Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nos salvamos porque nos metimos en una habitación oscura”

María Luisa Rodríguez, de Estepa, e Iván García, de Madrid, asistieron a la sala Bataclan

Dos españoles, una procedente de Estepa (Sevilla) y otro de Madrid, figuran entre los supervivientes del atentado terrorista en la sala de conciertos Bataclan, en París (Francia), el pasado viernes. María Luisa Rodríguez, de 33 años, e Iván García fueron rescatados por la policía al mantenerse resguardados en una habitación oscura con una veintena de personas, según ha indicado el Ayuntamiento de Estepa en un comunicado. 

Rodríguez y García asistieron al concierto de la banda Eagles of Death Metal, en Bataclan, donde fallecieron cerca de 90 personas abatidas a tiros por miembros del Estado Islámico. Según el comunicado, "Iván le salvó literalmente la vida" a Rodríguez, pues llevaban media hora de concierto cuando "oyeron los disparos que no les asustaron en primer momento al pensar que serían petardos, pero, al mirar atrás, el chico vio a apenas dos metros a uno de los terroristas disparando a bocajarro a todos los presentes". Ambos se arrojaron al suelo. 

Los españoles aprovecharon el momento en el que uno de los atacantes recargaba su arma para encerrarse en "una habitación oscura y donde ya había unas 20 personas escondidas". En esta habitación pasaron unas dos horas escuchando "disparos, gritos y detonaciones" hasta que fueron rescatados por las fuerzas policiales. Según ha lamentado la joven, "el pánico se transformó en horror" cuando tuvieron que atravesar la sala entre los cadáveres. Fuentes del Consistorio señalan que Rodríguez se puso en contacto con su pueblo para desmentir, como se había publicado, que su amigo estaba hospitalizado. "Lo hizo a través del móvil de una amiga, porque el suyo lo tiene la policía. Nos ha dejado un correo electrónico para que estemos en contacto", apuntan dichas fuentes. "Por el momento, Rodríguez no quiere hablar con los medios de comunicación. Aún está en shock", explican, informa Antonio J. Mora.

La joven estepeña, con un espíritu aventurero "innato" y amante de la música, "no esperó a la crisis para salir al extranjero", por lo que viajó a Reino Unido para buscar trabajo, según el relato del Consistorio. Trabajó en una multinacional de telefonía y, años más tarde, le ofrecieron un puesto en París, donde lleva trabajando tres años, según ha explicado el Consistorio.

Rodríguez se recupera "lentamente" en su apartamento de París, mientras su amigo ha vuelto a Madrid. Los dos están "físicamente en perfecto estado", si bien García sufre "una leve herida en la pierna, fruto de la estampida".

Más información