Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa de detección del cáncer colorrectal incumple sus objetivos

El plan fijaba un 50% de la población de riesgo cubierta en 2015 y no se llega al 43%

La detección precoz del cáncer colorrectal —el cribado que consiste en una prueba de sangre en heces seguida, si la primera parte da positivo, de una colonoscopia— no cumple el objetivo fijado en el Ministerio de Sanidad y las comunidades en julio de 2013. Entonces, en el Consejo Interterritorial del 23 de ese mes, se acordó coordinar e impulsar estas pruebas, junto a las de detección de cáncer de mama y cuello de útero. El objetivo era que en 2015 se llegara a que el 50% de la población de riesgo (personas entre 50 y 69 años) viviera en lugares donde la prueba se practicara regularmente (se considera que lo ideal es cada dos años). Pero el objetivo no se ha alcanzado. La tasa de cobertura es de algo menos del 43%, ha informado este miércoles la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) según los datos de la Red de Programas de Cribado de Cáncer que se han hecho públicos con motivo de la celebración, el 31 de marzo, del día mundial contra la enfermedad.

Cobertura por comunidades en 2014

Cataluña: 23%.

 Murcia: 32%.

 País Vasco: 100%.

 Cantabria: 89,7%, en población de 55 a 69 años.

 Canarias: 35,6%.

 La Rioja: 80%.

 Comunidad Valenciana: 60%.

 Castilla y León: 4%.

 Aragón: 43,8%.

 Navarra: 52,5%.

 Galicia: 7,4%.

 Castilla-La Mancha: 30%.

 Asturias: sin datos de cobertura. Estaban empezando.

 Andalucía: 0,1%.

 Madrid: 5%.

 Baleares: 3,5% .

 Extremadura: 2,6% (parado).

Ceuta y Melilla: 0%.

Los datos muestran que hay un importante avance. El año anterior, la cobertura fue del 27%. Pero, destaca Isabel Oriol, presidenta de la AECC, el avance se ha logrado a costa de una gran desigualdad. A finales de 2014, el País Vasco ya había alcanzado un 100% de cobertura, mientras que en Andalucía estaba en el 0,1%. El año pasado, también la Comunidad Valenciana alcanzó el 100% de implantación y, por el otro extremo, Madrid estaba en el 5%, Extremadura, en el 2,6%; Andalucía, en el 1%. Curiosamente, Ceuta y Melilla, los únicos territorios que gestiona directamente el Ministerio de Sanidad, ni siquiera han empezado el programa, según los datos de la AECC.

El cribado de cáncer colorrectal está muy aceptado incluso entre quienes critican el exceso de pruebas médicas porque las pruebas son muy poco invasivas y no implican usar radiación, como el de mama. Se calcula que la supervivencia a cinco años de las personas con tumores detectados prematuramente puede alcanzar el 90%, mientras que si diagnostica más tarde esa tasa, equivalente en oncología a una curación, es del 60%. En España se diagnostican al año unos 31.000 nuevos enfermos, periodo durante el que mueren 14.000 pacientes. Es la neoplasia más común en la suma de ambos sexos (la tercera en hombres y la segunda en mujeres). La diferencia entre una detección precoz generalizada y seguir como hasta ahora sería de unas 4.000 vidas al año, indica la asociación contra el cáncer.

Ante esta situación, la AECC pide que se acelere la implantación de programas en las comunidades. Aunque eso no es suficiente. Porque una cosa es vivir en una comunidad donde el programa está implantado y, otra, que la gente lo use. Por ejemplo, en el País Vasco el 71% de la población participa y se hace las pruebas establecidas, pero todavía hay un 29% que no lo hace.

Más información