Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González: “Alquilé por teléfono el ático y en cuatro años no conocí al dueño”

El expresidente madrileño niega ante el juez tener sociedades en Panamá

Ignacio González, a su salida del interrogatorio.

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González ha declarado ante la juez de Estepona que las gestiones para alquilar, primero, y luego comprar un ático en este municipio costero de la Costa del Sol se realizaron “principalmente por teléfono” y que no conoció a Rudy Valner, presunto testaferro y representante de la sociedad Coast Investor LLC, hasta que se formalizó la adquisición en diciembre de 2012. Es decir, según su versión, no tuvo comunicación en persona con él en cuatro años (el arrendamiento se suscribió en 2008). González ha comparecido ante el juzgado de número 5 de Estepona, que intenta aclarar el origen de su ático de lujo.

El ex alto cargo del PP, citado como investigado (figura que sustituye a la del imputado), aclaró que fue su esposa, Lourdes Cavero, quien llevó las conversaciones con Valner. Los contactos, antes de la operación de compra-venta, fueron “telefónicamente y por correos electrónicos”, según consta en su declaración. González afirmó que desconocía que esta persona actuara desde Coast Investor y que lo conocieron “como propietario”.

“No tengo relación con ninguna empresa ni cuenta fuera”, ha dicho González al salir del juzgado. En esta línea, se desvinculó de la sociedad de Delaware y de cualquier otra de este estado y de Panamá, a donde presuntamente, según las acusaciones, conduciría el hilo de Coast Investor.“Toda mi actuación ha sido legal y clara”, ha defendido González que ha sostenido que pagó “un alquiler con transferencias bancarias”.

El expresidente de Madrid, que solo contestó a las preguntas de la juez y del fiscal (no respondió a ninguna de las tres acusaciones populares que hay en el procedimiento), insistió en que pudieron hacerse con el ático gracias a la indemnización que cobró su mujer en mayo de 2011 (unos 636.000 euros netos). El resto, hasta completar los 741.100 euros que constan en la escritura de la casa, según la declaración judicial, se habría cubierto con un préstamo bancario. Lourdes Cavero también ha declarado como investigada ante la juez Isabel Conejo, que dirige la causa, en la que se investigan presuntos delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y cohecho.

Por su parte, el empresario y presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, ha asegurado que no conocía al comisario de la Policía José Manuel Villarejo, la persona que supuestamente grabó de forma subrepticia las conversaciones que indicarían la existencia de un delito en la adquisición del ático, y que fue él quien lo llamó. En un momento de la declaración, también aseguró que “no se reconoce en las grabaciones”. Y bromeó con que podría ser “una broma de imitadores”.

Desconocimiento

El contrato de alquiler del ático lo redactó la hermana de Cavero. Tanto González como su esposa declararon ante la juez que desconocían que Coast Investor, creada en mayo de 2008, quedó inactiva en julio de 2010 y volvió a reavivarse en marzo de 2012. También que Walford Overseas Investment, supuestamente radicada en Panamá, estuviera detrás de la sociedad representada por Valner. Sobre el precio de compraventa de la casa, el expresidente de Madrid reconoció que era una “buena operación”, algo que achacó a “una bajada del mercado inmobiliario”.

González tachó de “absolutamente falso” que el ático esté relacionado con una adjudicación o recalificación de terrenos en Arganda del Rey (Madrid) a la empresa Martinsa, como declaró el comisario Villarejo, y apuntó que esa operación la hizo el Ayuntamiento, no la Comunidad, que “nunca ha tenido esas competencias en urbanismo ni ha tenido capacidad de decidir nada en esa materia”, refleja la declaración del excargo del PP. También desvinculó el dúplex de posibles ayudas a las empresas de Cerezo.

"Motivo de un soborno"

El ex cargo público del PP subrayó ante la magistrada que la reunión con los comisarios Villarejo (a quien dijo que entonces no conocía) y Enrique García Castaño, en la que se grabaron las conversaciones que han precipitado su declaración como investigado, se produjo a instancias de este último y que “en ningún momento” se le anunció a él que se le imputara que el ático había sido siempre suyo y que eso “era motivo de un soborno”.

En ese encuentro, según el testimonio de González, se le comentó que había un confidente de la trama Gürtel que decía que González habría recibido una comisión —tanto dinero como una vivienda— de Martinsa por la operación de Arganda del Rey. “Eso es totalmente falso”, insistió González ante la instructora. Reiteró, además, que la Comunidad no tiene competencias ni en adjudicaciones de suelo ni en recalificaciones, “solo” para aprobar el Plan General.

“Las grabaciones tomadas —por parte de uno de estos dos comisarios— no reflejan adecuadamente lo que tuvo lugar en la realidad”, apuntó González, para quien están “absolutamente sacadas de contexto y alteradas” para dar una impresión “contraria” a lo que realmente fue la charla. Lo que dijo ante los comisarios, según versión, es que “no tiene nada que ocultar”. “No paré ninguna investigación de nada”, ha afirmado este lunes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información