Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera: “No me gusta ser intransigente, pero que no me tomen el pelo”

El líder de Ciudadanos dice que Cifuentes tiene que limpiar la corrupción del PP de Madrid

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, en el Parlament.
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, en el Parlament.

Albert Rivera (Barcelona, 1979), presidente de Ciudadanos. Está en su despacho del Parlamento catalán consciente de que del voto de su partido depende otorgar a Cristina Cifuentes la presidencia de la Comunidad de Madrid o a Susana Díaz la de Andalucía.

Pregunta. Ciudadanos ha entrado en 10 Parlamentos pero es decisivo solo en cuatro. ¿Tiene una sensación agridulce?

Respuesta. No, hemos sacado buena nota. Nuestro origen es autonómico y hemos lanzado una plataforma nacional. Hacemos trabajo de hormiguitas. Hemos logrado 1.600 concejales y estamos ya en 12 Parlamentos [incluye Andalucía y Cataluña, sin comicios autonómicos el 24-M]. Las municipales son las elecciones más complejas. Es un trabajo a largo plazo. La gente quiere cambiar el país en un cuarto de hora, pero este proyecto se debe consolidar.

P. Tienen 48 alcaldías, la mitad en Castilla y León. No han sido claves en Valencia ni Madrid.

R. Son alcaldías pequeñas, pero hay que hacer una reflexión: no somos más decisivos porque el PP y el PSOE han bajado mucho. Para decidir hay que poder sumar. Y algunos se han pegado tal batacazo que no les sirve pactar con un solo partido. Ángel Gabilondo [candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid] necesita a Podemos y Ciudadanos.

P. ¿Le bastan las dimisiones de los dos consejeros de Madrid por la Operación Púnica para dar la presidencia a Cifuentes?

R. Facilita que nos sentemos. Es un símbolo. No recuerdo a nadie del PP dimitiendo horas después de una imputación. Pero debe cumplir el pacto anticorrupción: hay que ver si es un gesto o si se ha dicho: ‘Aquí no gobierno si no hay limpieza de verdad’. La lucha contra la corrupción debe ser transversal. Sería sano que el PSOE lo asumiera y que Podemos nos ayudara a que no haya ni un imputado al final de 2015.

Nuestros escaños estarán a disposición de una mayoría alternativa si [Artur] Mas sigue con su hoja de ruta y no suma con ERC.

P. Esos consejeros no iban en su lista. ¿Qué pide a Cifuentes?

R. Lo mismo que en La Rioja o Andalucía: que se comprometa. No la he oído decir que está de acuerdo con el documento. Puede que tenga la voluntad objetiva de firmar pero lo que me preocupa del PP de Madrid es que está manchado de corrupción y ella tiene que limpiarlo. En Andalucía, Díaz es presidenta en funciones y del partido y es una sola voz. Pero en Madrid veo una bicefalia. ¿Es capaz de comprometerse a que ningún diputado o consejero va a seguir si hay más casos? Lo que no puede ser es que lo firme y que su partido no lo apoye.

P. ¿Piden más a Madrid que a otras comunidades en las primarias?

R. Lo mismo. Un cambio de la ley de partidos para que desde un Parlamento autónomo se impulse la reforma de esa norma en el Congreso. El PP de La Rioja lo ha aceptado. Se puede dar una situación extraña: que a nivel territorial estén a favor y el PP nacional no. Sería fuerte que se enfrentaran entre ellos. Dan mensajes contradictorios: [el portavoz en el congreso] Rafael Hernando dijo que las primarias eran un invento de los americanos o que los imputados debían dimitir cuando se decretara el juicio oral.

No me gusta el programa de Ada Colaou, pero no jugaremos a hacer cordones sanitarios

P. El líder socialista, Pedro Sánchez, afirmó que debían elegir entre la Púnica y un candidato impecable como Gabilondo. Y que su discurso no será creíble si pacta con el PP.

R. Intenta presionar con titulares: no me cuadra con lo que hablé con él ni con la etapa que viene, más sincera y de estadista. Vamos a imaginar que aplico esa lógica en Andalucía: ¿Qué hago entonces sentado con Susana Díaz y el partido socialista de los ERE? Eso es lo que dicen los del PP. Si pensara así no estaríamos sentados en una mesa, ni exigiendo que los imputados se vayan.

P. ¿Van a facilitar la investidura de Susana Díaz en Andalucía?

R. La pelota está en su tejado. Intentaremos que firme. Parecía que estaba hecho, pero al final no. Estoy convencido de que ella quiere firmar y pasar página. Ya ha aceptado primarias y listas abiertas. Ahora hace falta que sus imputados se marchen [los expresidentes Chaves y Griñán]. Dicen que el Supremo resolverá pronto: o se archiva el caso y salva el escollo o pide que se vayan. Sánchez dice que está a favor de la regeneración: que lo demuestre con hechos y sin excepciones.

P. ¿Tiran mucho de la cuerda?

R. No quiero ser intransigente pero tampoco tener la sensación de que me toman el pelo. Estos cambios nos benefician a todos.

P. ¿Le molesta que se diga que facilitarán investiduras del PP?

R. Se equivocan quienes crean que se la daremos a Cifuentes o gratis a Gabilondo. Lo importante es que hablamos de alcaldías o comunidades sin repartir sillas. Empecemos a contar votos: el PP que dicen que es el de la Púnica ganó en Madrid y el PSOE que dicen que es el de los ERE, en Andalucía. Es decisión de los votantes. No pongo pegas. Dejo esta reflexión: exigimos cambios a los nuevos, pero, en parte, acabamos votando a esos partidos.

P. ¿El programa económico y social de Podemos les aleja de una alianza a tres?

R. En regeneración democrática y transparencia nos podemos poner de acuerdo, pero no en si en Madrid pide subir el IRPF a las clases trabajadoras.

P. Pedro Sánchez dijo que le molestan sus tics de la FAES, la fundación de análisis y estudios del PP vinculada a Aznar.

R. A mí no. Construye titulares. Lo que quiero saber es si se compromete con las listas abiertas y la ley de partidos. Parece que acaba de aterrizar y el PSOE ha gobernado más años que el PP.

P. ¿Le pidió a Rajoy que fuera a primarias? ¿No es osado?

R. No. Estuvo más en el papel de presidente de Gobierno que del partido.

P. ¿Hablaron de Cataluña?

R. Sí. Le conté lo que quería decirle hace tiempo. Nuestros escaños estarán a disposición de una mayoría alternativa si [Artur] Mas sigue con su hoja de ruta y no suma con ERC. Se lo dije a Sánchez. Fueron receptivos: saben que sus partidos están débiles en Cataluña y nosotros fuertes.

P. Eso es muy complicado.

R. Sí. Implica reunir los escaños del PP, PSC y Ciutadans. A ver qué hace Podemos. Pero es un cambio que asuman que somos el eje vertebrador cuando el PP tenía de socio histórico a Convergència y el PSC hizo tripartitos con ERC.

P. Son sextos en Cataluña. ¿Por qué cree que puede ganar el 27-S?

R. Solo hemos concurrido en 86 de 980 municipios y hemos entrado con fuerza en las grandes ciudades. El peor sondeo nos sitúa terceros. Ahora hay que ser conscientes de que con un 22% de los votos se puede ganar.

P. ¿Cree que el proceso soberanista está muerto como dice Carina Mejías, su líder en Barcelona?

R. No sé si muerto pero sí tocado. La situación puede cambiar con las elecciones para que el independentismo sea otra vez solo una minoría respetable. El PP y el PSOE no han colaborado en nada: con la corrupción han dado una imagen que no es España.

P. ¿Le preocupa que Ada Colau diga que quizá incumplirá leyes que le parezcan injustas?

R. No me gusta su programa. Tendrán que escoger entre cumplirlo y preocupar a gente o ser razonables e incumplirlo, pero no jugaremos a cordones sanitarios.

P. En julio hacen primarias para el 27-S y las generales. ¿Se presentará a unas, a otras o a las dos?

R. Me puedo presentar a las dos. Jurídica y políticamente es posible, pero no está decidido.