Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa indaga si tras la desaparición de los tres militares hay un secuestro

Aunque Morenés dice que no es la opción "más plausible" se trabaja en esa hipótesis

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, en Gran Canaria. ATLAS

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, no ha descartado este domingo ninguna opción —incluso la del secuestro— en el caso de los militares desaparecidos tras el accidente del helicóptero Super Puma en el que viajaban, que cayó al mar a unos 45 kilómetros del Sáhara Occidental. El juez togado encargado de la investigación ha declarado secretas las actuaciones. Morenés ha asegurado que se están controlando las embarcaciones y puertos de la zona, en colaboración con Marruecos. Aunque también se busca el aparato hundido por si los tripulantes estuvieran dentro.

"No es la única factible ni la más plausible", ha dicho Morenés sobre la posibilidad de que los tres tripulantes pudieran haber sido secuestrados. Pero el titular de Defensa ha informado de que se están realizando "operaciones de inteligencia" por parte del CNI y se trabaja en colaboración con Marruecos para rastrear barcos y puertos en la costa africana por si estuvieran retenidos.

Las dudas sobre el accidente del helicóptero se acrecientan cuando se analizan las primeras horas desde el siniestro. Defensa llegó a anunciar la noche del jueves que los tres militares había sido rescatados y viajaban en un pesquero marroquí, que los llevaba al puerto de Dakhla, en el Sáhara Occidental. Ante la evidencia de que los tres miembros del Ejército del Aire no había arribado, el ministerio reconoció el viernes que la situación oficial de estas personas era de "desaparecidas".

Defensa no sabe qué ha ocurrido con ellos y Morenés ha reiterado que "todas las hipótesis se están analizando". Y entre ellas está el secuestro. El ministerio ha comunicado que, "al mismo tiempo" que se busca el aparato desparecido, este departamento "se mantiene en contacto con las autoridades marroquíes para la vigilancia de los puertos y los pesqueros". Así se lo ha trasladado Defensa a las familias.

Morenés ha informado de que se están controlando las embarcaciones en una zona de 400 kilómetros por 60 kilómetros. Y se prevé que estás operaciones se amplíen también a Mauritania y Senegal. El ministro ha rechazado ofrecer más información sobre esta hipótesis al tratarse de un asunto "sensible", sobre todo, después de que el juez togado del Juzgado Territorial 52 de Las Palmas haya decretado el secreto de las actuaciones.

Hasta el lugar en el que se vio por última vez el helicóptero —flotando antes de hundirse— se han trasladado varias embarcaciones españolas. Los buzos están rastreando los fondos. Se trata de averiguar si los tres militares —el capitán José Morales Rodríguez, el teniente Saúl López Quesada y el sargento Jhonander Ojeda— están dentro de la cabina. A pesar de ser una zona ubicada 45 kilómetros mar adentro, Defensa sostiene que la profundidad ronda solo los 40 metros, por lo que los buzos pueden bajar. Pero el Gobierno también ha recurrido a los servicios del Olympic Zeus, un buque contratado por el Ministerio de Fomento que porta dos robots submarinos. Este barco noruego fue contratado para sellar las fugas de fuel del Oleg Naydenov, el pesquero ruso que en abril se hundió al sur de Gran Canaria y causó un vertido. Según Defensa, el área en el que se busca el aparato ocupa una superficie de 20 kilómetros por 20 kilómetros.

Los trabajos se ven dificultados por la mala visibilidad bajo el agua, ha destacado el ministro. Se conoce el punto en el que la baliza de emergencia saltó, pero las fuertes corrientes habrían desplazado el aparato, ha argumentado el ministro ante la tardanza en localizar el helicóptero.

Además, el ministerio también está rastreando desde el aire la zona y se espera que en las próximas horas se incorporen más embarcaciones y equipos de buzos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información