Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compadreo de los jueces que conocían sus casos

Granados pactó con una instructora fuera del juzgado no grabar en vídeo su testimonio

El exconsejero tuvo que pedir a la jueza "que se cortase con los elogios" en público

Granados sale,  el pasado 30 de octubre, de los juzgados de Majadahonda
Granados sale, el pasado 30 de octubre, de los juzgados de Majadahonda EFE

Además de constatar un rosario de indicios que ha llevado a la fiscalía a atribuir a las empresas de Granados y su socio David Marjaliza “un plan criminal que va más allá de los circuitos de pagos de las comisiones”, el sumario Púnica revela el compadreo de dos jueces de Madrid con quien fuera consejero de Justicia y hombre fuerte de la Comunidad, Francisco Granados. En una de las charlas interceptadas por la Guardia Civil, Granados cuenta a su esposa que tuvo que pedir a la juez que instruía el caso del supuesto espionaje de Madrid “que se cortase”, dados los elogios que le dedicó en los pasillos del juzgado antes de tomarle declaración.

Así relatan los partes de la Guardia Civil esa llamada de Granados el 16 de septiembre de 2014: “Francisco comenta que la jueza llamada Carmen [Valcarce], cuando estaba él hablando con varias personas en el pasillo, ha llegado, le ha dado dos besos y ha dicho en voz alta delante de los ocho abogados que Paco Granados ha sido eI mejor consejero de Justicia que ha tenido la Comunidad de Madrid, que allí la tenía para lo que quisiera, que allí estaba para servirle, que Francisco le ha dicho que se cortara un poco delante de esas personas”.

En otra llamada de ese mismo día a una amiga llamada Viky, Granados reproducir ese episodio y añade que la misma juez pactó con él antes de la vista evitar que la declaración de Granados fuese grabada en vídeo. El parte policial señala que el exconsejero cuenta que una de las partes personadas en el caso “había pedido que se grabara la declaración pero la jueza le ha dicho a Francisco antes de la vista que se negara, que ella también lo iba a hacer. Viky pregunta si conocía a la jueza, Francisco dice que sí, de hablar un par de veces anteriormente”.

Examen aprobado

En otro de los pinchazos, un hombre —al que la Guardia Civil no identifica— llama a Granados para que su esposa, profesora en un centro universitario privado en Villanueva (Madrid), aprobase al hijo del exdecano de los jueces de Madrid, José Luis González Armengol”.

“Vale, vale, yo lo hablo con ella y le digo que le apruebe, sí, pero bueno que, coño que vaya y que haga lo que pueda”, se comprometió Granados. El sumario incorpora la conversación posterior de Granados con su mujer en la que este comenta que le ha dicho el padre del alumno que “durante el año se ha tocado los huevos pero el examen no lo ha hecho mal”. Nieves responde que “aparte, es majo y educado” y le pide a Granados que le diga al padre que está ahí para lo que necesite.