrega de la vivienda salde la deuda) pero no retroactiva.

En materia de regeneración y lucha contra la corrupción no hay discrepancias y el PSOE asume las medidas de derogar la Ley mordaza, prohibir las puertas giratorias, reformar el sistema electoral (no se especifica cómo) y “despolitizar el Tribunal Constitucional y el CPGJ”. En el caso de las puertas giratorias, los socialistas darían un paso adelante, ya que llevaban en su programa solo limitar a cinco años la incompatibilidad de los cargos públicos para incorporarse a empresas del sector en el que hubieran tenido responsabilidades de regulación o gestión.

Dos escollos

En el bloque de “gobernar para las personas”, el PSOE encuentra dos escollos en la propuesta de Compromís: la reforma del artículo 135, que establece un límite de déficit en la Constitución, y la derogación de la reforma laboral. La redacción del documento de los valencianos dice: “Reformar el artículo 135 de la CE, priorizar el gasto social y reestructurar la deuda”. Los socialistas eliminan de su redacción alternativa la reestructuración de la deuda y en lugar de priorizar el gasto social escriben lo siguiente: “Asegurar la dotación suficiente para la protección social y los grandes servicios públicos”.

El punto 16 recoge otro problema: mientras Compromís quiere derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, el PSOE pretende solo tumbar la del PP (2012), y no la suya (2010). El acuerdo incluiría también una nueva ley educativa, la sanidad universal (se entiende, reincorporando a los inmigrantes irregulares) y una ley de igualdad efectiva de personas LGTB.

Reconvertir el ICO en una banca pública, una reforma para “adoptar una fiscalidad justa”, un nuevo sistema de financiación autonómico y reconocer “la deuda histórica del Estado con las comunidades” son otras de las medidas incluidas en el “Acuerdo del Prado”, así como renegociar los programas de estabilidad con la Unión Europea. El problema territorial se propone abordar mediante la fórmula del PSOE: “Avanzar hacia un modelo federal”. El referéndum de independencia en Cataluña no es mencionado ni por Compromís ni por el PSOE para explicitar su oposición al mismo.

Así se fraguó la propuesta de Acuerdo del Prado

El joven diputado Ignasi Candela, de Compromís, tuvo la idea este lunes por la mañana en el Congreso. ¿Y si lanzaban una propuesta in extremis? Inspirado en el Acuerdo del Botánico, que dio lugar al Gobierno valenciano y que ha sido también la apuesta política de Podemos, pergeñó la idea. En la Cámara baja estaban trabajando el lunes dos de los cuatro parlamentarios de la coalición valenciana: además de Candela, el diputado Enric Bataller, que tenía que participar en la Comisión de Justicia. Candela, economista de formación, se puso en marcha y redactó un borrador del pacto, al que propuso llamar “Acuerdo del Prado” en referencia a la pinacoteca, como “símbolo de la cultura y de la diversidad”.

Por la tarde, los dos diputados se repartieron las llamadas y avisaron a Mónica Oltra, vicepresidenta valenciana y coportavoz de Compromís, y al resto de la Ejecutiva del partido. Todos estuvieron de acuerdo en hacer el último intento de evitar las elecciones. Oltra se había reunido a primera hora de la tarde con el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en Valencia, porque este se había desplazado allí para participar en un acto del partido. Pero según Compromís, Podemos no supo de su propuesta hasta este martes por la mañana, como el resto de formaciones aludidas por la propuesta (PSOE e IU). El portavoz de En Comú Podem, la alianza catalana de Podemos, se ha quejado por ello: “Estaría bien que nos hubiera llegado antes".

Hasta última hora de la noche, en Compromís se afanaron en retocar el documento, de 30 medidas. Este martes, poco después de las nueve, se lo han remitido a las tres organizaciones. Tras la rueda de prensa en el Congreso, los cuatro parlamentarios de la coalición valenciana recibían con nervios la noticia de los periodistas de que el PSOE la aceptaba en gran medida. “Vamos, vamos…”, se han animado con entusiasmo. La esperanza de un acuerdo se ha disipado rápido, después de que los socialistas dejaran claro que no romperían su pacto con Ciudadanos.

Más información