Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calvario del voto rogado: solo el 6% ha pedido participar el 20-D

DosMillonesDeVotos y Marea Granate achacan la cifra a las trabas del nuevo sistema

Voto rogado Ampliar foto
El escrutinio del voto exterior, en las generales de 2011.

Apenas 115.055 españoles en el exterior han pedido votar en las generales del 20 de diciembre, es decir, el 6% de los 1.875.272 electores que residen en el extranjero, según los datos parciales de la Oficina del Censo Electoral. Los colectivos DosMillonesDeVotos y Marea Granate argumentan que la escasa participación pone en evidencia las trabas que genera el llamado "voto rogado". El mecanismo, vigente desde 2011, obliga a los emigrantes a pedir ejercer este derecho en cada proceso electoral. El plazo para rogar el voto venció el pasado sábado.

"El sistema no ayuda. Al contrario: pone obstáculos burocráticos que, en la práctica, impiden el ejercicio de un derecho", reclama el abogado Jacinto Lara, de DosMillonesDeVotos, una plataforma que cuenta con el respaldo de medio centenar de juristas. El colectivo ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo, que este lunes la ha admitido a trámite. 

DosMillonesDeVotos cuestiona en su queja que la mayoría de los consulados exija la presencia de los electores para determinados trámites, por ejemplo, las inscripciones y subsanaciones del censo electoral, efectuadas entre el 2 y el 9 de noviembre. El censo para las generales se cerró el pasado 1 de agosto. Sin embargo, una vez publicada la convocatoria de elecciones, la norma contempla un periodo de ocho días que, en teoría, obliga a los consulados españoles a recibir solicitudes de inscripción en el CERA (Censo de Extranjeros Residentes Ausentes) mediante reclamación.

"Pero hay españoles que viven a más de mil kilómetros de distancia del consulado más cercano o que, por trabajo o estudios, no tienen tiempo para hacer el trámite de manera presencial, dentro de unos plazos ajustados y con horarios consulares muy limitados", señala Lara, que también preside la Asociación Pro Derechos Humanos de España.

Marea Granate ha recibido decenas de casos de españoles que se han encontrado con aquellas dificultades. Los plazos ajustados para efectuar los trámites, el desconocimiento y falta de información más clara y oportuna y, sobre todo, la "barrera consular" que han encontrado muchos españoles —con funcionarios que piden requisitos que no están en la ley como partidas de nacimiento o hacer subsanaciones del censo de manera presencial— han ocasionado que algunos desistan. 

Un porcentaje esperado

"No es falta de interés. Son los impedimentos que los electores encuentran", asegura María Almena, española residente en París y una de las portavoces de Marea Granate. "A pesar del trabajo de difusión que hemos hecho desde Marea Granate, el porcentaje es el esperado. Ha sido la tónica general de todos los procesos electorales desde que se reformó la ley. Entre las denegaciones de ruegos y, sobre todo, las papeletas que se perderán en el camino o que llegarán tarde como ha ocurrido en otros procesos electorales, calculamos que votarán entre el 3% y el 4% de los españoles en el exterior", añade la portavoz. 

Marea Granate ha recibido de quejas de españoles que, por ejemplo, han tenido problemas con la página web de la Oficina del Censo Electoral, el fax o el teléfono de asistencia a la hora de comprobar sus datos. También han constatado la demora en la actualización de datos. "Tenemos compañeros con movilidad extrema que tienen con problemas de altas y bajas en los consulados. Hoy vives en Alemania, pero mañana puedes encontrar un trabajo en Chile y tramitar tu baja te puede tomar meses, según los casos que hemos recibido. La modernización no ha llegado a los consulados", lamenta Almena.

La mayoría de los españoles que han rogado el voto para el 20-D viven en países como Francia (20.384), Alemania (13.881), Argentina (12.148) y Reino Unido (11.244), según la Oficina del Censo Electoral. Los datos son todavía parciales. El plazo venció el sábado, pero las cifras aportadas por el departamento incluyen datos hasta el viernes.

Las cifras son bajas en países latinoamericanos donde residen miles de españoles. En Venezuela, por ejemplo, viven 157.938 españoles y solo 2.424 han rogado el voto. En Cuba, donde 116.146 ciudadanos tienen la nacionalidad española, apenas 335 han pedido votar.

El sistema de elección se cambió en 2011 en el Congreso y se ha convertido en un complicado modelo que ha supuesto una caída sustancial de la participación. Antes del voto rogado votaba, de media, el 35% de los españoles en el extranjero; después, entre el 3% y el 5%. El voto rogado fue introducido en la reforma de la ley electoral aprobada por el PP, el PSOE y CiU. El PP ha ampliado hasta 60 veces el plazo de presentación de enmiendas a la reforma en esta legislatura.

Más información