Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato niega el cobro de comisiones y el juez le retira al pasaporte

El exvicepresidente ha comparecido durante casi tres horas imputado por delitos fiscales, blanqueo y corrupción

Rato sale del juzgado tras declarar ante el juez. / ATLAS / KIKE PARA

Rodrigo Rato, vicepresidente económico con el PP, negó ayer haber cobrado comisiones por adjudicar contratos de publicidad durante su época al frente de Bankia. Rato declaró durante tres horas ante el juez de Madrid Antonio Serrano-Arnal, quien le investiga por delitos fiscales, de blanqueo y de corrupción. El magistrado centró su interrogatorio en el contrato de publicidad y en el origen de los 6,5 millones que recibió su sociedad Kradonara. Rato, al que se le retiró el pasaporte, afirmó que “todos los bienes en el extranjero a los que se refiere la denuncia tienen origen familiar y están declarados al fisco”.

“Respecto a los contratos publicitarios de Bankia, sigo convencido de la licitud de mi comportamiento en la medida en que los mismos fueron objeto de un concurso competitivo en que se valoró a las empresas conforme a baremos objetivos por una Comisión en la que yo no participaba y así consta en el expediente de dicho concurso que debe obrar en poder de la entidad”, aseguró Rato en un comunicado remitido a los medios tras su declaración.

Respecto a los 835.000 euros entregados supuestamente por el intermediario Alberto Portuondo, propietario de Albisa, al vicepresidente, este comenta: “Los pagos realizados por el Grupo Albisa responden a trabajos profesionales con contenido documentados adecuadamente”. Rato asegura que, en ningún caso, fueron “asesoramientos verbales”, como aseguró Portuondo ante el juez el pasado agosto. “Existe mucha documentación que demuestra los trabajos realizados para Albisa”, añade el ex director gerente del FMI.

El magistrado cita a 16 nuevos testigos

El juez de Madrid Antonio Serrano-Arnal ha citado para hoy y mañana a 16 nuevos testigos en el caso de delitos fiscales y corrupción que afecta a Rodrigo Rato. Estos testigos, cuya identidad no ha sido facilitada, tienen que ver con los contratos de publicidad de Bankia por los que el expresidente de la entidad percibió supuestamente 835.000 euros de comisión.

La causa suma nueve imputados. Además de Rato, figuran encausados el abogado Domingo Plazas, que constituyó y gestionó la empresa Kradonara, clave en la trama; el mediador Alberto Portuondo —el único que ha ingresado en prisión hasta ahora—; la secretaria del exministro, Teresa Arellano; el administrador de Vivaway, Miguel Ángel Montero, y cuatro directivos de las empresas Publicis y Zenith Media.

La investigación apunta que Rato cobró a través de Kradonara más de 6,5 millones en divisas con origen en Reino Unido, Gibraltar y Luxemburgo. Este dinero no fue declarado al fisco ni por el exvicerpresidente del Gobierno ni por sus empresas, según la investigación.

Rato ha pedido el levantamiento del secreto del sumario.

Los 835.000 euros son, según la investigación, una comisión pagada a Rato a través de Portuondo por las centrales de medios Zenith y Publicis a cambio de la adjudicación de dos contratos para dar a conocer la marca Bankia. Rato afirma que es “el principal interesado en que los hechos se aclaren cuanto antes” y dice que “todos los bienes en el extranjero a los que se refiere la denuncia tienen origen familiar y fueron declarados voluntariamente” a la Hacienda española. También asegura que “nunca ha dispuesto de otros bienes en el extranjero no declarados”.

Sobre el supuesto tráfico de 2,7 millones en divisas, Rato señala: “Todas las transferencias identificadas por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) responden a transacciones legales y recogidas en mis declaraciones fiscales”.

El único punto en el que Rato admite posibles irregularidades con Hacienda se refiere a “la prestación de servicios profesionales a través de sociedades”. Cree que este asunto “carece de relevancia penal, al tratarse de un ámbito de constante litigiosidad fiscal con criterios cambiantes por parte de la propia Agencia Tributaria” y que todo el dinero está declarado. Incluso afirma haber “encargado la realización de informes periciales que acrediten” el origen limpio de su fortuna.

El juez retiró el pasaporte sin tomar medidas más drásticas, como prisión provisional o una fianza, porque la Fiscalía Anticorrupción no lo pidió. El magistrado ya ha embargado los bienes del exvicepresidente, incluida la pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales (71.032 euros) que percibe del FMI.

Rato accedió a los juzgados de la Plaza de Castilla, en Madrid, sobre las 8.15 por una entrada secundaria para evitar que su imagen fuera recogida por las cámaras. El exvicepresidente, al contrario que otros imputados y testigos que deben esperar en los pasillos a ser llamados, permaneció en la misma sala de vistas donde iba a celebrarse el interrogatorio hasta pasadas las diez de la mañana, cuando se inició la declaración.

Durante unas tres horas, hasta pasada la una de la tarde, Rato respondió a un intenso interrogatorio, en el que mantuvo profundas discrepancias con el juez y la fiscal. Rato pide que se levante cuanto antes el secreto de sumario. 

Las agencias de publicidad aseguran que todo fue legal

I. d B.

Publicis y Zenith, las dos centrales de medios implicadas en la investigación del caso Rato, con cuatro directivos imputados, afirman que “su actuación se desarrolló con pleno respeto a la Ley, y que son, por tanto, ajenas a cualquier práctica irregular que supuestamente se hubiera podido producir en el proceso de adjudicación de la campaña publicitaria” de Bankia.

Estas dos empresas pagaron a Alberto Portuondo, propietario de la sociedad Albisa, 2,02 millones de euros. Otras fuentes no oficiales de estas firmas admiten que Portuondo cobró esta cantidad por sus labores de asesoramiento previo a la presentación a los concursos de Bankia.

Portuondo, el supuesto testaferro de Rodrigo Rato, aconsejó a Publicis y Zenith, y, según han declarado algunos directivos de Bankia, también acudió a la entidad financiera mientras se decidía la elección de la empresa ganadora.

El comunicado, difundido después de que finalizara la declaración de Rodrigo Rato, señalaron que los directivos de ambas, que declararon hace días, “han aportado cuanta información les fue requerida”.

También se señala que las propuestas de creatividad y estrategia, por un lado, y de planificación y compra de medios publicitarios, por otro, presentadas a los concursos convocados por Bankia, “se ajustaron plenamente a los requisitos y condiciones fijadas para todos los concurrentes y siguieron los cauces habituales en el sector”. El desarrollo creativo de la campaña de comunicación para el lanzamiento y posicionamiento de la marca Bankia se adjudicó, en enero del 2011, a Publicis, mientras que Zenith se ocupó de la estrategia y el plan de compra de espacios publicitaros se adjudicó, también en el mes de enero de 2011.

Sobre las adjudicaciones, Publicis y Zenith señalan que “se produjeron tras ser consideradas las mejores propuestas presentadas de entre las concurrentes, siendo también para Bankia las más competitivas económicamente”.

Tanto Publicis Comunicación España como Zenith Media siguen colaborando con Bankia de una forma habitual en la actualidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información