Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades del PSOE se rebelan contra el reparto del déficit de Montoro

Hacienda y los consejeros de Finanzas celebran este miércoles el primer Consejo de Política Fiscal (CPFF) tras las elecciones autonómicas

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

Nueve de las 15 comunidades de régimen común han votado este miércoles contra los objetivos de déficit propuestos por el Ministerio de Hacienda. El rechazo, liderado por las siete autonomías gobernadas por el PSOE, sirvió de poco porque el ministro hizo valer su voto cualificado. Y advirtió, a modo de amenaza, que aplicará con rigor la Ley de Estabilidad. El primer Consejo de Política Fiscal tras las eleciones autonómicas evidenció el cambio de color del mapa político regional.

El tira y afloja que mantenía el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con las comunidades autónomas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) se ha convertido en un campo de batalla político. El PP ha perdido la mayoría en el conclave en el que se definen las líneas maestras de la política económica regional. Y el PSOE ha recobrado cierto poder, más político que real porque la decisión final de las decisiones del Consejo depende del voto preferencial del ministro de Hacienda.

En este escenario, nueve de las 15 comunidades de régimen común —las siete gobernadas por el PSOE (Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Baleares, Aragón, Valencia y Asturias) más Canarias y Cataluña— han rechazado este miércoles la propuesta de objetivos presupuestarios presentada por el ministro de Hacienda, que pasa por reducir los números rojos al 0,7% del PIB este año, al 0,3% en 2016; el 0,1% en 2017, y cerrar en equilibrio en 2018. Incluso Castilla y León, del PP, evitó avalar la propuesta de Montoro y decidió abstenerse.

El ministro les recordó la necesidad de seguir reduciendo el déficit público. “El Gobierno aplicará con todo el rigor la ley de estabilidad para conseguir esos objetivos de déficit público”, lanzó a modo de amenaza, porque esta norma prevé en última instancia la intervención de las incumplidoras. El ministro aseguró que todas las comunidades se habían comprometido con la estabilidad presupuestaria y que reducirán el déficit. Montoro dijo que la reunión se había producido en un clima de diálogo. Respecto a la oposición de nueve comunidades a los objetivos de déficit que obligó a realizar una segunda votación para aprobarlos dijo: “Basta que cambien el signo de los gobiernos para que no sumen. En la época anterior que había mayoría del PP también había discrepancias. Pero ahora necesitaremos una segunda vuelta en las votaciones. Esto es hacer política”.

Las seis comunidades socialistas se reunieron unas horas antes para fijar una postura común. Lideradas por la consejera andaluza, María Jesús Montero, las administraciones socialistas rechazaron con contundencia los objetivos presupuestarios y reclamaron un reparto más equitativo del déficit entre el Estado y las comunidades autónomas. “Son unos objetivos injustos que cargan el esfuerzo y el sacrificio sobre las comunidades”, dijo Montero a la salida del CPFF.

El PSOE gana poder en el mapa autonómico

  • El Consejo de Política Fiscal es el mejor reflejo del cambio político que ha vivido España en las pasadas elecciones autonómicas del 24 de mayo.
  • El PP pierde peso en el cónclave: ha pasado de gobernar en 11 comunidades a controlar cinco: Madrid, Murcia, Castilla y León, La Rioja y Galicia.
  • El PSOE ha recuperado poder territorial y ha ganado fuerza en el consejo: gobierna en Andalucía, Comunidad Valenciana, Extremadura, Castilla-La Mancha, Baleares y Aragón, y lo hará probablemente en Asturias. Además está presente en los Gobiernos de Cantabria y Canarias.

Las autonomías socialistas consideran, además, que las administraciones regionales son los principales sostenes del Estado del bienestar porque prestan los servicios públicos de educación, sanidad y dependencia. Y recuerdan que han sido estas las que han soportado más ajustes durante la crisis. Cataluña, Canarias y Cantabria también defendieron un reparto más favorable del déficit.

En la reunión apareció, además, una demanda habitual en este tipo de encuentros. Las comunidades reclamaron una mejora del sistema de financiación. El bloque socialista recordó que la ley de financiación de 2009 fijaba que en 2014 había que revisar el sistema y que Hacienda debía presentar una propuesta de revisión. Pero el Gobierno ha decidido postergar la reforma a la próxima legislatura por la crisis y la cuestión catalana.

El ministro, no obstante, ya ha deslizado que el próximo año las comunidades contarán con 10.000 millones más para su financiación, un 7,9% más de las entregas a cuenta. Este aumento de recursos proviene de la aplicación automática del sistema por la mejora de la recaudación y porque 2014 cerró mejor de lo previsto. Hacienda aplaza la decisión de cómo repartirá este dinero, pero sí presentó la liquidación final del año 2013 que permitirá a las comunidades cobrar 940 millones más este año.

El sistema de financiación es complejo y funciona en varias fases. El estado reparte el dinero en función del dinero que espera recaudar y dos años después, cuando cierra definitivamente los Presupuestos, liquida la diferencia. En este caso, el cierre de 2013 ha sido favorable a las comunidades. El Gobierno entregó a las autonomías 823 millones en 2013 como anticipo del sistema, pero el saldo final es favorable a las comunidades porque tenían que haber recibido 1.762 millones. No obstante, no todas recibirán más fondos.

Cataluña triplicará el límite presupuestario en 2015

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) emitió este miércoles el informe de evaluación de los planes de ajuste de Madrid y Cataluña. La institución que vela por la sostenibilidad de las cuentas públicas considera que Cataluña incumplirá el tope de déficit de este año (el 0,7% del PIB) y probablemente el del próximo (0,3% del PIB). Respecto a Madrid, la Airef cree que podrá conseguir reducir el déficit al límite marcado por Hacienda, pero observa riesgos en su plan de ajuste.

La Autoridad Fiscal cree que respecto a la comunidad de Cataluña “existe prácticamente certidumbre de incumplimiento del objetivo de estabilidad fijado para 2015, ya que el déficit podría situarse en torno al 2% del PIB regional”, el triple de lo previsto. Considera, además, “poco probable” que cumpla con el tope de 2016 (el 0,3% del PIB).

Respecto a la Comunidad de Madrid, opina que “el cierre del ejercicio 2015 es muy ajustado” porque cree que ha sobrevalorado ingresos.