La reforma de la ley electoral manchega favoreció a Cospedal

Con la norma derogada por el PP, el PSOE habría sido el partido con más escaños y C's habría entrado en la Cámara

Dolores de Cospedal valora los resultados electorales el 24 de marzo.
Dolores de Cospedal valora los resultados electorales el 24 de marzo.Ismael Herrero (EFE)

La reforma de la ley electoral en Castilla-La Mancha, aprobada en solitario con la mayoría absoluta del PP en la anterior legislatura, ha favorecido notablemente a la candidatura de María Dolores de Cospedal en las elecciones autonómicas del pasado domingo. La reducción de 49 a 33 escaños en las Cortes regionales y el nuevo reparto de diputados por provincias dieron la victoria –insuficiente para gobernar sin apoyos- al Partido Popular. Si se hubiera mantenido la normativa anterior, con los resultados del domingo, el PSOE habría sido la formación con más número de escaños –si bien con menos votos totales que el PP en el conjunto de la comunidad-.

El escrutinio del domingo, realizado con la nueva norma, otorgó al PP 16 de los 33 escaños de las Cortes manchegas, esto es, un diputado por debajo de la mayoría absoluta. El PSOE obtuvo 14 escaños y Podemos entra por primera vez en la cámara con tres actas, lo que podría facilitar un gobierno de izquierdas que desbanque a Cospedal.

Con la anterior normativa, la situación habría sido distinta: según una simulación realizada por este periódico aplicando el método d’Hondt de reparto de escaños, los socialistas habría ganado los comicios con 21 de los 49 diputados que tenía antes la cámara, y el PP se habría quedado con 20. Podemos habría logrado 4 representantes, los mismos que Ciudadanos, que no se habría quedado fuera del parlamento pese a lograr el 8,64% de los sufragios totales, como sucedió ayer. La vigente ley electoral manchega ha operado, por lo tanto, como un limitador de la pluralidad política.

Más información
El PSOE recurre hoy la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha
El Constitucional avala la reducción de parlamentarios de Cospedal
Cospedal oculta en su declaración de bienes 12.000 metros de terreno
Aguirre y Cospedal llegan sin programa a las vísperas del 24-M

La nueva norma, favorecedora del bipartidismo, ha tenido en estos comicios un efecto de justicia electoral: que el partido más votado en el conjunto de la región, el PP, sea el que más escaños obtiene en las Cortes de Toledo. Sin embargo, la reducción de diputados en algunas circunscripciones como Guadalajara –que pasa de ocho a cinco diputados- penaliza a los partidos emergentes. En esa provincia, Ciudadanos no ha obtenido representante pese a cosechar el 12% de los votos.

Las claves de la reforma se encuentran en las provincias de Albacete, Cuenca. En ambas, el PP obtuvo ayer un diputado más que el PSOE: con la anterior norma, ambos partidos habría empatado a escaños. La ley anterior habría otorgado, además, a Ciudadanos un escaño en todas las circunscripciones excepto Cuenca, y habría dado a Podemos un representante, que no logró ayer, en Ciudad Real.

El pasado diciembre el Tribunal Constitucional dio validez a la reforma electoral de Cospedal. En una sentencia, el tribunal rechazó que este cambio en el estatuto vulnere, como alegaba el PSOE, la exigencia constitucional de proporcionalidad en la adjudicación de escaños, la prohibición de arbitrariedad en la actuación del poder público y el principio de seguridad jurídica. Tampoco cree que se estuviera vaciando de contenido la autonomía política de Castilla- La Mancha.

El PSOE calificó de “pucherazo” e “imposición unilateral” la reforma electoral durante su tramitación parlamentaria. La reforma estatutaria, según los socialistas, consolidaría para siempre un modelo bipartidista y hacía “prácticamente imposible” la entrada de un tercer partido en la Cámara regional. Sin embargo, Podemos, con un 9,73% de los votos totales, ha conseguido romper esa barrera. Y muy probablemente, aguará la victoria a Cospedal.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS