La madre de Eva Blanco: “Dios me ha escuchado”

Los progenitores de Blanco reciben con alegría el arresto del presunto asesino de su hija

Manuel Blanco, padre de la joven asesinada.J. Barroso / C. Álvarez / I. Helblingundefined

Olga Puig, la madre de Eva Blanco asesinada hace 18 en Algete (Madrid), fue el pasado domingo a misa y pidió que diera fuerza a los investigadores de la Guardia Civil para detener al autor de crimen de su hija. La mujer, que estaba junto a su marido Manuel Blanco, recibió a las cinco y media de la tarde una llamada de los investigadores de Homicidios, con los que ya tienen una gran relación. Una media hora después, el capitán de Policía Judicial del instituto armado en Madrid, Rubén Valero, les comunicaba que tres horas y media antes habían detenido al supuesto asesino de su hija. "Parece que Dios me ha escuchado y me ha dado una alegría después de tantos años de sufrimiento", relataba en la puerta del chalé de su hija Rebeca, que reside enfrente de ellos.

El que atendió a los medios de comunicación fue Manuel, como ha hecho durante estos 18 años. "Me siento muy aliviado de que por fin haya cogido a este hombre y que a partir de ahora se pueda hacer justicia", relataba ayer emocionado. Según le llegaban los datos del posible autor pensaba si le conocía. El año del crimen, en 1997, había poca población magrebí en el municipio. "Por más vueltas que le doy, no logro encajarlo en ningún conocido", señalaba el padre de Eva Blanco. Esta era la mayor de tres hermanas.

Los padres de Eva quisieron ayer agradecer “el extraordinario trabajo” desarrollado por la Guardia Civil en estos años, en los que no ha parado en ningún momento de investigar hasta resolver el crimen. "Ya hemos establecido con ellos hasta una gran amistad y durante este tiempo nos han tenido al tanto de todo lo que estaba pasando, para que estuviéramos tranquilos. No tengo más que palabras de agradecimiento", señaló Manuel. También quiso hacer efectiva su gratitud al municipio entero de Algete y a las distintas corporaciones municipales que han pasado en estos años por el Ayuntamiento.

"El momento ha sido muy emotivo, porque el capitán, cuando nos ha dicho que le habían detenido, también se ha emocionado. Se ha echado a llorar", recordaba con lágrimas en los ojos Olga Puig. Manuel les ha dicho que no sabía cómo agradecérselo, a lo que el mando del instituto armado les ha respondido que estaban suficientemente contentos con el poder ir a darles la noticia. "Yo, la verdad, pensé que iban a enseñarnos otra foto, como hacían otras veces. Pero esta vez ha sido una gran alegría. Ahora solo espero que se haga justicia y que pague por todo lo que le ha hecho a mi hija", explicaba la madre.

Una de las cosas que le gustaría a la madre es verle pronto la cara al supuesto asesino y preguntarle el porqué lo hizo. "Era una niña muy tímida y que no se metía en nada. No había en ningún momento necesidad de hacerle esto". La familia tampoco tiene muchos datos porque está decretado el secreto del sumario.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción