Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gao Ping queda libre tras depositar su fianza con 93 cheques

El líder de la trama de blanqueo de capitales deposita los 400.000 euros tras una cuestación entre ciudadanos chinos

Gao Ping, supuesto cabecilla de la trama de blanqueo de capitales desarticulada en octubre de 2012 en la Operación Emperador, saldrá en libertad después de que este jueves su familia depositara los 400.000 euros de fianza que le impuso el juez instructor, Fernando Andreu, el pasado lunes. La garantía económica se ha presentado con un total de 93 cheques que han aportado otras tantas personas, la mayoría ciudadanos de origen chino, según fuentes de su defensa.

A primera hora de la tarde de este jueves, el Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional verificó la validez de los pagos y expidió la orden de libertad a la prisión madrileña de Estremera, según fuentes jurídicas. Los cheques fueron depositados durante toda la mañana por el abogado de Gao Ping, Jaime Sanz de Bremond, y el hijo del empresario chino, que ingresó en prisión el 16 de abril de 2013, tras varios meses en libertad provisional.

El pasado lunes, el juez Andreu acordó rebajar de 800.000 a 400.000 euros la fianza impuesta a Gao Ping al tener en cuenta su “conducta procesal” y el hecho de que durante el tiempo en que permaneció en libertad provisional tras el estallido del caso no “cumplió rigurosamente” la obligación de acudir a diario al juzgado. El empresario fue excarcelado por la Sección Tercera de la Audiencia Nacional el 29 de noviembre de 2012, que apreció que al estallar la operación Emperador pasó detenido en dependencias policiales más de 72 horas, el máximo legal.

La investigación ha revelado que la trama de Gao Ping lavaba entre 200 y 300 millones de euros anuales mediante varios mecanismos que iban desde el envío de falsas remesas a una estructura internacional basada en cuentas en paraísos fiscales.

Además, tras su reingreso en prisión en abril de 2013, la Sección Tercera de la Audiencia, lo mantuvo repetidamente en prisión con el argumento, entre otros, de que Gao Ping era el “director supremo” de la facción de la red “dedicada a la conminación violenta de cuantos se oponen a los intereses de la organización”. Una testigo del caso aseguraba en una grabación que no tenía miedo por una “deuda” que, según ella, había contraído con la red de Gao Ping, de la que ya había pagado la mitad y pensaba seguir abonando el resto, sino por el hecho de que Gao y sus lugartenientes consideren “una traición” acudir a prestar testimonio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >