Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE asegura que habría admitido el 70% de las propuestas de Podemos

El equipo negociador socialista expresa su malestar en una carta a Pablo Iglesias

Pablo Iglesias y Antonio Hernando en la reunión a tres del jueves. / Atlas-Quality

A partir de ahora las apelaciones del PSOE a los votantes de Podemos serán constantes. Hoy debería haberse producido una reunión o comunicación entre los dos partidos para que el equipo negociador socialista hubiera respondido a las 20 propuestas que el jueves pasado presentó la formación de Pablo Iglesias. Pero este rompió la negociación el viernes. “Por respeto a los votantes de Podemos” el PSOE comunicó ayer que habría aceptado el 70% de las propuestas.

Silencio sobre las puertas giratorias

El equipo negociador del PSOE da respuesta a 17 de las 20 propuestas de Podemos. Tres, en cambio, se han quedado en blanco: los apartados de las “puertas giratorias”, la composición del Gobierno y las consultas relativas al derecho a decidir.

Las duras condiciones del PSOE y de Ciudadanos respecto al paso de ex altos cargos de la administración a sectores privados se multiplican extraordinariamente en el documento que presentó Podemos. El partido de Iglesias es partidario de que no sea posible de por vida participar en consejos de administración de empresas que operen “en sectores estratégicos del Estado”.

El PSOE tampoco responde al apartado que trata del derecho a decidir. “Dado el bloqueo” existente para Cataluña, Podemos remitía al diálogo en una mesa en la que estuvieran el PSC y En Comú Podem.

La propuesta número 20 de Podemos proponía un Gobierno de coalición entre el PSOE, Podemos y sus confluencias, IU y Compromís. Podría haber independientes a propuesta de los anteriores. Nunca de Ciudadanos.

“Por respeto a vuestro documento, a vuestros votantes, a toda la sociedad española y porque cumplimos los compromisos que adquirimos con vosotros, os remitimos la respuesta de lo que el PSOE hubiese defendido en la mesa de negociación de haber tenido la oportunidad que vosotros habéis decidido bloquear”. Este párrafo figura en un escrito que ayer hizo público el PSOE, firmado por el jefe de su equipo negociador, Antonio Hernando.

Antes de que los simpatizantes de Podemos se pronuncien entre el 14 y el 16 de abril, el PSOE va a dar la batalla de la información. Los socialistas tienen la certeza de que la fórmula elegida por el partido de Iglesias para plantear sus preguntas aboca a un no rotundo a un acuerdo.

Ruptura unilateral

Los socialistas denuncian el comportamiento de Podemos, a cuya dirección atribuyen no haber querido nunca un acuerdo. El PSOE le reprocha que ni siquiera ha guardado las formas, ya que podían haber esperado a escuchar la respuesta a las 20 propuestas planteadas en la primera y última reunión entre los socialistas, el partido de Iglesias y Ciudadanos. Hernando, en su escrito, acusa a Iglesias de “haber roto unilateralmente la negociación” y de no cumplir su compromiso de esperar a una respuesta a las 20 peticiones. Doce horas después del encuentro, Iglesias descartó cualquier tipo de entendimiento que partiera del acuerdo suscrito entre PSOE y Ciudadanos. “Constatamos con sorpresa que, antes de recibir nuestra respuesta, rompísteis unilateralmente cualquier posibilidad de negociación”, reprocha el portavoz parlamentario socialista.

Podemos replicó a la carta socialista que “había muchos elementos de acuerdo”, que “renunció a ellos al quedarse atrapado en un pacto con Ciudadanos”, informa Francesco Manetto. “Ahora solo hay dos opciones, y seguir el paripé no está entre ellas: o una gran coalición del PSOE con el PP, o que el PSOE explore con nosotros la vía de un Gobierno progresista”, añade el escrito de la formación de Iglesias.

El estupor del equipo negociador del PSOE el viernes dio paso a la acusación de que Podemos siempre puso por delante “los sillones” y “el derecho a decidir” de todas las partes de España que lo pidieran “con insistencia”. Los socialistas creen que sí hubiera habido acuerdo en políticas sociales y de regeneración democrática. Sobre el resto, “habría un 70% de posibles puntos de encuentro si hubiésemos podido discutirlos”, señala Hernando.

En la dirección socialista recalcan que en el Parlamento ha funcionado “la vía 199”, es decir, la suma de los votos del PSOE, Podemos y Ciudadanos. Sí reconocen su rechazo a las dos últimas propuestas de Podemos, que quería un Gobierno compartido con el PSOE, sin Ciudadanos, además del referéndum en Cataluña y otras partes de España. “Resulta difícil sostener que el acuerdo no ha sido posible por culpa del programa y mucho menos sin intentarlo. Es una lástima”, concluye la carta de Hernando.

El PSOE acompañó el escrito con su respuesta a las propuestas de Podemos, con matices, sugerencias y muchas coincidencias. Lo que les impulsa a afirmar que era posible un acuerdo. La mayoría de las 17 medidas que el PSOE incluye en su contraoferta a Podemos tienen un marcado contenido social y se inspiran en el programa electoral con que Sánchez afrontó las elecciones del 20-D y el acuerdo con Ciudadanos.

El PSOE plantea una reforma del IRPF con el objetivo de “reducir la tributación” de las clases trabajadoras “cuando la situación presupuestaria lo permita”. Hasta entonces se les eximiría de un aumento de los tipos. También se revisarían las deducciones regresivas del IRPF, aunque Podemos propone eliminarlas todas. Otro guiño sería un “mayor control de las SICAV”.

Mejora del salario mínimo

El ingreso mínimo vital, prestación no contributiva que el PSOE defiende para unas 730.000 familias sin ingresos, se vería acompañado de un complemento salarial garantizado. Su cuantía sería la diferencia entre los ingresos familiares en función de sus miembros y el umbral de renta establecido para el ingreso mínimo vital.

El PSOE también se compromete en su propuesta a Podemos a subir el salario mínimo interprofesional (SMI) un 3% en este año. Una revisión que se acerca, sin alcanzarla, al objetivo de Podemos. Iglesias llevaba en el programa electoral de diciembre mejorar el SMI en cuatro años en un 46% (de 648,60 a 950 euros). La semana pasada aceptó dejarlo en 900 euros. El PSOE, también favorable a incrementarlo, calculaba que era viable fijarlo en el 60% del salario medio neto en un plazo mayor de dos legislaturas (el salario medio fue de 1.634 euros brutos al mes en 2014).

Partiendo de la ley de plazos vigente, el PSOE es partidario de “asegurar” la cobertura de la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema de salud público “para todas las mujeres”. También el acceso a la reproducción asistida. Estos tratamientos fueron restringidos por el Ejecutivo de Rajoy en 2013. Sanidad los reservaba solo para “parejas integradas por un hombre y una mujer”. Un año después, el Gobierno valenciano (PSOE y Compromís), el modelo a imitar según Iglesias en el Estado, devolvió el acceso a los tratamientos de reproducción asistida a lesbianas y mujeres solas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información